El arte de disfrutar sufriendo

El siempre controvertido desarrollador Suda 51, comandando nuevamente a Grasshopper Manufacture, desembarca en exclusiva en PlayStation 4 con Let it Die, un alocado y divertido videojuego free to play que hará las delicias de los jugadores aficionados al género roguelike y que encandilará a muchos otros por su particular estética y su marcado sentido del humor.

14100

Si estás metido en el mundillo de los videojuegos sin duda te sonará el nombre de Goichi Suda, más conocido como Suda 51. El creativo japonés es popular por imprimir un carácter muy particular a cada una de sus obras. Buena muestra de ello son la saga No More Heroes, Shadow of the Damned o Lollipop Chainsaw. Además de una estética muy salvaje y alocada, todos ellos hacen gala de un humor muy característico.

Suda 51 y su estudio, Grasshopper Manufacture, han dado el salto generacional que tanto se esperaba y lo han hecho de una forma distinta. Y es que lejos de los convencionalismos y estándares en cuanto a la distribución de sus obras, Let it Die es una nueva extravagancia que llega bajo el sello free to play, que nos permite acceder al cien por cien del juego sin gastar ni un céntimo pero que nos invita a gastar algunos euros para conseguir ventajas para la obra.

Let it Die es, además de un videojuego gratuito y exclusivo de PlayStation 4, un roguelike muy particular. En este género tenemos que explorar distintas mazmorras para avanzar en nuestro camino y, en caso de morir, tendremos que comenzar desde un punto más retrasado. En este caso nuestra misión es llegar a lo más alto de la torre Barb, una enorme edificación que supone el centro de una civilización sumida en el caos.

Entrando ya en materia, Let it Die recuerda inevitablemente a la saga Dark Souls. Evidentemente pocos son capaces de llegar al nivel de grandeza de la franquicia de From Software, pero ya podemos avanzar que el trabajo del equipo de Suda 51 ha sido más que respetable en este sentido. Y es que en cuanto entablemos nuestros primeros combates nos daremos cuenta de que estamos ante algo de mecánicas muy similares.

Conseguir el tempo perfecto para cada tipo de enemigo es esencial para mantenernos con vida en esta infernal torre, en cuyo interior hay seres que nos pondrán las cosas pero que muy complicadas. Tendremos que atacar con armas de filo o bien con armas de fuego (o a puñetazo limpio), bloquear, esquivar rodando por el suelo y todo ello controlando nuestro ritmo cardíaco.

Si encadenamos muchas acciones sin dejar descansar a nuestro personaje, este se agotará y necesitará un breve periodo de tiempo para recuperar el aliento durante el que será sumamente vulnerable. Todo ello recuerda a la saga Souls, sustituyendo la barra de energía o stamina por este indicador en forma de corazón. En lugar de pociones que nos recuperen la salud tendremos acceso a setas alucinógenas.

Aquí hay que hacer un pequeño gran matiz. Y es que aunque las primeras setas que nos encontramos sirven para restaurar nuestra salud, lo cierto es que tendremos a nuestra disposición ingredientes de todo tipo. Algunas nos darán más fortaleza durante unos segundos, más potencia de ataque o incluso podrían ser perjudiciales y mermar nuestra barra de vida. Además tenemos la opción de cocinarlas para obtener efectos alternativos.

La personalización está muy presente a lo largo de toda la aventura y podemos conseguir armas nuevas de nuestros enemigos caídos. De hecho será obligatorio ir cambiándolas con asiduidad, pues se desgastan con el uso. Asimismo también podremos conseguir atuendos (partes de arriba y pantalones) para nuestro héroe.

Let it Die también hace gala de un interesante modo multijugador que, sin embargo, no hemos acabado de ver del todo bien integrado. Y es que cuando morimos volveremos a renacer con un nuevo personaje que podremos seleccionar de cuantos tenemos a nuestra disposición. No obstante, nuestro “yo” muerto seguirá vagando por la zona en que pereció. A partir de entonces se habrá convertido en un Hater, un enemigo mucho más duro al que tendremos que dar caza para poder incorporar a nuestro equipo.

Con ello ampliaremos nuestro ejército de defensores para cuando tengamos invasiones de otros usuarios vía conexión a internet. El problema es que morir no solo alzará al correspondiente Hater, sino que hará que perdamos una de nuestras valiosísimas vidas. Y es que estas vidas son tan valiosas porque la pérdida de ellas en su totalidad hará que nos despidamos de todos nuestros avances.

En efecto, deberemos volver a comenzar desde el principio o… pasar por caja y hacernos con uno de esos molestos paquetes que añaden vidas a nuestro contador. Está claro que todo free to play debe encontrar métodos de conseguir ingresos alternativos, pero tal vez hubiera sido mejor hallar otra forma de incitar a la gente a gastar dinero en tu juego en lugar de obligarla a pasar por caja si no quiere perder todo lo que ha hecho.

Habrá a quien guste este método de ir pagando escalonadamente según vayamos necesitando vidas y quien lo deteste. Lo que no admite discusión es la estética tan marcado de Let it Die, que vuelve a dejarnos claro que Suda 51 está detrás de este trabajo. Macarra, alocado y visceral. A ello hay que añadir un enorme elenco de personajes secundarios comandados por Uncle Death.

Se trata de la mismísima Parca ataviada con gafas de sol y que en esta ocasión se transporta en monopatín. Los bizarros personajes de Grasshopper vuelven a hacer acto de presencia, pero no son los únicos, pues el humor absurdo típico de la compañía y las constantes rupturas de la cuarta pared hablando de forma directa con el jugador son tremendamente divertidas, por no olvidar un apartado musical soberbio a cargo de Akira Yamaoka.

Joel Castillo

Jugabilidad: Si eres fan de Dark Souls seguramente amarás Let it Die. Si no lo eres disfrutarás de su adictiva fórmula de combate y su extenso y variado arsenal de armas que hacen que cada combate sea diferente. Lo nuevo de Suda 51 es desafiante y divertido.

Gráficos: Está claro que no estamos ante una obra de gran presupuesto y precisamente por ello Let it Die no luce como un videojuego de esta generación, pero ello lo compensa con una estética muy personal y tremendamente marcada.

Sonido: La banda sonora de Akira Yamaoka hace que el videojuego de Grasshopper sea todavía mejor de lo que es, a lo que hay que sumar un doblaje al inglés muy conseguido y un subtitulado al castellano que nos permite seguir al detalle la historia.

Duración: Como buen roguelike con toques de rol Let it Die es un videojuego largo. Más todavía lo será si perdemos todas las vidas y debemos empezar desde el principio porque no queremos pasar por caja. Largo y no muy variado, pero con misiones secundarias que amplían todavía más la vida útil del juego.

Conclusión: Let it Die es un videojuego de lo más entretenido y adictivo. Tiene fallos, pero el hecho de ser un free to play hace que sean más perdonables. Puede que su método de generar ingresos no sea del agrado de todos, pero es indiscutible que lo nuevo de Suda 51 en exclusiva para PlayStation 4 debe ser jugado de forma obligatoria si eres fan de Dark Souls o de los juegos del estilo.

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…

Shadows of the Damned

Lollipop Chainsaw


Let it Die es un juego free to play que tan solo requiere dinero para conseguir vidas extra.

Nacho Castañón

Editor y PR en Andro4all. Licenciado en Periodismo y Comunicación Integral. Formado en El Referente, Agencia Colpisa y AlfaBetaJuega, y escribiendo sobre el mundo de la tecnología, videojuegos y deporte desde 2013. Mi perfil en LinkedIn.
Cerrar