Mascotas olímpicas

¿Sonic y Mario unidos en un mismo videojuego? Así es. Ambos personajes protagonizan un título ambientado en los Juegos Olímpicos de Beijing. Hay que ver cómo cambian los tiempos…

Si hace veinte años nos hubiesen dicho que Mario y Sonic iban a estrenar juntos un mismo título no nos lo hubiésemos creído. Pero, claro, la situación de Nintendo y, sobre todo, de SEGA ha cambiado mucho en los últimos tiempos. En este caso es la segunda compañía la encargada de desarrollar un juego basado en la Olimpiadas.

En sus marcas

Teniendo en cuenta que SEGA dispone desde hace varios años de la licencia de los Juegos Olímpicos, hay que empezar por decir que estamos ante un juego completamente oficial. Pero claro, en esta ocasión en lugar de contar con deportistas reales, son las mascotas de ambas compañías quienes compiten. Personajes tan populares como Mario, Sonic, Tails, Robotnik, Luigi o Yoshi, por citar varios ejemplos. En total encontramos dieciséis de ellos, cada uno con sus atributos propios y divididos en fuerza, velocidad, técnica y versatilidad.

El número de pruebas en las que podemos participar es bastante alto, y entre ellas están las de salto de trampolín, carreras (de natación, atletismo, etc.), tiro con arco, esgrima, salto de altura… y así hasta un total de más de veinte disciplinas. A ellas hay que sumarle varios modos de juego y distintos niveles de dificultad. Por supuesto, las características de cada personaje hacen que éstos resulten más recomendables para unas pruebas que para otras. El más claro ejemplo de ellos es Sonic y las carreras, claro.

Con respecto al control, el juego resulta variado, pero bastante accesible en todo momento. Está claro que estamos hablando de un título pensado para todo tipo de jugadores, tanto veteranos como jovencitos. En cualquier caso, SEGA ha aprovechado las posibilidades del mando de Wii, para que realizar cada ejercicio resulte realista y, sobre todo, bastante movido.

Además, también ha permitido que se pueda compartir el juego con hasta tres amigos. Siempre participando en una misma consola, nada de partidas a través de Internet. Y como suele ser habitual, es jugando en compañía como más se puede llegar a exprimir el juego.

En cuanto a los gráficos, nos encontramos con personajes animados con mucho detalle y muy fieles a su aspecto de siempre. Está claro que estamos ante un juego desenfadado a más no poder que, no obstante, no renuncia a una ambientación relativamente realista al referirnos a estadios, pistas, piscinas y demás. En ese sentido se ha respetado la esencia de los Juegos Olímpicos celebrados en la ciudad china de Pekín.

Cerrar