Análisis de Mario + Rabbids: Kingdom Battle – Fusión de universos

110086

Mucho antes de salir a la venta Nintendo Switch se empezó a hablar de un posible juego de Ubisoft en el que los Rabbids y Mario serían las estrellas. Por aquel entonces este crossover daba algún resquemor que otro, pero tras haber podido disfrutar del título las sensaciones son totalmente opuestas y nos queda claro que esta unión es simplemente sensacional. Además ante nosotros tenemos un gran título de estrategia en el que se aportan cantidad de elementos, habilidades y variantes que hacen que los combates sean realmente entretenidos.

Una característica que hace realmente especial a este título de estrategia es que pueden acceder a él todos los públicos. La curva de dificultad está muy buen propuesta para que los fans del género encuentren un reto o situaciones más costosas de superar, a la par que se da la posibilidad de reducir el nivel de los enfrentamientos para que los más inexpertos sigan disfrutando de la experiencia. Además su sentido de humor y la cantidad de referencias que incluye a otros títulos de Mario hacen las delicias para los fans del fontanero.

El género de la estrategia está ligado muchas veces a títulos serios con cierto corte adulto, pero Mario + Rabbids: Kingdom Battle ha demostrado que es posible crear un gran juego del género con personajes tan simpáticos con Mario y compañía, así como los Rabbids de Ubisoft. Además el sentido del humor que ofrece la experiencia es realmente bueno y tampoco faltan referencias a otros juegos.

Este curioso título nos lleva al Reino Champiñón, pero este lugar no está exactamente como lo hemos visto en otros juegos de Mario. Hasta aquí han llegado los Rabbids, los traviesos conejos que causan el caos allá por donde pasan. Ambos mundos están comprometidos a causa de los efectos de un casco de Superfusión, el cual está posibilitando que los conejos lleguen al reino. Por supuesto no faltan los malos de turno y por ello Bowsy hace su acto de presencia para aprovecharse del efecto que produce el casco en los Rabbids y llevar a cabo sus maléficos planes.

Pero la llegada de los Rabbids también tiene un pequeño lado bueno y es que hay algunos de estos conejos que se unen a Mario para ayudar en la causa. Además contamos con la ayuda de Beep-0, un pequeño robot que está puesto al día con las posibilidades del casco de Superfusión. A lo largo de la aventura nos movemos en un grupo de tres personajes, cuatro si contamos a Beep-0. En un principio comienzan Mario, Rabbid Peach y Rabbid Luigi, pero más tarde se unen al grupo Luigi, Peach, Rabbid Mario, Yoshi, y la versión Rabbid de este último.

Todo el peso del juego reside en los combates por turnos y dentro de los mismos encontramos algunas variantes. Los que más predominan son los enfrentamientos en los que tenemos que acabar con todos los enemigos que hay en pantalla, aunque también hay otros objetivos. En otras ocasiones tenemos que acabar con un número determinado de Rabbids para completar el nivel. La tercera de las disciplinas nos pone la misión de llegar hasta un punto del mapa mientras sobrevivimos a los ataques de los rivales, y de esta sale la variante de escolta, un tipo de partida en la que igualmente tenemos que llegar a un punto de control, pero en esta ocasión con un personaje adicional que se une al grupo en diversos momentos de la historia. Por últimos están los enfrentamientos contra los jefes, los cuales implican algún pequeño puzle o situación a resolver para poder dañar a los enemigos más fuertes.

En todos los tipos de partidas que hemos presentado antes hay unos patrones en común y es el modo de jugar. Cada bando dispone de un turno y a su vez los personajes pueden realizar hasta tres acciones: moverse, atacar y activar una habilidad. A la hora de desplazarnos podemos ayudarnos de nuestros compañeros para que nos lancen hasta localizaciones más lejanas e incluso pasar por al lado de los enemigos y darles un golpe de propina, así como utilizar tuberías. La fase de ataque por su parte nos ofrece utilizar cualquiera de las dos armas de nuestros personajes, al igual que a la hora de activar las habilidades que tenemos disponibles.

