Análisis de Life is Strange: Before the Storm – El infierno está vacío – El inicio de la tormenta

117245

Life is Strange se ha convertido en uno de los proyectos de corte independiente más importantes y transgresores de los últimos tiempos. Con una sólida propuesta que rompía muchos moldes y estereotipos de los videojuegos, DontNod Entertainment se lanzó a la aventura con una maravillosa historia protagonizada por dos jóvenes que consiguió encandilar a la industria. Sin duda, se trata de una de las aventuras gráficas modernas más interesantes de los últimos tiempos, y un metal del calibre del oro se puede alear de mil maneras diferentes.

Este brillo no pasó desapercibido a Deck Nine, que pronto acudió con una maravillosa propuesta a las oficinas de Square-Enix para sacarle aún más jugo a la historia de Max y Chloe. Porque siempre hubo un cabo suelto en su idilio. ¿Qué pasó con Rachel? ¿Cómo se produjo su desaparición? ¿Qué relación tenían ella y Chloe para que la joven estuviera dispuesta a dar su vida por alcanzar la verdad? Eso es precisamente lo que Before the Storm lleva tratando de introducir a sus jugadores durante los últimos meses y, aunque no ha llegado a la conclusión de un modo tan efectivo como se esperaba, sí que ha abierto las vías del camino de un modo excepcional y atractivo que bebe directamente de la propuesta principal.

En “El Infierno está vacío”, que es como se titula este tercer episodio que sirve como desenlace a la historia de Chloe y Rachel (hay que recordar que todos aquellos que se hicieran con la edición Deluxe contarán con un episodio extra en el que controlarán a Max de nuevo), todo comienza tras la fatídica cena en casa de los Amber, en la que Rachel al fin es consciente de una de las verdades más impactantes a las que debe enfrentarse la joven. A raíz de esa revelación se producen diversos acontecimientos que giran en torno a esta nueva subtrama, convirtiéndola en una espiral de emociones como solo un título de estas características puede conseguir.

Como suele ocurrir en lo relativo a los videojuegos episódicos, en materia jugable no suele haber demasiadas novedades, por no decir que es todo prácticamente igual que lo que se ha podido disfrutar en anteriores entregas. Y, aunque en Before the Storm todo sigue con la misma premisa de sus dos episodios precedentes, hay que destacar que las mecánicas son mucho más profundas e intensas, siempre dentro de sus limitaciones, por supuesto. Lo que sí destaca por encima del resto de cosas es la ausencia de grandes decisiones que condicionen la partida; en “El Infierno está vacío” el jugador tan solo se enfrenta a una decisión crucial, que no es otra que la final.

Aunque, por supuesto, no se va a tratar la información del episodio con ningún tipo de spoiler en este análisis, cabe decir que esta decisión final se sitúa a la altura de la tomada en Life is Strange. Esto quiere decir que es una respuesta muy drástica tanto para uno como otro bando y afecta de manera directa al camino que cada jugador haya decidido tomar con sus decisiones anteriores. Esto puede con llevar, tal y como ocurría en el final de Life is Strange, que todo lo jugado se quede en nada al tomar una de las dos decisiones y a veces no quede más remedio que seleccionar la que más conviene al ritmo de partida que se ha llevado. Por lo tanto, aunque todo vuelve a limitarse a una decisión final, sí que presenta una disyuntiva interesante para el jugador de cara a ser fiel a sí mismo con las decisiones que ha tomado hasta el momento o dar un giro radical a la historia y romper con todo lo anterior para abrir una nueva vía en ese final. Si bien es cierto que todo es mucho menos dramático en su justa medida que en el título original, es una decisión complicada de tomar y produce multitud de sensaciones.

Volviendo a lo jugable, el episodio 3 regala momentos de investigación que se echaban de menos. En el episodio 2, durante la visita a la habitación de Drew en Blackwell ya se introdujo esta técnica, pero en esta ocasión se lleva mucho más allá y obliga a tomar decisiones al tiempo que se está investigando, por lo que el clima de tensión y de rapidez mental es fundamental para alcanzar la resolución de manera efectiva. Lo mismo sucede con las batallas dialécticas que mantiene Chloe para alcanzar sus objetivos; en esta ocasión las respuestas son menos evidentes y hay que prestar mucha atención a los diálogos de los personajes para ser capaz de acertar con las respuestas y no provocar un cataclismo. Lee y decide bien, esa es la clave de todo.

