Análisis de Mario Party: The Top 100 – La fiesta de los minijuegos

 

Nintendo 3DS ya tiene su propia ración de Mario Party, pero en esta ocasión se ofrece un producto basado en la famosa serie de minijuegos que es un tanto especial. En Mario Party: The Top 100 tenemos una recopilación de los 100 minijuegos más famosos que han pasado por la serie, lo que a su misma vez supone el juego de la serie con más catálogo que ha habido nunca.

Pero si hay otra cosa que hace especial a este nuevo Mario Party son sus posibilidades en cuanto al multijugador se refiere. Todo el mundo sabe que un título de estas características se disfruta mucho más en compañía de otros jugadores, por lo que con un único ejemplar del juego pueden participar hasta cuatro personas en sus partidas.

Por si hay alguien que aún a día de hoy no conoce la serie de videojuegos de Mario Party, debe saber que se trata de un party-game basado en minijuegos y tableros, por lo que acostumbran a estar dirigidos al multijugador local. Es cierto que también se incorporan modos para un jugador, pero como más se disfrutan es en compañía de otras personas. Precisamente Mario Party: The Top 100 no iba a ser la excepción y gana muchísimos enteros al disfrutarse con otros jugadores.

Como ya hemos adelantado antes esta nueva entrega de Mario Party es un recopilatorio de los 100 mejores minijuegos de su historia, por lo que podemos encontrar algunos de la era de Nintendo 64 hasta otros más recientes de Mario Party 10 de Wii U. Además todos ellos están adaptados a las posibilidades que ofrece la portátil de Nintendo, y los hay que utilizan los botones, la pantalla táctil o incluso el sensor de movimiento. En este sentido nos encontramos con un trabajo de 10.

En cuanto a modos de juego para un jugador nos encontramos con las Islas de los minijuegos. Aquí tenemos cuatro mundos en los que tenemos que ir avanzando por un tablero a la par que jugamos a distintos minijuegos. Aunque ya hemos dicho que el título es mucho más entretenido nos vemos obligados a jugar a esta modalidad, ya que avanzando por la misma podemos desbloquear todos esos minijuegos que en un principio están bloqueados. Además para dar un poco de emoción al asunto contamos con vidas limitadas, por lo que nos tenemos que esforzar a la hora de ganar para así poder continuar. Los Amiibo de la serie Mario son compatibles con el juego y nos sirven para poder conseguir tanto monedas como vidas extras.

Por otro lado tenemos el modo Duelo de minijuegos que nos presenta una temática de juego más cercana a la de anteriores Mario Party ya que los tableros con dados toman el protagonismo para acompañar a los minijuegos. En cualquier caso podemos elegir desde 10 a 50 turnos, así como se pueden hacer selecciones entre los minijuegos que queremos que aparezcan, ya sea por plataforma, género o incluso nuestros favoritos. Desgraciadamente la fórmula de Mario Party ha ido cambiando mucho con el paso de los años y este tipo de tablero se hace bastante pesado, ya que no compenetra los minijuegos de forma efectiva. Por suerte este es el único modo de juego en el que los minijuegos no son los verdaderos protagonistas y en el resto sí que están perfectamente presentados.

El mejor de la serie nos ofrece un pack de 3 o 5 minijuegos y nos invita a competir contra otros personajes. Tras disputar cada uno de los minijuegos se suma un tanto al marcador del personaje que ha ganado, de forma que quien logre más victorias se corona como el mejor de la partida. Por su parte Decatlón ofrece una temática muy similar, pero aquí todos los jugadores suman puntos tras disputar cada minijuego y además hay que elegir entre un pack de 5 o 10 minijuegos. De esa forma los marcadores pueden dar muchas más sorpresas incluso a la hora de disputar el último de los minijuegos de la serie.

Como era de esperar también tenemos acceso a una modalidad en la que se nos ofrece la posibilidad de seleccionar minijuegos al gusto del consumidor. Aunque eso sí, tal y como hemos avanzado hay algunos bloqueados, por lo que hay que ir completando las Islas de los minijuegos para así conseguir desbloquear los ocultos. Como se suele decir para gustos los colores, pero entre los 100 minijuegos encontramos algunos como Bombas fuera (Mario Party), Pelotas de choque (Mario Party 2), Bolas de nieve (Mario Party 3), El mamotreto (Mario Party 4), La Planta (Mario Party 5), No hagas el mono (Mario Party 6), Valla cinta (Mario Party 7), Tela marinera (Mario Party 8), Combate volcánico (Mario Party 9) o Saltimbanquis (Mario Party 10).

Y ahora sí toca centrarse en valorar el apartado multijugador de Mario Party: The Top 100. Sin lugar a dudas estamos ante un título más que interesante para disfrutar en compañía de otros jugadores, sobre todo teniendo en cuenta que con un único cartucho (o la versión digital de la eShop) puedan disfrutar hasta cuatro personas con sus correspondientes consolas de la familia Nintendo 3DS. Esto es gracias al modo descarga de la consola y sin lugar a dudas es todo un acierto la incorporación de tal característica. El título también ofrece la posibilidad de establecer partidas locales entre jugadores que tienen el propio juego, pero curiosamente no hay ningún modo que por ejemplo permita unirse a dos jugadores con cartucho y otros dos por el modo descarga. En tal caso uno de los que tiene el juego debe hacer de anfitrión de la partida y el resto unirse mediante el modo descarga.

A nivel artístico nos encontramos con un título bastante cuidado, aunque tampoco encontramos ninguna evolución singular respecto a otros Mario Party de Nintendo 3DS. El efecto 3D está disponible para aquellos jugadores que tienen una portátil con tal función, aunque no todo el contenido del juego incluye tal función.

Como curiosidad cabe destacar el menú Colección, el cual funciona a modo de biblioteca en la que se recopila el contenido que desbloqueamos sobre todos los juegos de la serie. La galería de música, el catálogo de objetos y la historia de cada uno de los juegos hará la delicia de los fans de Mario y compañía.

Alberto Hernanz

Jugabilidad: Todos los minijuegos de Mario Party han sido adaptados a las posibilidades que ofrece Nintendo 3DS, ya sea aquellos que funcionan con los propios botones, con el giroscopio o los que aplican el uso de la pantalla táctil.

Gráficos: Los minijuegos más antiguos muestran una mejora respecto sus apartados artísticos originales, aunque la línea de todos ellos es bastante similar. Aún así no aprovecha el potencial de consola.

Sonido: Las melodías de siempre, con el mismo gancho. Rememorar las sintonías de los minijuegos clásicos es todo un tesoro.

Duración: A la hora de disfrutar en solitario la experiencia puede cansar muy rápido. En cambio las cosas cambian cuando estamos acompañados de otros jugadores. Sin lugar a dudas es un título claramente destinado a momentos indicados como reuniones o estas épocas festivas que llegan.

Conclusión: Si tiempo atrás has disfrutado con los diferentes Mario Party que han salido al mercado, aquí tienes una recopilación de los mejores minijuegos que han pasado por la franquicia. Ante nosotros tenemos un gran título para disfrutar en compañía, más teniendo en cuenta que con un solo ejemplar del juego pueden jugar hasta cuatro personas con sus respectivas consolas y el modo descarga.

 

Cerrar