Como en cualquier título del género cada personaje tiene su propia razón de ser y una serie de movimientos y posibilidades que los demás no ofrecen. Por ejemplo Mario es el personaje más equilibrado del título y sus talentos ofensivos son bastante destacables, mientras que  Rabbid Peach va descubriendo posibilidades para sanar y bloquear daño o Luigi es un experto con el ataque a larga distancia. Según vamos teniendo más personajes en nuestro grupo es realmente difícil decidir a cuáles dejamos en el banquillo y con cuales salimos a la aventura, ya que están muy diferenciados en cuanto a su rol en las batallas.

Volviendo a los combates cabe destacar que debemos tener en cuenta algunas características como la recarga de las habilidades. En todos los turnos podemos atacar con el arma principal, pero si utilizamos la secundaria o algunas de las habilidades debemos esperar algunos turnos para volver a tener estas disponibles. Así mismo encontramos diferentes efectos o cambios de estado que se aplican tanto en los rivales como en nosotros mismos: escudos, potenciadores, contraataques, inmovilización, imposibilidad de atacar, etc.

A la hora de comprar nuevo equipo debemos tener en cuenta el número de monedas que tenemos en nuestro poder, pero previamente hay que desbloquear cada uno de los elementos ya sea consiguiéndolos en cofres o como recompensas. Por su parte, cuando estamos fuera de los combates no encontramos las típicas plataformas de los juegos de Mario, pero sí diferentes puzles que van aumentando su dificultad según accedemos a los diferentes mundos. Así mismo caben destacar los niveles bonus que ofrecen un tiempo limitado para superarse y a los cuales podemos acceder desde cañones especiales.

El universo creado en Mario + Rabbids: Kingdom Battle es realmente bonito y cada uno de los mundos que encontramos ofrece una caracterización diferente. Es más, los enemigos también personalizan su apariencia dependiendo del mundo en el que estamos. Cabe destacar que los enfrentamientos en ocasiones también ofrecen elementos añadidos que alteran la forma de disfrutar o afrontar las peleas. Por ejemplo pueden aparecer tornados y debemos estudiar su avance antes de posicionar a los enemigos, o en otros casos aparecen por ejemplo los Chomp Cadena que tras cada turno se lanzan contra el personaje más cercano, ya sea rival o aliado. Estas características también dependen de cada mundo.

El cuartel general, al que también se puede acceder desde la propia partida sin visitar el Reino Champiñón, nos ofrece cambiar los miembros de nuestro equipo, comprar y equipar armas, así como utilizar los puntos disponibles en el árbol de habilidades. Cabe destacar que los personajes que no utilizamos también obtienen estos puntos para poder mejorarlos y no existe ningún leveo de personajes más allá de las mejoras de habilidades o las bonificaciones que nos conceden algunos combates.

La rejugabilidad es otro aspecto que se ha querido potenciar y por ello al final de cada enfrentamiento obtenemos una puntuación que gira en torno al número de turnos empleados en cada nivel, así como los personajes caídos en combate. Desde la Lavadora podemos acceder a los diferentes capítulos de cada mundo, para así repetir los combates que se dan en cada uno de ellos. Por otro lado cabe destacar que los cañones que nos dan acceso a cada nivel también ofrecen la posibilidad de lanzarnos a determinados puntos del mapa pero siempre tras completar una zona completa. De esta forma podemos viajar a los diferentes rincones de los mundos para recoger cofres olvidados, acceder a los desafíos especiales e incluso acceder a los capítulos secretos que hay que desbloquear.

El reino Champiñón también ofrece un Museo, en el que se dan cita todas las piezas de la colección que encontramos según avanzamos en el juego. De esta forma podemos acceder a pistas musicales, ilustraciones, modelos 3D de los personajes y cartas coleccionables. Por otro lado el título no ha dejado de lado la compatibilidad con las figuras Amiibo y por ello las correspondientes a la serie Mario podemos desbloquear nuevas armas.

Aunque el título centra su experiencia en las partidas de un jugador en el modo historia, también encontramos una serie de misiones multijugador a las que podemos acceder desde la Cúpula Colega. De esta forma podemos disfrutar de la experiencia junto a un amigo en formato local. Eso sí, cabe destacar que en esta disciplina cada jugador controla a dos personajes, en lugar de tres como en la campaña.

