Pesadillas enigmáticas

Little Nightmares es un título bastante curioso, que recuerda por partes iguales a LittleBigPlanet y Limbo. Los puzles, las plataformas y el ambiente oscuro y tétrico son sus señas de identidad, así como la presentación de Six, un pequeño personaje que debe sobrevivir a los escenarios y enemigos que se encuentra por el camino. La propuesta de Bandai Namco y Tarsier Studios es más que interesante y lejos de poder tratarse como un juego pequeño, lo tiene todo para convertirse en una gran serie.

14222

Little Nightmares podría considerarse uno de los proyectos más pequeños que Bandai Namco ha tenido entre manos en los últimos años, pero siempre hablando en términos de desarrollo, que no en espíritu. El título transmite muchísimos sentimientos de una forma clara y directa, pero además lo hace sin contar con líneas de diálogo o narrativa, todo a base de la jugabilidad que propone.

Además los amantes del formato físico están de enhorabuena, ya que Little Nightmares va a contar además de con su versión digital, también con una física que incluye diversos extras. Little Nightmares Six Edition ofrece a quien lo compre una copia del juego, una caja personalizada en la que encontramos una figura de Six de 10 centímetros, un póster, la banda sonora y un set de pegatinas.

Little Nightmares es uno de esos juegos que no requiere nada más que sus mecánicas de juego y apartados artísticos para transmitir una historia. Desde el primer momento llama la atención que el juego no cuenta con diálogos o líneas de texto que nos cuenten lo que está pasando. Durante el desarrollo del título solo encontramos pequeñas línas de texto que nos recuerdan alguno de los controles, pero solo en caso de quedarnos atascados. De hecho no existe un tutorial como tal y es el jugador el que descubre todos los movimientos que se pueden realizar.

Little Nightmares nos presenta a Six, un pequeño ser que viste un chubasquero amarillo. Empezamos la aventura en una extraña sala y no sabemos cómo hemos llegado allí e incluso tampoco quien somos realmente, todo eso lo averiguamos a la par que avanzamos en el juego. Lo que sí está claro desde el primer momento es que debemos escapar y eso es algo que se transmite perfectamente desde el momento que tomamos el control de Six.

No vamos a contar nada de la historia por varias razones, siendo la primera de ellas evitar los spoilers de quien juegue. Pero cabe destacar una cosa, y es que nos encontramos ante un juego que hace pensar al jugador y es más que probable que al finalizar el mismo cada uno saque unas conclusiones diferentes. El conjunto presentado es sensacional, pero por lástima nos encontramos ante una propuesta demasiado corta y que nos deja con ganas de más, ya que en unas 3 horas es posible completar todos sus capítulos por primera vez. Es cierto que luego disponemos de un selector de niveles y contamos la posibilidad de recoger diversos tipos de coleccionables, por lo que la rejugabilidad está presente, pero solo para los mayores completistas.



Los movimientos que puede utilizar Six son sencillos a la para que claros: nuestro personaje puede andar, correr, moverse sigilosamente, así como saltar, escalar o engancharse a ciertos objetos. Con este simple abanico de posibilidades tenemos que superar las situaciones que nos proponen cada una de las salas por las que pasamos, a cada cual más tétrica o tenebrosa que la anterior. También cabe hacer mención al mechero que lleva Six, gracias al cual podemos iluminar las instancias más oscuras. Dentro de cada uno de los capítulos se nos presentan una serie de enemigos de los que tenemos que huir, por lo que estudiar sus movimientos y el entorno es fundamental para evitar caer en sus manos. A lo largo del juego se ofrece una cantidad de situaciones variadas como para no tener que realizar las mismas acciones una y otra vez, por lo que en algunos momentos tenemos que completar situaciones de sigilo, otras con puzles y por supuesto no faltan las frenéticas persecuciones en las que huir a toda velocidad. Descubrir las mecánicas que ofrecen estos enemigos es claramente parte de la historia, por lo que lo mejor es conocerlos por uno mismo mientras se juega. Se podría decir que estamos ante un pseudo LittleBigPlanet, pero realmente Little Nightmare es más que una copia y ha sabido plasmar a la perfección su propia identidad.

