Arqueólogos de juguetería

Aquí tenemos la segunda parte de las andanzas del conocido personaje creado por Steven Spielberg, Indiana Jones, tipo que ha sido transformado de nuevo en muñequito de la familia LEGO. Humor, plataformas y aventuras que mantienen el estilo de siempre.

Si tuviéramos que hablar de las series más prolíferas y repetidas de lo que va de generación, sin lugar a dudas la saga LEGO estaría entre las primeras. Batman, Star Wars, Piratas del Caribe, Harry Pottter… muchas son las franquicias que se han visto adaptadas a su particular universo. Lo mismo que el célebre Indiana Jones, que repite con esta secuela.

Made in LEGO

Esta nueva aventura de Indiana Jones está basada, principalmente, en la última entrega de la serie protagonizada por Harrison Ford; es decir, Indiana Jones y la Calavera de Cristal. En el juego también hay lugar para la trilogía clásica, pero en menor medida que en la primera parte.

LEGO Indiana Jones II está separado en distintos “mundos”, divididos a su vez en fases sacadas de cada film. Una vez empezamos a jugar, vemos que la saga mantiene intactas sus características habituales. Volvemos a estar ante una aventura de acción, llena de sencillos puzles, plataformas y sentido del humor. Por supuesto, el bueno de Indy no se separa nunca de su fiel látigo, que no solamente sirve para derrotar enemigos, sino también para superar algunos momentos de habilidad. Retos que, como todos los fans a este serie sabrán, son bastante simples. Al fin y al cabo estamos ante un título pensado para todo tipo de usuarios, sí, pero con un ojo y medio puesto en los más pequeños de la casa.

La jugabilidad, por lo tanto, es la misma de siempre: desenfadada y accesible. Tampoco ha cambiado el modo cooperativo que resulta ya algo clásico en la saga. Durante los niveles Indiana Jones es acompañado por muchos de los personajes secundarios de sus aventuras y, si bien éstos pueden ser manejados por la inteligencia artificial del juego, ganan mucho cuando nos ayuda un amigo. Además, por primera vez encontramos un editor de niveles que nos permite crear nuestras propias fases y que alarga aún más las quince horas -más o menos- que dura la campaña principal.

El apartado gráfico sigue haciendo honor a la franquicia infantil en la que se basa el juego: personajes simpáticos y animados que derrochan gracia en sus pequeños cuerpecillos, y escenarios sacados directamente de las películas, aunque transformados en piezas de LEGO. La banda sonora también está basada en el trabajo de John William, figura que en su día compusiera los temas de las entregas cinematográficas. En definitiva, otra entrega más de la serie, que sigue a pies juntillas todo lo visto hasta la fecha. Eso sí, sería importante que se ofrecieran algunas novedades más, o al final su fórmula terminará por cansar…

Publicaciones relacionadas

Cerrar