Conviértete en la estrella de los deportes

14279

Mario se cansó de enfrentarse a los koopas y compañía y se pasó al mundo del deporte allá por los años 80. Si bien hizo sus primeros pinitos en el golf, parece que le pilló el gustillo a esta nueva etapa y ha ido continuando ofreciéndonos este tipo de experiencias hasta el día de hoy.

Con Mario Sports Superstars, los personajes de la franquicia se miden en un total de cinco deportes: fútbol, béisbol, tenis, golf y equitación. Mientras que ya hemos visto en alguna que otra ocasión a Mario jugando al tenis, se añaden experiencias totalmente nuevas como el último deporte mencionado. Te contamos qué nos ha parecido este intento de traer a la consola portátil de Nintendo esta experiencia. Al estar dividido en categorías diferenciadas, lo analizaremos por partes.

En el modo individual encontramos la posibilidad de hacer un Entrenamiento, echar un partido Amistoso contra otros personajes y hacer un Torneo. Los torneos tienen diferente dificultad y éstas se van desbloqueando a medida que ganas las copas. El primero de todos es el de la Copa Champiñón, donde los rivales no suponen demasiada dificultad.

Cuando inicias un partido puedes elegir a un capitán y segundo capitán, los compañeros y el portero. A la hora de elegir a nuestro futbolista hay que tener en cuenta las habilidades del personaje, pues cada uno de ellos tiene un punto fuerte (técnica, velocidad, general, potencia). En cuanto a tus compañeros, puedes elegir entre hasta ocho tipos como los koopas, shy guys, y kameks, donde se incluyen también sus variantes en distintos colores. De portero podrás elegir entre Bum Bum y Pum Pum. El objetivo de este deporte es que te crees un equipo con un buen equilibrio, cosa bastante fácil de conseguir si te fijas en los atributos de cada uno de los posibles jugadores. No obstante, los capitanes serán los que únicos capaces de usar habilidades especiales, motivo por el que es más importante decidir cuáles escoger.

Tanto al principio como a lo largo del partido tendremos la opción de cambiar la formación del equipo, por si encontramos algún flanco especialmente débil que pueden aprovechar nuestros rivales. Por un lado, puedes decidir entre diversas formaciones, y por otro cambiar la distribución del equipo.

Como en todo partido de fútbol, tendremos saques de banda, saques de puerta, fueras de juego… por lo que es un minijuego bastante fácil de dominar si conocemos las reglas básicas de este deporte. Su jugabilidad es más bien sencilla y no cuesta para nada llegar a hacerse con los controles.

Si por el contrario prefieres jugar con amigos u otras personas, tienes a tu disposición un modo multijugador con diversas opciones: local, en línea y global. Estas opciones se repetirán a lo largo del resto de minijuegos.

Tras varios intentos, el béisbol es el minijuego que nos ha parecido más complejo en cuanto a jugabilidad. Hay que tener en cuenta múltiples factores tales como la dirección del lanzamiento, el tipo de lanzamiento y la velocidad de la bola.

A diferencia del fútbol, a la hora de conformar tu equipo podrás elegir al completo sus componentes. De nuevo, tendrás que tener en cuenta los atributos de cada uno, y hay que tener en cuenta que un personaje puede ser especialmente fuerte en un deporte pero tener mayor debilidad en otro.

En total, deberás elegir 9 personajes y distribuirlos según tus gustos. El orden de bateo también lo podrás personalizar, y aquí recomendamos especialmente prestar atención a las características del equipo. Como lanzador no tendremos demasiadas complicaciones y podrás hacer distintos lanzamientos con tal de evitar que el bateador rival le dé a la pelota.

Por el contrario, a la hora de tener el rol de bateador la cosa se complica más. Aquí hay que jugar mucho con la anticipación y darle exactamente en el momento preciso, ni antes ni después porque no tendrás éxito. Podremos optar entre un bateo duro o controlado y determinar con qué parte del bate golpearemos, para lo que es recomendable usar la mayor superficie del centro. 

