La vida sigue igual – Análisis Wii

Nueva entrega de esta conocida serie, que ha batido todos los récords de ventas en el mundo del PC. Crea a tus propios Sims y descubre cómo vivir una segunda vida virtual.

En su momento Los Sims fueron toda una revolución. Simplemente porque Maxis se sacó de la manga una idea tan aparentemente simple como compleja en realidad: desarrollar un simulador de vida. ¿Y qué significaba esto? Pues crear un personaje, su hogar, buscarle un trabajo, pareja, casarse, tener amigos… Pues eso, lo que es realmente una vida. El juego rompió moldes y sus expansiones también. Después llegaría una segunda parte y una tercera, que en este caso ha visto la luz también en Wii.

Life Goes On

La mecánica de Los Sims 3 es una vuelta a las raíces del original de PC. Es decir, antes de nada tenemos que crear a nuestro personaje desde cero, gracias a un editor que en la máquina de Nintendo resulta tan completo como lo era en su día en el ordenador. No solo tenemos que crear al personaje físicamente, sino también su personalidad. Y en función a lo que decidamos, este pasa a ser más romántico, tranquilo, nervioso, introvertido, etc. Por ejemplo, si nuestro Sim es más “social” necesita estar siempre en contacto con amigos, parejas o lo que sea; en cambio si no lo es, puede permanecer días y días en casa leyendo libros o viendo la televisión. Y así con todo.

A partir de ese momento, comienza nuestra “vida Sim”. En el juego tenemos que hacer casi lo mismo que en la vida real: crear una casa, decorarla a nuestro gusto, hablar con los vecinos, hacer amigos, buscar un trabajo, ascender… Pero para que la cosa no termine aburriendo con el tiempo, también contamos con distintos objetivos y puntos que nos mantienen entretenidos constantemente. Además, y a diferencia de otras entregas anteriores (al menos sin expansiones de por medio), el juego permite que visitemos distintos lugares de la ciudad más allá de nuestro domicilio, lo cual abre muchas posibilidades dentro de la jugabilidad. Eso sí, este entorno evolucionado sigue siendo bastante más reducido que en PC, donde encontrábamos más lugares y “vidilla” allí donde íbamos.

Lo que sí es exclusivo de esta versión es su control. En Los Sims 3 podemos manejar a los personajes directamente con el mando de Wii, como si fuera un juego en tercera persona más. De esta forma se soluciona más o menos uno de los principales problemas de la serie en consola: su control. Además, el juego incorpora mil y un tutoriales que no se alejan de nuestro lado hasta que empezamos a valernos totalmente por nosotros solos. Vamos, que es una gran opción para quien se quiera iniciar en la serie.

Publicaciones relacionadas

Cerrar