Suma de talentos

Mario sigue intentando llegar a ser la mascota más en forma del sector. Entre juegos deportivos, aventuras repletas de saltos, olimpiadas y karts, está claro que no le hace falta ir al gimnasio.

No es la primera vez que nos encontramos con que Mario y compañía protagonizan un juego deportivo. De hecho, desde que fuera el árbitro en el Tennis de la clásica Game Boy, el personaje no ha dejado de hacer sus pinitos en este género: fútbol, baloncesto, Juegos Olímpicos, golf… Esta vez Nintendo parece no haberse dado por contento con una sola disciplina y ha reunido en un solo juego varias de ellas.

Siempre en forma

Si es que ya lo dice Paul Stanley: la mejor manera de estar siempre en forma es no dejar de estarlo nunca, y da la impresión de que Mario se ha tomado esta máxima al pie de la letra. Quienes ya jugaran en su día a Mario Strikers o a Slam Basketball (el título de Nintendo DS), podrán hacerse una idea fácil de por dónde van los tiros aquí, sólo que expandiendo la experiencia. Los deportes incluidos en el juego son los siguientes: baloncesto (algo en lo que el fontanero ya tiene experiencia), voleibol, balón prisionero y hockey sobre hielo. Pero éstos no suponen la única propuesta de la aventura, ya que además encontramos distintos minijuegos.

Mario Sports Mix ofrece, de inicio, la posibilidad de elegir entre doce personajes del universo del fontanero, sin faltar a la cita Luigi, Peach, Donkey Kong o Yoshi. Los “imprescindibles”, vaya. Pero a esta oferta hay que sumarle muchos más, que podemos ir desbloqueando a medida que sumamos retos y que, no sólo son personajes de Nintendo, sino también de las sagas Final Fantasy y Dragon Quest, ambas de la compañía Square Enix.

Sobra decir que, como es habitual dentro de este tipo de juegos, la simulación brilla por su ausencia. O, dicho de otra forma, que estamos ante un juego en el que la diversión prima por encima de todo lo demás. En Mario Sports Mix apenas existen normas y nada se parece demasiado a los deportes de verdad. Es pura tradición arcade, ni más ni menos, enfocada a la diversión en familia.

Esto no quiere decir, no obstante, que el juego sea todo simpleza y sencillez. Al principio de cada partido tenemos que elegir entre los personajes que queremos que formen nuestro equipo. Y esto no es fácil, puesto que dependiendo de cada personaje, éstos tienen unas características u otras (fuerza, técnica, velocidad…). Por supuesto, los encuentros están salpicados a su vez de todo tipo de ítems (bombas, caparazones, corazones) que podemos usar contra los enemigos y que convierten cada partido en una locura. A lo que hay que sumar un control sencillo y personalizable en el que no faltan los lanzamientos especiales. Sin duda, se trata de un título muy de Nintendo, con el que puede disfrutar cualquier tipo de jugador, sea cual sea su nivel. Eso sí, el título da lo mejor de sí en multijugador.

Cerrar