Y tiro porque me toca

10286

Mario y compañía vuelven una vez más, con Mario Party: Island Tour, un título que intentará hacer honor a una de las sagas más prolíficas de Nintendo. En esta ocasión los jugadores podrán disfrutar de más de 80 minijuegos completamente nuevos, dispuestos a aprovechar todos y cada una de las características que ofrece Nintendo 3DS. Lanza los dados, prueba suerte y conoce con nosotros todas las posibilidades que nos trae Mario Party: Island Tour en la portátil en tres dimensiones de Nintendo.

Sin lugar a dudas hablar de Mario Party es hablar de una longeva saga que ha aprovechado el lanzamiento de muchas consolas de la compañía Nintendo para ofrecer diversión y risas a raudales a sus usuarios. Mario Party también ha ido ligado siempre a partidas con amigos, donde los piques y el afán por convertirse en el número uno del tablero han asegurado muchos momentos divertidos. Pero, ¿qué ocurre con Mario Party: Island Tour? Pues que al igual que en el juego lanzado anteriormente para Nintendo DS, nos encontramos con el inconveniente de que para disfrutar de una partida con amigos es necesario contar con más consolas, además de la nuestra, ya que Nintendo no se ha animado por el momento a llevar esta saga al terreno en línea, aspecto que la comunidad de jugadores lleva pidiendo con la llegada de las últimas entregas de la franquicia.

¿Cuál es objetivo en Mario Party: Island Tour? Los seguidores de esta saga conocerán ya de memoria cuáles son las bases de esta franquicia. Aquí los jugadores tendrán que seleccionar un tablero, como si del juego de la oca tradicional se tratase, lanzar sus dados y esperar que la suerte esté de su lado. A partir de aquí tendremos que ir haciendo uso de todas las posibilidades que nos brindan cada uno de los tableros, ya que existen casillas que pueden beneficiarnos durante nuestra partida, o por el contrario ponernos en cierta desventaja con el resto de contrincantes. A pesar de que cada tablero dentro de Mario Party: Island Tour es completamente diferente, tanto en ambientación como en reglas de juego, todos ellos comparten algo en común, y es la necesidad de destacar a la hora de superar los minijuegos que se nos irán presentando, para ir consiguiendo mejoras frente al resto de oponentes.

Mario Party: Island Tour cuenta con un total de siete tableros, uno de ellos será exclusivo para el modo multijugador local. Como decimos cada uno de estos escenarios contará con unas características exclusivas, y cada uno estará pensado para un tipo de partida en concreto. Mientras que algunos serán los idóneos para disfrutar de una sesión de juego de 10 o 15 minutos, otros tantos exigen más tiempo al jugador, ya que contarán con más elementos en el escenario o bien serán más largos que el resto. Además, a la hora de seleccionar cada uno de estos tableros, también pdoremos conocer qué primará más en cada uno de ellos – la habilidad, los minijuegos o la suerte – siendo este último demasiado abundante en cada una de las partidas, algo que quizás no sea del agrado de todos los jugadores.

En cuanto a los personajes que podemos seleccionar tenemos un total de diez, algunos de ellos requerirán que echemos algunas partidas para conseguir desbloquearlos, mientras que otros tantos ya estarán disponibles desde un comienzo. Entre estos personajes nos encontramos los ya tradicionales y conocidos por todos, como pueden ser; Mario, Peach y Yoshi, y aunque no hay ninguna inclusión fuera de lo normal, os invitamos a que seáis vosotros mismo los que descubráis el elenco completo de personajes.

Como decimos, Mario Party siempre ha sido una franquicia en la que se ha considerado indispensable disfrutar de la experiencia acompañado de otros amigos, pero lanzar un título en una consola portátil presenta algunos problemas en este aspecto. Es por eso que los jugadores que decidan disfrutar del título en solitario, sin hacer uso del modo multijugador local, contarán con la posibilidad de seleccionar la dificultad de los contrincantes en el tablero. Mientras que las dificultades más bajas serán coser y cantar para los más expertos en la franquicia, las más elevadas supondrán un verdadero reto, haciendo que la inteligencia artificial de la consola no tenga ningún tipo de reparo en ponernos las cosas difíciles, tanto a lo largo de la partida en el tablero, como en los minijuegos.

Estos minijuegos, un total de 80, que sin dudas son el alma de Mario Party: Island Tour, serán de los más variados y harán uso de todas las características que posee Nintendo 3DS, como por ejemplo; su micrófono, sus giroscopios o bien su pantalla táctil. Es cierto que algunos de estos minijuegos son muy divertidos, con una propuesta llamativa y que a la hora de la ejecución funcionan perfectamente, pero otros tanto, la gran mayoría por desgracia, utilizan mecánicas ya muy vistas en otros juegos de la saga y piden a gritos un cambio drástico en la fórmula de Mario Party.