Cuando la barra AE se llene, podrás ejecutar un movimiento especial que bien podría salvarte de una situación delicada, así que es muy útil recurrir a él en casos donde no veamos el partido a nuestro favor.

Aquí, tanto el modo individual como multijugador son muy similares a los del Fútbol. Como diferencia encontramos que en el Entrenamiento podemos poner a prueba nuestras habilidades de lanzamiento y bateo, incluyendo un desafío especial en el que tendremos que batear la bola para que atraviese unos anillos.

En la parte individual encontramos un Torneo, un Amistoso (individual o por dobles) y un Entrenamiento. En el caso del entrenamiento tendremos dos opciones: un desafío (hacer que la pelota atraviese unos anillos) y el peloteo (hay que evitar que la pelota caiga en un panel Bowser).

Tiene una dificultad media pero no llega a resultar tan complejo como el Béisbol. Los partidos transcurren de la misma partida que el tenis real, pero hay una diferencia que hace especial este minijuego: a lo largo de los partidos, habrá momentos en los que una parte del terreno se iluminará de un color determinado. Si eres lo suficientemente rápido y vas hasta ahí, podrás presionar una combinación de botones para ejecutar un ataque especial que difícilmente podrá evitar el rival. La única pega es que hay que actuar bastante rápido o de lo contrario perderás una gran oportunidad. 

Aquí, el Amistoso es sustituido por el llamado Juego por golpes, en el que podremos establecer nuestras propias reglas y jugar con ellas. En el entrenamiento tendremos disponibles un desafío y tres prácticas de drive, approach y putt. En estos tres últimos casos la regla es la misma: dejar la bola en el círculo.

Cada personaje estará especializado en algún tipo de golpe (draw, fade o recto, con la diferencia de que la trayectoria de la bola cambia según el que se elija), y su drive puede alcanzar distintas alturas. Además, puedes elegir si el personaje es zurdo o diestro, para que se ajuste más a tus gustos.

Este deporte no es excesivamente difícil, aunque hay que tener en cuenta el desnivel del terreno, la velocidad del viento y el tipo de palo que usamos, ya que pueden modificar la trayectoria de nuestro lanzamientos y hacérnoslo pasar realmente mal.

Tendremos a nuestra disposición multitud de escenarios tales como el Bosque Esmeralda y la Pradera Dorada. En todos ellos se nos indicará el número de hoyos que posee, por si queremos optar por una partida más o menos rápida.

De entre todos los minijuegos, este es el menos dinámico y quizás por ello resulta mucho más fácil dominarlo. No obstante, esto no quiere decir que no sea entretenido, pues teniendo en cuenta que este videojuego está orientado a un público infantil, es ideal para realizar la primera toma de contacto y comprobar el manejo de los controles básicos. 

Este es, con toda probabilidad, el minijuego más sorprendente de todos. Mientras que de los otros deportes ya contábamos algún que otro precedente como Mario Tennis y Mario & Sonic en los JJOO, este se estrena por primera vez en la franquicia y nada desacertadamente.

En el modo individual podremos optar por los ya conocidos Torneos, Carreras libres con nuestras propias reglas, y un Entrenamiento libre para seguir puliendo los circuitos que se nos resisten.

Durante las carreras tendremos que prestar atención a más bien pocos elementos: que nuestro caballo corra o frene según las circunstancias y logre sortear todos aquellos obstáculos que se presenten. También nos encontraremos con estrellas, que rellenarán unos marcadores estelares que nos permitirán esprintar y adelantar con gran diferencia a nuestros rivales. Eso sí, debemos recordar que nuestro caballo no es una máquina y después de tanto ajetreo podría cansarse. Aquí es cuando entran las zanahorias, que las deberemos consumir si queremos que nuestra montura se recupere.

Aun así, hay otra forma de recuperar nuestra resistencia que puede resultar incoherente teniendo en cuenta que estamos ante un minijuego competitivo: acercándose y manteniéndose al lado de los rivales. Por supuesto, habrá que ir con mucho ojo cuando hagamos esto porque no conviene que nos adelanten, pero nuestro caballo o yegua agradecerá el estar rodeado de los de su propia especie y ganará una resistencia que podría determinar el final de la carrera.

