El basket según Nintendo

El infatigable Mario sigue haciendo sus pinitos en el mundo del deporte. En este caso con un juego de baloncesto que le reúne de nuevo con otros ilustres de Nintendo. Como siga así, Mario va a perder esa figura rechoncha tan popular…

No es algo nuevo. Mario siempre ha sido un amante de los deportes, casi tanto como de las plataformas. Desde el mítico Mario Golf de ocho bits hasta el Mario Super Strikers de GameCube, el fontanero ha demostrado ser un deportista nato. Eso sí, siempre entendiendo cada competición a su manera. Y un juego tan popular como el baloncesto no iba a ser una excepción. Un nuevo deporte al que Mario se anima, en un juego exclusivo para Nintendo DS.

Directo a canasta

Al igual que en Mario Sports Mix, en este juego todo empieza por elegir a nuestro equipo. Para ello no solamente contamos con Mario, sino también con otros personajes tan conocidos como Luigi, Donkey Kong, Peach, Yoshi, Wario… vamos, los que no se pierden ni una cita del fontanero. Y eso sin contar a algún que otro protagonista de títulos de Square-Enix, que son los desarrolladores del juego y tampoco han querido que sus mascotas falten a la cita.

Una vez seleccionados tres (los partidos son siempre de tres contra tres), saltamos a la cancha. Sobra decir que cada personaje cuenta con sus propias características, por lo que no es lo mismo formar un equipo que otro a la hora de jugar. Lo que no cambia nunca es el ritmo alocado de los encuentros. Estamos hablando de un juego de Mario, claro, por lo que la simulación ni existe ni se quiere. Las disputas son auténticas locuras en las que podemos encestar canastas que valen un montón de puntos extras, usar ítem diferentes “made in Mario” como bombas o conchas de tortuga, e incluso realizar mates imposibles que harían palidecer de envidia a la mismísima serie NBA Jam de Electronic Arts.

La gran singularidad del juego, aquello que lo diferencia de otros arcades similares, es su sistema de control. En este caso Square-Enix ha apostado por programar un juego táctil, que nos obliga a utilizar el lápiz si queremos driblar, tirar, pasar o llevar a cabo cualquier tipo de acción en la cancha. En un principio parece algo un poco extraño para un juego deportivo, pero al final se le coge el truco. Eso sí, hace falta algo más de tiempo del habitual en acostumbrarse a él. ¡A entrenar se ha dicho!

En lo concerniente a lo visual, tanto las canchas como los personajes -todos ellos realizados en tres dimensiones- cuentan con un estilo en plan dibujos animados realmente desenfadado, propio de los juegos protagonizados por el personaje de la Gran N. Además, todas las pistas están sacadas del universo del fontanero, al igual que los ítems que podemos usar en los partidos. En fin, que así es el baloncesto según Mario.

Cerrar