Además, otro de los problemas que nos encontraremos al jugar Mario Party: Island Tour en solitario será lo tedioso y largo que se pueden hacer las partidas contra la inteligencia artificial. Decimos esto porque continuamente estaremos recibiendo tutoriales de cómo realizar nuestra jugada, como hacer los movimientos, además de tener que ver de forma obligatoria los movimientos que hacen el resto de jugadores controlados por la máquina. Esto hace que pidamos a gritos la llegada de un minijuego, que en la gran mayoría de veces consigue resolverse en varios segundos para después volver de nuevo al tablero.

Es de agradecer el empeño que ha puesto Nintendo en cada uno de los tableros, convirtiendo cada partida en algo completamente diferente. Así por ejemplo en algunos escenarios nuestro objetivo será el de conseguir propulsores gracias a los minijuegos, que nos ayudarán a llegar antes que el resto a la línea de meta. En otro, por poner un ejemplo, lo importante no será llegar el primero a la final, sino todo lo contrario, alcanzar la meta en última posición. Además, existen gran variedad de objetos que pueden dar un giro a cualquier partida, sea cual sea nuestra posición, algo que deja más que claro que Mario Party: Island Tour es un título en el que tener buena suerte es la mejor baza para alzarnos con la victoria. 

En el modo "Minijuegos", los usuarios tendrán la oportunidad de disfrutar del juego libre, contrarreloj, o bien el ascenso en globo. El primero de estos modos servirá para que podamos disfrutar del minijuego que más nos haya gustado, tantas veces como queramos, y ya sea solos o en compañía, para intentar conseguir nuestra mejor marca. En cuanto al modo contrarreloj, consistirá en superar un total de diez minijuegos en el menor tiempo posible, y por último, ascenso en globo, tendremos que elegir cuántos minijuegos será necesario superar para hacerse con la victoria. 



La Torre de Bowser será sin duda el modo idóneo para nuestras partidas en solitario, además de ser incompatible como el modo multijugador local. Aquí, tendremos que seleccionar nuestra personaje favorito e ir superando cada una de las 30 plantas que componen este modo, hasta llegar a la cima donde tendremos que enfrentarnos con el temido Bowser. Para superar cada planta bastará con salir victoriosos en un minijuego que disputaremos contra la CPU, que irá aumentando de dificultad a medida que vayamos superando las plantas y cada vez que superemos la Torre de Bowser. Se podría decir que la Torre de Bowser funciona como un modo historia, donde además podremos salvar nuestros progresos, aunque al fin y al cabo no se trata más que de un batiburrillo de minijuegos y batallas contra los jefes finales que se encuentran detrás de algunas plantas de la torre.

En cuanto al modo multijugador local, es sin duda la mejor inclusión en Mario Party, aunque consideramos que no debería de haber sido la única experiencia multijugador incluida. Es cierto que disfrutar de este título en compañía de otros amigos es de agradecer, pero para ello será necesario reunir a otras personas que cuenten con una Nintendo 3DS, y hacer uso del "Modo Descarga" de la consola, ya que solo se requiere un único cartucho del juego. Este modo multijugador funciona a la perfección y sin cortes de ningún tipo, y en el caso de contar con la oportunidad de disfrutar de él, será al que más horas le dediquéis, ya que es aquí donde reside el verdadero espíritu de la saga Mario Party. No por eso cabe mencionar por enésima vez, que la guinda del pastel, y la inclusión que podría haber hecho destacar a este Mario Party: Island Tour, hubiera sido la inclusión de un modo en línea, modo que estamos seguros que se adaptaría perfectamente a los circuitos de Nintendo 3DS.  

Cada vez que disfrutemos de una partida, en cualquiera de los modos que se incluyen en Mario Party: Island Tour, recibiremos lo que se conocen como puntos Mario Party, que utilizaremos en la tienda del juego para adquirir diferentes tipos de extras. Es de agradecer que se hayan añadido estos desbloqueables, que llegan a ser unos 30 aproximadamente, aunque cabe mencionar que no poseen el suficiente interés como para que intentemos conseguirlos todos, ya que no irán más allá de desbloquear las voces de los protagonistas del juego y la banda sonora de cada uno de los tableros. 



