No hay dos sin tres

Star Wars y las simpáticas figuras de LEGO. Una asociación que lleva años dando buenos resultados a Activision y que continúa adelante con otra nueva entrega. Si algo funciona… ¿para qué cambiarlo?

Ha pasado mucho tiempo desde que descubrimos el primer LEGO Star Wars. Un título que nos llamó la atención por su fresca propuesta y sentido del humor. Pocos imaginaban entonces que muy pronto la serie “transformaría” también en muñecos de Indiana Jones, Harry Potter o Batman. Ahora el universo creado por George Lucas se tiñe de nuevo de amarillo.

Usa la fuerza

La jugabilidad de LEGO Star Wars III mantiene los cánones a los que ya estamos acostumbrados. Es decir, niveles bastante lineales en los que tenemos que enfrentarnos a un buen número de enemigos y superar sencillos puzles. Todo salpicado continuamente del singular sentido del humor que ya se ha convertido en una de las señas de identidad de la franquicia.

No obstante, LEGO Star Wars III tiene ciertas novedades, más allá de la más evidente de todas, su argumento. Está claro que el juego sigue los acontecimientos vistos en las dos primeras temporadas de la serie animada Las Guerras Clon de la que toma nombre, permitiéndonos utilizar a sus diferentes protagonistas, cada uno con sus características propias. Pero dejando al lado esto, The Clone Wars introduce ciertas pinceladas estratégicas, algo que nunca habíamos visto en un juego LEGO. ¿Cómo? Pues permitiéndonos manejar ejércitos de clones con los que ir conquistando distintas zonas. No es algo que tenga mucho peso en la aventura, pero sí aporta algo de variedad al conocido desarrollo.

Esta última característica es posible, más que nada, porque en esta ocasión desde TT Games han diseñado unos escenarios más grandes. De hecho son los más amplios de toda la saga. Y también los que más llenos de enemigos están. Lo que significa, claro, que las batallas no son tan sencillas como antes. Vamos, que se nota que el juego cuenta con un motor gráfico nuevo y más moderno, que actualiza en general todo lo relacionado con el apartado técnico.

Como suele suceder con los títulos basados en esta franquicia, esta aventura sigue siendo bastante larga y sus niveles están repletos de secretos. Para hacernos una idea, al acabar el juego apenas podemos completar menos de la mitad. Es necesario volver a todos los niveles y explorarlos a fondo para exprimirlo al cien por cien, lo cual lleva bastante tiempo.

Por lo demás, LEGO Star Wars: The Clone Wars es una especie de “clon” de los anteriores. Seguro que algunas novedades más le hubieran sentado muy bien…

Cerrar