Un billete para Londres, please

6610

Cada cuatro años se celebra uno de los eventos más importantes del mundo del deporte, y no, en este caso no hablamos del Mundial de Fútbol. Por supuesto, las Olimpiadas siempre tienen un videojuego oficial, y este año, Sega es la responsable de que ganemos un montón de medallas sin salir del salón.

Hay fuego en la redacción de AlfaBetaJuega. No, no se nos ha quemado el lector de la consola de tanto analizar juegos; tampoco se nos ha ocurrido celebrar una barbacoa en la oficina (si la hiciéramos primero os avisaríamos AlfaBetaJugones). Es la llama de la antorcha olímpica que prende en nuestros corazones, socios.

Cada cuatro años, se celebran las Olimpiadas y, como es lógico para uno de los eventos deportivos más importantes del planeta, cada cuatro años tenemos un juego oficial, en este caso, el desarrollado por Sega, Londres 2012: el videojuego oficial de los Juegos Olímpicos.

Nos encontramos, socios, ante un juego de minijuegos de corte familiar. Ojo, no tan familiar como Mario y Sonic en los Juegos Olímpicos, pero evidentemente ni de lejos este Londres 2012 en un complejo simulador.

Podremos demostrar nuestras habilidades en un asombroso plantel de juegos: cuarenta y siete para ser exactos (vale que algunos tiene la versión femenina que es prácticamente igual, pero os aseguramos que son muchos juegos), que están subdivididos en pista, campo, natación, saltos, tiro, gimnasia y lo que catalogan como otros deportes (tenis de mesa, Kayak, ciclismo, voleibol femenino…). Prácticamente no falta ninguna disciplina olímpica relevante. Lógicamente no tenemos fútbol, baloncesto ni otros deportes de equipo. Y bien es cierto que la esgrima y el karate son una ausencia dolorosa por todo lo que podían dar de sí.

Independientemente de esto, no hay minijuego igual a otro: cada uno tiene sus propios controles adaptados y en ningún momento nos aburriremos pensando “vaya, la dinámica de los 100 metros lisos es igual a la de las carreras en la piscina”. Todos se comprenden muy bien, el juego se anota un importante tanto al colocar un tutorial seleccionable antes de cada juego para que podamos aprender perfectamente cómo se hace por si es la primera vez que jugamos o se nos ha olvidado. Tampoco desaparece la leyenda de controles cuando los tengamos que ejecutar en plena partida.

Estaréis pensando, AlfaBetaJugones, por lo que se desprende de estas líneas que el juego es casual y fácil, pero no es así. En nivel normal, si bien es verdad que podremos ganar unas Olimpiadas a la primera, os aseguramos que en muchas pruebas pasar e incluso llegar al bronce es todo un logro. Y en la mayoría, batir a China, como en la realidad, nos supondrá un esfuerzo. Si lo vamos haciendo bien en los eventos diarios y conseguimos algún oro, se nos recompensará con una ficha para poder reintentar una prueba que nos haya salido nefasta o en la que directamente no nos hayamos clasificado.

En este sentido, la campaña, es decir los Juegos Olímpicos, se van dividiendo en días. En cada día tendremos que escoger dos disciplinas olímpicas que nosotros queramos de las que se nos den a elegir. Luego tendremos que realizar una primera partida en la que tendremos que clasificarnos, para después hacer una segunda ya luchando por la medalla si hemos pasado la clasificación.

 

 

Pero este no es el único modo de juego: también podremos crear nuestro propio tour de eventos para competir con nuestros amigos (hasta cuatro que también pueden jugar en parejas), jugar en línea (donde se registrarán nuestras marcas a nivel nacional y mundial, para hacer unas olimpiadas virtuales) o probar los deportes de fantasía (pruebas modificadas de las originales en plan desenfadado, donde la “lluvia de flechas” en el tiro con arco destaca y es demencialmente divertida).

Gráficamente es muy cumplidor: no está para colgarlo en una galería de un museo como obra de arte, pero tampoco como para que nos entren náuseas al mirar la pantalla. Se hace realista y creíble, salvo por el público (no solo es que nadie jamás vaya a conseguir animar un público en condiciones, es que, los japoneses se creen que en todas las disciplinas olímpicas la gente vitorea enfervorecida como si fuera una Final de la Champions, Barça-Madrid).

Pero, y empiezan los “peros”, el juego tiene un par de cosillas: una es que Sega se ha emperrado en mejorar nuestro nivel de inglés. Los muy bien trabajados comentarios del juego no están doblados al español, vale, pero tampoco subtitulados. Y es una pena, porque son comentarios muy interesantes que hubieran hecho bien en la inmersión en el juego.

O las licencias: se supone que si estamos ante un juego oficial no deberíamos encontrarnos nombres cambiados. Los puristas tenéis una solución alternativa: podéis editar los aspectos y nombres los competidores.

También es un poco discutible que hayan cortado los himnos de los países al ganar: no por nada, pero las cuidadas cinemáticas de los eventos pierden ese necesario realismo al poner versiones reducidas de los cánticos de un país (y fijo que a más de uno molestará).

El último de los “peros” es la falta de realismo en alguna que otra disciplina o la excesiva sencillez de controles en algunos deportes algo más elaborados: por ejemplo, el ciclismo hiperveloz en pista en el que si nos estampamos contra un rival no pasa absolutamente nada; o que el voley, pese a ser divertido, se maneje con un solo botón.

————————————————————————————————————————————-

Valoración final

Jugabilidad: Muy variada, con muchas opciones y apta para todos los niveles. Salvo por la excesiva sencillez de algunos controles, el juego es bueno. Además, se agradece que no sea un machacabotones”.

Gráficos: Correctos. El juego es realista y tiene cinemáticas muy cuidadas.

Sonido: Solo tiene una canción pero es muy épica y acompaña bien a lo largo del juego. Los efectos de sonido son sobresalientes.

Duración: Largo. Teniendo en cuenta su enorme variedad, el juego en línea y el montón de horas que se le puede echar a su multijugador local.

Conclusión

Si bien es cierto que hay detalles que pulir, son precisamente detalles. Londres 2012 es un buen juego que fundamentalmente debería triunfar por su variedad jugable y su diversión relativamente sencilla. Les encantará a los fanáticos de las Olimpiadas, pero no solo a ellos: si sois amantes del juego familiar y los enfrentamientos con los colegas, estáis ante una de las mejores opciones en cuanto a títulos de minijuegos se trata. Si tienes Move o Kinect es obligado. Todo sin caer en un desenfado excesivo como puedan suponer otros interesantes juegos como Mario y Sonic en Los Juegos Olímpicos.

————————————————————————————————————————————-

– Si te ha gustado te gustará

Mario y Sonic en los J.J.O.O Londres 2012

– No te quedes solo en el juego

Película: La soledad del corredor de fondo de Tony Richardson

Canción: Carros de fuego de Vangelis

Publicaciones relacionadas

Cerrar