Con respecto al resto de acciones, hay que destacar que se deja poco lugar a la acción del jugador. “El infierno está vacío” es el episodio más narrativo de los tres, por lo que el argumento cobra una especial importancia y una fuerza mayor. Eso no quiere decir que todo se base en mirar a la pantalla y leer los diálogos, para nada. La esencia sigue estando ahí, pero hay más componente de guion que de jugabilidad, algo que teniendo en cuenta que la historia se prepara para su desenlace, es más que evidente. Aun así, se consigue mantener un equilibrio con diferentes acciones como el lado mecánico de Chloe para arreglar su vehículo, con el que hay que desmontar cada pieza del motor y encontrar el problema para que consiga arrancar.

En cuanto al argumento, tal vez el desenlace se queda algo cojo respecto a lo que se podría esperar. Es cierto que durante los dos episodios anteriores no se ofrecía ningún indicio de que Before the Storm fuera a enlazar de manera directa con el inicio de Life is Strange, pero siempre cabía la esperanza de que se atropellaran los acontecimientos hasta alcanzar el culmen de la línea argumental principal. Y en cierta medida lo hace, pero de un modo desgarrador y con calzador, lo que ofrece una pequeña luz a que Deck Nine pueda incluso realizar una entrega inmediata a Before the Storm, aunque parece poco probable con la segunda temporada confirmada por DontNod en el horizonte.

Esto no significa que alejarse del argumento de Life is Strange sea un desacierto, de hecho la nueva línea argumental es intensa, emotiva y sorprendente, por lo que consigue la plena implicación del jugador en sus acontecimientos. Habrá que ver cómo se desarrolla todo en ese episodio que aún queda por descubrir con Max como protagonista, en el que tal vez se enlacen de manera más sosegada las cuerdas que unen a ambos juegos.

Por último, hay que destacar una vez más el enorme trabajo realizado en el dibujo de los personajes, así como en la paleta de colores utilizada, que vuelve a ser una absoluta delicia para la vista. La única pega que se le puede poner en materia gráfica es que los movimientos de algunos personajes se desarrollan de un modo ligeramente más torpe que en anteriores entregas, pero no es algo muy notable y que por supuesto no empaña la experiencia. Otro aspecto a destacar y que merece una especial mención es la consecución (de nuevo) de una banda sonora magistral, liderada por el grupo Daughter, que ayuda a sumergirse aún más en esta fascinante historia que da inicio a la tormenta de emociones que comenzó a desatarse allá por el 29 de enero de 2015. Y parece que ya no sepamos vivir sin ella.

Juan Montes

Jugabilidad: Todo lo que Deck Nine había demostrado hasta el momento a nivel jugable adquiere un nuevo matiz en este desenlace momentáneo. Las mecánicas se han exprimido al máximo para conseguir sacarles todo el partido posible y se ha conseguido con creces. La influencia de la exploración, los diálogos y la investigación cobran una dimensión mayor y aportan más dinamismo y dramatismo al proceso.

Duración: Como suele ocurrir en los episodios de Life is Strange, la duración no es uno de sus puntos fuertes, por lo que el episodio 3 “El infierno está vacío” puede suponer un máximo de 5 horas apurando al extremo todas sus posibilidades. En una partida normal lo lógico es quedarse en las poco más de 3 horas, pero con el sumatorio de todos los episodios estamos hablando de un título que supera la decena de horas en su duración, lo que es más que aceptable.

Gráficos: Siempre es un lujo poder contar con un título que cuente con un aspecto gráfico tan plástico y definido y Life is Strange desde sus inicios ha sabido contar con una identidad propia que no ha abandonado en ningún momento. El estilo se mantiene como en entregas anteriores, aunque el uso de la iluminación y de la paleta de colores avanza a pasos agigantados con cada nueva entrega, por lo que habrá que estar muy atentos a lo que ofrece el episodio extra en este aspecto.

Sonido: Probablemente es uno de los elementos más impresionantes del título. Tanto la tarea del doblaje como la banda sonora son un deleite para los sentidos. El grupo Daughter es el que predomina en este aspecto, contando con un gran número de temas en el episodio 3 que conforman una maravilla de sintonías y letras acordes con cada momento de la aventura que se está tratando y realizan una sintonía maravillosa.

Conclusión:

Life is Strange: Before the Storm contaba con una complicada empresa para ponerse al mismo nivel que la entrega original y, aunque tal vez sea cierto que el nivel argumental sea algo más flojo, no hay que desdeñar el trabajo que ha realizado Deck Nine para poder contar uno de los grandes cabos sueltos de la historia de Max y Chloe. Before the Storm ofrece una dinámica continuista, fresca y especialmente cuidada en cada detalle, por lo que todos aquellos que jugaran a la propuesta principal sentirán una gran satisfacción al comprobar que el estilo sigue intacto y que la historia que comenzó DontNod Entertainment tiene mucho que ofrecer todavía. Y lo hará por muchos años, de eso no cabe ninguna duda.

 

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.

Publicaciones relacionadas

Cerrar