Fiesta de tablero

11659

Los videojuegos, entre muchas otras cosas pero esta es fundamental, sirven para divertirse. Algo que a veces tiene tendencia a olvidarse. Y si podemos divertirnos en compañía de los amigos y desde la misma habitación pues casi mejor que mejor. Para esto Mario Party 10 se convierte en una gran opción.

Mario Party 10, por si alguien no conoce ninguna de las entregas anteriores, es un videojuego que emula a un juego de mesa de dados de los de toda la vida y que está lleno de minijuegos en los que se enfrentan los jugadores con el objetivo de dirimir quién es el mejor.

Así pues, el modo básico de juego consiste en tirar el dado o dados especiales (que restan algo al excesivo azar del juego y que le sienta de maravilla) para ir avanzando por las diferentes casillas. En las casillas habrá potenciadores, penalizadores o enfrentamientos en estos minijuegos que son la verdadera salsa del título. De esta forma parece que estemos jugando a la Oca con nuestros personajes favoritos de la familia Mario, pero además tendremos minijuegos de cuando en cuando para robarles puntos a nuestros compañeros.

La principal novedad de Mario Party 10 con respecto a entregas anteriores, y que ha sido posible gracias al GamePad de Wii U, es el modo de tablero contra Bowser. En este modo cuatro jugadores se enfrenta cooperando contra un quinto que hará el papel de Bowser.

Cada jugador va tirando dados como en el juego normal y Bowser también los tira. Si Bowser consigue alcanzar a los jugadores, se pondrá un minjuego especial con Bowser. En estos minijuegos, el jugador que hace de Bowser se dedica a fastidiar a los otros cuatro jugadores.

Por poner un ejemplo: hay un minijuego en el que Bowser tiene que mover con el giroscopio del mando dos barras de fuego en un cuadrado. Los otros cuatro jugadores tendrán que ir esquivando estos movimientos. Si la barra toca a alguno de estos jugadores perderá una vida.

¿Cómo termina este tipo de partida? Si en el modo normal gana el jugador que tiene más estrellas al final del tablero, en este modo Bowser gana si consigue arrebatarle todos los corazones a todos los jugadores. Los jugadores normales ganan si consigue alguno llegar al final del mapa. Una mecánica diferente y muy divertida respecto a la fórmula clásica.

Tal vez lo peor de este nuevo modo es que hay un buen puñado de minijuegos con Bowser que son demasiado azarosos y apenas requieren de que el jugador que maneja a Bowser haga nada. El colmo de este tipo de minijuegos lo alcanza el Bingo que es tan 'divertido' y 'frenético' (nótese el sarcasmo) como el juego real que le encanta a tu abuela.

Sin embargo esto no pasa en los minijuegos tradicionales donde hay una buena cantidad de ellos y variedad en los mismos. Tenemos minjuegos que enfrentarán a todos contra todos pero también unos cuántos muy divertidos que enfrentarán a 2 Vs 2, 3 Vs 1 y hasta algunos en los que habrá que enfrentarse a un Final Boss. 

Lo bueno que ofrece Mario Party 10 es que permite hacer partidas con muchas variables. No solo en los modos principales del juego sino que podemos optar por jugar a modos mucho más rápidos en los que solo enfrentarnos en minijuegos por si no tenemos la paciencia de estar tirando los dados.

Y hay algunas sorpresas y desbloqueos la mar de interesantes: a destacar el minijuego de bádminton que permite echar partidos a este deporte y que tiene mucha más miga de lo que parece inicialmente. Avisamos de que este juego no solo engancha, sino que puede hacer romper amistades de toda la vida por los piques que supone.

En cuanto a los desbloqueos, ha sido muy acertado incluir puntos que vas ganando según juegues y que permiten desbloquear nuevos escenarios, personajes, dificultades y un montón de cosas más.

Néstor García

Valoración Final

Jugabilidad: mejora ostensiblemente una fórmula a la que siempre se le ha acusado de ser algo lenta. En los modos libres y de minijuegos más directos el juego se desenvuelve en toda su salsa. Además la introducción del multijugador isométrico es todo un acierto pese a no ser lo más original que hemos podido ver en Wii U.

Gráficos: sin alcanzar el tope de la consola, el juego cumple más que sobradamente con un enorme colorido y mimo como casi todo lo que se desarrolla bajo la batuta de Nintendo.

Sonido: Igual que pasa con los gráficos: no es la más inspirada de las bandas sonoras de Nintendo pero el cuidado y mimo de todos los aspectos sonoros es más que notable.

Duración: Incalculable. Al ser un juego de corte social será hasta que te canses. Aunque si hay amigos de por medio siempre habrá ganas de echar una partida.

Conclusión

Mario Party 10 pule un montón de los aspectos que se han criticado en anteriores entregas: ha ganado enormemente en agilidad y variedad. Es el típico juego que pica tanto a los jugadores más esporádicos como a los más habituados a las consolas. Un título que viene muy bien si tienes que montar una fiesta en casa con los amigos y la familia.

Juegos Relacionados

Mario Party, la saga

Si te ha gustado te gustará:

Wii Party

No te quedes solo en el juego

Un juego de mesa: La Oca

Publicaciones relacionadas

Cerrar