Toma el control

Con LittleBigPlanet nace una nueva forma de jugar. Un título que, partiendo de niveles plataformeros, nos propone crear un mundo propio. Los muñecos de trapo toman el control.

Hay ocasiones en las que un equipo de desarrollo decide romper con todo lo establecido y apostar por una idea nueva, innovadora. Este es el caso de LittleBigPlanet. Un título difícil de clasificar cuya propuesta gira en torno a su propia comunidad de jugadores.

Sin fronteras

¿Qué es en realidad LittleBigPlanet? Tirando por lo fácil podríamos decir que es un juego de plataformas, pero no se trata sólo de eso. Para empezar, la experiencia que supone este título nos ofrece crear un muñeco de trapo (Sackboy). Pero es justo después cuando se abre ante nosotros un universo en el que podemos crear y compartir todo tipo de niveles y aventuras.

Para que comprendáis bien el concepto que hay detrás de este juego, debéis saber que LittleBigPlanet cuenta con un potente editor que permite realizar cualquier mapa. Todo aquello que los desarrolladores del juego tienen a su disposición también lo tenemos nosotros. O sea, que el único límite a la hora de crear es nuestra imaginación. Para ello contamos con una herramienta verdaderamente completa que nos posibilita diseñar trampas, puzles, plataformas… podemos crear cualquier cosa que queramos.

Pero aunque LittleBigPlanet es una propuesta muy enfocada a crear y compartir, también cuenta con un modo campaña, que podemos jugar solos o con un amigo de manera cooperativa. Ésta no sólo cuenta con distintos niveles que suponen todo un reto, sino que también sirve como un claro ejemplo de qué es lo que podemos hacer nosotros, para editar partidas que luego jueguen nuestros amigos. Algo así como si los propios desarrolladores de la campaña te retaran a superar su trabajo. Todo es posible… ¿no?

A nivel técnico y artístico, LittleBigPlanet puede definirse con una palabra que le va como anillo al dedo: imaginación. Algo que no sólo sirve para definir sus gráficos, sino para precisar el acabado artístico del juego. Además, los personajes (los muñecos de trapo) están animados de una manera muy simpática y divertida, que recuerda en cierta manera a los juguetes de la serie LEGO. Incluso podemos mostrar nuestro estado de ánimo cambiando su expresión facial, lo que evidencia la manera en la que se han cuidado este tipo de detalles.

Así pues, estamos ante un título que promueve la creatividad. Tanto la de Media Molecule, estudio responsable del juego, como la de los propios jugadores, que pueden aspirar a realizar los niveles y las obras más surrealistas, complejas o personales que puedan pensar. Como decíamos al principio del texto, LittleBigPlanet es una experiencia difícil de definir, pero con alicientes suficientes como para atrapar a quienes le den una oportunidad.

Publicaciones relacionadas

Cerrar