De todo lo que encontramos en la Equitación, el Establo es lo que más nos ha llamado la atención. El objetivo del Establo es ayudarnos a estrechar lazos con nuestra montura. ¿Para qué? Pues para que así sus atributos mejoren. Podremos peinar, lavar y jugar con nuestro caballo o nuestra yegua, e incluso ponerle un nombre y accesorios, para que así vayan bien monos mientras compiten.

Si te sientes con ánimos para darle un paseo, podrás encontrar comida, charcos de agua en los que la montura puede beber, y nuevos accesorios.

Este minijuego tampoco es excesivamente difícil, pero hemos notado que a la hora de impulsarnos hay que pulsar repetidamente el botón adecuado en lugar de mantenerlo, que es a lo que normalmente estamos acostumbrados,

Alejándonos ya del funcionamiento de los minijuegos, cabe mencionar que el número de personajes y escenarios se puede ir ampliando a medida que jugamos, lo que supone el gran incentivo para no abandonar Mario Sports Superstars.

Por otro lado, el videojuego cuenta con algo que puede que toque la fibra sensible de los jugadores más veteranos. ¿Recuerdas esa época en la que todos los niños coleccionaban cromos y tarjetas de sus jugadores favoritos? Pues aquí podemos hacer exactamente lo mismo. A medida que juguemos ganaremos monedas que podremos canjear por sobres de cartas (normales, excepcionales, épicas, de monturas, equipamiento o personajes secundarios). Si llegamos a tener 100 cartas repetidas, podremos cambiarlas por un nuevo pack de sobres. Hay un total de 324 por conseguir, así que puede que te lleve algo de tiempo hacerte con todas.

Precisamente, es en la Colección donde cobran importancia los amiibos. Según el deporte al que cada uno haga referencia, recibirás 5 sobres de dicha categoría. 

A nivel gráfico el videojuego destaca por su diseño único, sobre todo el de las monturas. Como viene siendo propio de un videojuego de Mario, los colores son muy vivos y los escenarios llamativos y con muchos colores. Hay una gran variedad de circuitos en todo tipo de terrenos y el repertorio es amplio y específico de cada deporte. La banda sonora es, a su vez, muy entretenida y animada, lo que hará que no quieras dejar de jugar.

Mario Sports Superstars sale a la venta el 10 de marzo para Nintendo 3DS, así que solo quedan unos días para que decidas si lo quieres o no. Como hemos mencionado, este videojuego es una buena elección como regalo para un niño, pues sus amplios tutoriales facilitan mucho el que cualquier jugador, tenga la edad que tenga, pueda dominar las mecánicas básicas.

María Rosado

 

Jugabilidad: Mario Sports Superstars puede hacerse algo monótono en solitario, pero no cabe duda que con amigos puede convertirse en un auténtico rompeamistades. Hay algún minijuego que puede presentar dificultades en su asimilación, pero rápidamente se comprenden las reglas y mecánicas básicas.

Gráficos: colores muy llamativos que captarán la atención sobre todo de los más pequeños. El diseño de niveles destaca por dejarnos circuitos exclusivos en cada categoría y con diferentes escenarios.

Sonido: La banda sonora es muy animada y te ayuda a disfrutar todavía más. El videojuego llegará en completo castellano.

Conclusiones: Mario Sports Superstars es un videojuego que tal vez disfrute más el público infantil, pero que también puede resultar especialmente divertido en su vertiente multijugador. Si hay algún deporte que no te convence, siempre puedes optar por especializarte en los demás. Sin duda alguna, la apuesta por la Equitación ha sido muy acertada y esperamos encontrar en futuros videojuegos deportivos de Mario nuevas categorías más allá de las típicas.


Juegos Relacionados Si te gusta juega a…  
Toda la saga Mario

 

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.
Cerrar