La cantidad de sentimientos que transmite Little Nightmares es simplemente espectacular. En principio estamos ante un juego pequeño, pero poco tiene que envidiar a grandes producciones. La sensación de agobio o tensión se apodera del jugador gracias a las sensaciones que se nos presentan. Huir de los enemigos o buscar un pequeño rincón en el que esconderse son momentos en los que tememos por la salud de Six y eso se potencia en algunas ocasiones con el sonido y la vibración del mando, gracias al cual podemos sentir el rápido palpitar del corazón de nuestro personaje.

La ambientación creada es otro factor que cobra mucha importancia en Little Nightmare. En términos generales estamos ante un juego con una tónica muy oscura, pero a pesar de ello los escenarios son muy llamativos y transmiten grandes dosis de frialdad y soledad. Lo mismo ocurre con los personajes o enemigos, todos ellos tienen una identidad muy marcada y llegan a hacer sentir miedo cuando nos buscan o persiguen. Es especialmente en este apartado, dado su tono oscuro, donde muchos de los que habéis jugado a Limbo o Inside recordaréis el trabajo de Playdead.



Y si los escenarios son importantes en Little Nightmares, la música y los efectos de sonido no son menos. Disfrutar del juego creando un ambiente adecuado es simplemente sensacional, por lo que se disfruta mucho más en una habitación que no tenga mucha luz, así como con cascos. En casi todo momento el sonido ambiente es el que nos acompaña y hasta el mínimo ruido puede llegar a sobresaltarnos. Antes ya hemos destacado el sonido del corazón de Six en las situaciones más tensas, pero esto es algo que realmente solo se comprueba cuando es uno mismo el que tiene el mando. Por su parte la música también tiene un trabajo muy importante, aunque esta cobra más importancia en determinados momentos o situaciones como cuando hay enemigos cerca o en las más que disfrutables persecuciones.

Es una pena que Little Nightmares sea tan corto, pero desde luego guarda una gran relación calidad-precio si lo comparamos con otros juegos del mercado. La versión digital tiene un coste de entorno a 20 euros, mientras que la correspondiente edición física que incluye interesantes extras aumenta su precio hasta los 30 euros. Sin lugar a dudas se trata de un gran trabajo del que posiblemente volvamos a ver nuevas entregas o su aparición en más formatos además de los videojuegos, tal y como nos confirmó Bandai Namco hace algunas semanas en el evento Level Up. Esperemos que así sea, ya que Six y la ambientación del juego nos han cautivado.

Alberto Hernanz

Jugabilidad: En términos jugables Little Nightmares no inventa nada que no hayamos visto antes, pero a pesar de ello propone una experiencia realmente interesante. Se nota que LittleBigPlanet y títulos como Limbo o Inside han sido algunas de las referencias a tener en cuenta al desarrollar el proyecto, pero incluso así ha sabido proponer una puesta en escena propia.

Gráficos: Artísticamente nos encontramos un título bastante sencillo a la par que sobresaliente. La ambientación creada transmite la soledad y el tenebrismo que vive Six, y de esa forma dichas sensaciones pasan a formar parte del jugador. Las luces y sombras son más que destacables y su rendimiento a nivel general es más que bueno.

Duración: Esta es una de las pegas que se pueden encontrar a la hora de disfrutar de Little Nightmares, ya que la experiencia dura en torno a 3 en la primera partida. Para alargar algo más su duración encontramos diversos coleccionables y un selector de niveles con el que volver a jugar alguna de las secciones previamente completadas.

Sonido: El sonido ambiente es una característica con la cual se transmite sensación de agobio al jugador. Las melodías también son muy importantes pero cobran más importancia en los momentos que hay situaciones de peligro, persecuciones o similares. Disfrutar con cascos a la hora de jugar a Little Nightmares debería ser una obligación.

Conclusión: Little Nightmares es a priori un título pequeño, pero su puesta en escena es muy grande. Vivir la aventura de Six es sensacional y el juego incita a continuar jugando hasta completarlo de una sentada. En términos generales es un proyecto más que notable, aunque puede pesarle su corta duración. A pesar de ello ha sido una gran sorpresa y se coloca como uno de los lanzamientos más interesantes del año.

 

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…
LittleBigPlanet 3
Limbo

La ambientación creada es sensacional

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.

Publicaciones relacionadas

Cerrar