Nintendo también ha querido hacer uso del modo Street Pass de la consola en este juego, por lo que si nos cruzamos con alguna persona que cuente con este título en su Nintendo 3DS, podremos enfrentarnos a uno de sus fantasmas en los minijuegos. Las tarjetas de realidad aumentada también tienen cabida en Mario Party: Island Tour, aunque cabe mencionar que su uso es más bien anecdótico, ya que solamente se utilizará en un minijuego añadido como extra a todo el repertorio.

En cuanto a su apartado técnico nos encontramos con un título que cumple sin muchas pretensiones. El apartado gráfico es bastante vistoso, con un buen acabado en los personajes y con unos tableros y escenarios llenos de vida y de colores. Cabe mencionar que el efecto en tres dimensiones del juego se encuentra bastante desaprovechado, ya que apenas encontraremos diferencias entre jugar con el 3D activado o desactivado.

Por su parte, el apartado sonoro es el típico de cualquier Mario Party. Encontraremos melodías que serán conocidas por todos, y que nos ayudarán a que la espera entre turno y turno sea menos tediosa. El juego se encuentra traducido completamente al castellano, e incluso con voces en nuestro idioma, que sonarán en los momentos previos y posteriores al desarrollo de un minijuego, donde se nos indicará cuándo comienza y termina cada partida.




Rubén Moyano

———————————————————————————————————–

Valoración final

Jugabilidad: 80 minijuegos forman el total de este título, donde recae el mayor peso de la diversión. Estos minijuegos serán variados, y algunos de ellos muy divertidos, aunque la gran mayoría no destacan por su originalidad. Huelga decir que hay muchos minijuegos en los que la suerte será clave para salir airosos, algo que en compañía de otros amigos puede ser divertido, pero que cuando nos enfrentamos con la CPU del juego puede llegar a ser desesperante. Es de agradecer que se hayan explotado todas las posibilidades de Nintendo 3DS, haciendo un uso intensivo de sus dos pantallas, micrófono y giroscopios.

Gráficos: Gráficamente el juego cumple a la perfección con su cometido. Colores vivos y escenarios llenos de vida son algunas de las características que encontraremos en este Mario Party: Island Tour. En cuanto al efecto en tres dimensiones del título, no resalta demasiado, ya que apenas notaremos la diferencia entre activar o no esta característica.

Sonido: Melodías conocidas por todos, las típicas de las sagas de Nintendo en las que Mario es el protagonista. Cada uno de los personajes disponibles en el elenco contará con una serie de voces diferentes, que sonarán dependiendo del momento de la partida, cuando por ejemplo ganemos un minijuego, o bien lamentándose cuando seamos derrotados.

Duración: Este aspecto dependerá del uso que cada usuario vaya a darle a Mario Party: Island Tour. Los jugadores que decidan afrontar el juego de forma solitaria, debido a que no tengan la oportunidad de conectarse con otros jugadores a través del modo local, encontrarán en la Torre de Bowser un modo de juego con bastantes posibilidades en el modo solitario. En cuanto al resto de posibilidades, tenemos unos 30 desbloqueables por conseguir, aunque tenemos que admitir que la naturaleza de estos no es lo suficientemente llamativa como para que queramos hacernos con todos. El resto de modos, como el libre, ofrecen al usuario la posibilidad de afrontar todos los minijuegos del título a su antojo.

Conclusión:

Mario Party: Island Tour gustará a todos los amantes de esta franquicia de Nintendo que hayan disfrutado tanto con los primeros juegos de la saga como con los últimos. Los ingredientes de este título portátil siguen siendo los mismo que todos conocemos, algo que no es malo ni mucho menos, aunque nos hubiera gustado que Nintendo hubiera sabido aprovechar las posibilidades que hubiera brindado un modo en línea con personas de todo el mundo. Quizás la compañía no haya decidido hacer este movimiento porque no encaja con su idea de Mario Party, pero Mario Kart es una gran muestra de que podemos disfrutar de un título competitivo tanto con amigos reales como contra personas de cualquier parte del planeta.

Si tienes la oportunidad de conectar más de una Nintendo 3DS a través del modo local, el título es idóneo para ti, ya que solamente se requiere un cartucho del juego para disfrutar de sus tableros. La Torre de Bowser también es un acierto por parte de Nintendo, ampliando de esta forma las posibilidades que el jugador en solitario puede encontrar en Mario Party: Island Tour. Además cabe mencionar que el título es una de las pocas opciones de este género que podemos encontrar en el catálogo de Nintendo 3DS, por lo que pude ser una opción idónea si no te echa para atrás el hecho de que no posea modo en línea.

———————————————————————————————————–

Juegos relacionados:

Si te ha gustado te gustará:

No te quedes solo en el juego:

  • Party & Co, juego de mesa 

Cerrar