El sentido del humor está presente en todo momento y de eso nos damos cuenta desde que cogemos el mando y nos ponemos a jugar. Ver a Rabbid Peach haciéndose selfies, un Bill Bala enganchado en unos gigantescos calzoncillos, así como decenas de escenas que plasman los Rabbids  a lo largo de los escenarios son solo algunos ejemplos. Tampoco faltan las referencias a otros títulos de la serie como Mario Kart, o al universo de Mario en general gracias a los champiñones rojos con los que podemos recuperar nuestra salud o los pequeños puzles de monedas rojas que todos los fans del fontanero ya conocerán.

Hemos disfrutado de Mario + Rabbids: Kingdom Battle tanto en su vertiente portátil como en la televisión y en ambos casos es realmente cómodo. Los escenarios creados son realmente bonitos y el apartado artístico en general destaca desde el primer minuto del juego con un detalle que no os hemos querido desvelar para que lo disfrutéis por vosotros mismos.

Cabe destacar que antes de cada combate tenemos la posibilidad de reducir su nivel de dificultad, lo que también nos ofrece una recuperación y extensión del nivel de salud de nuestro personajes. La curva de dificultad está muy bien ajustada y en ningún momento nos hemos topado con un salto desmesurado.

Ubisoft ya ha anunciado que la experiencia de Mario + Rabbids: Kingdom Battle continuará creciendo en el futuro con los complementos adicionales que llegarán gracias a su pase de temporada. Con el lanzamiento del juego se ofrecerán 8 armas estilo steampunk para todos los que adquieran el pase, mientras que en otoño llegarán nuevos desafíos para un jugador y también para el cooperativo. La guinda del pastel lo pondrá la expansión de la historia que llegará en 2018 y que también está incluida en este complemento.

Alberto Hernanz

Jugabilidad: El sistema de control que ofrece Mario + Rabbids: Kingdom Battle es realmente sencillo y aunque según se avanza en la historia se desbloquean nuevas habilidades y movimientos en ningún momento deja de ser intuitivo. Por su parte el árbol de habilidades permite adjudicar los puntos de mejora de forma automática para que los más pequeños no tengan complicaciones al realizar tal tarea.

Historia: Cuando pudimos realizar la preview del juego parecía que no había un gran trasfondo detrás de la narración, pero el inicio del juego ofrece una serie de acontecimientos que ocurren para dar lugar a la historia que después nos encontramos. Aunque en el fondo no deja de ser la misma historia de siempre en la que tenemos que parar los pies al malo de turno, se agradece que se haya dado ese pequeño toque narrativo.

Gráficos: Es difícil encontrar un título en el que participe Mario y que no se haya mimado su apartado gráfico y esta no iba a ser la excepción. En esta ocasión encontramos bellos escenarios llenos de detalles y curiosidades a cada paso, así como la caracterización de personajes y enemigos está realmente cuidada.

Sonido: No faltan melodías clásicas de Mario o algunas versionadas, así como temas musicales propios. Este apartado unido a los pasajes que recorremos nos hacen disfrutar aún más de la experiencia.

Duración: La rejugalidad está servida a la hora de descubrir todos los secretos del juego, aunque de por si la historia nos puede durar en torno a 20 horas. Además los retos multijugador nos ofrecen una forma de disfrutar de la experiencia con otras personas y próximamente llegará más contenido con su pase de temporada.

Conclusión: Mario + Rabbids: Kingdom Battle ha sido una grata sorpresa y sin lugar a dudas uno de los títulos más entretenidos que hemos disfrutado durante este verano. Sus buenas formas nos han hecho disfrutar de principio a fin y desde luego no nos importaría ver un nuevo título de este crossover en el futuro.

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…
Super Mario Odyssey
Rayman Legends
 

Mario + Rabbids: Kingdom Battle une a la perfección a los Rabbids y el universo del Reino Champiñón. Además incluye misiones cooperativas para dos jugadores.

 

Cerrar