Análisis de Guardianes de la Galaxia – Episodio 3: Sentimientos ocultos

Una de las cosas que ha hecho grande a Telltale Games es la capacidad de tomar como punto de partida una licencia muy popular y querida y darle una vuelta de tuerca. Lo han hecho con The Walking Dead, con Batman, con Juego de Tronos, con Minecraft, con Borderlands o con The Wolf Among Us (basado en los cómics Fábulas). Uno de sus más recientes trabajos también ha apostado por la misma línea de adaptaciones.

Nos estamos refiriendo a Guardianes de la Galaxia, que debutó el pasado mes de abril antes del estreno de la segunda película de la saga en el Universo Cinematográfico de Marvel y que nos presentó a un grupo de héroes ya constituido como Guardianes que debía enfrentarse a una nueva misión. Esa nueva tarea les llevó a descubrir la Forja de la Eternidad, un misterioso artefacto que también perseguía el temible y poderoso Thanos.

En este episodio tres de la serie de cinco que compondrá la primera temporada de Marvel’s Guardians of the Galaxy: The Telltale Series profundizaremos todavía más en la Forja de la Eternidad y conoceremos de una vez por todas de qué se trata. Sin más dilación pasamos a contarte, sin spoilers, nuestras impresiones del capítulo tres, llamado Más que un sentimiento (More than a Feeling), que hemos jugado en PlayStation 4.

El episodio tres de Guardianes de la Galaxia de Telltale comienza justo donde lo dejamos hace dos meses y medio, con Peter Quill alucinando y nuevamente inmerso en un recuerdo de su pasado. Gracias a él podemos conocer un poco más de la relación con su madre y cómo iba avanzando su enfermedad antes de perderla. En esta ocasión, sin embargo, la nueva entrega profundiza todavía más en el pasado de Gamora.

Si el episodio dos iba dedicado a Rocket, al que podíamos conocer más gracias a las visiones de la Forja de la Eternidad, en esta ocasión hemos tenido la oportunidad de poder conocer a la “hija” de Thanos. De hecho, a lo largo del capítulo podemos vivir algunos episodios de Gamora con Thanos y Nebula en sus orígenes, lo que nos dará una nueva perspectiva de por qué ambas hermanas son como son en la actualidad.

Uno de los puntos fuertes de Más que un sentimiento es que al fin nos deja meter baza en la relación entre Gamora y Nebula y de nosotros dependerá en gran medida que ambas puedan mejorar su relación o romperla definitivamente. Sin embargo, lo mejor de todo el episodio es la aparición de un personaje que los que vieran Guardianes de la Galaxia Vol. 2 ya conocerán y, probablemente, ya tendrán bastante cariño.

Estamos hablando de Mantis, que ha sido estupendamente recreada en este nuevo episodio del Guardianes de la Galaxia de Telltale y apunta a convertirse en un personaje importante en lo que resta de temporada. Los que vieran la película, de hecho, reconocerán algunos elementos que trataba el film en este tercer episodio, en el que al fin se nos revela cuál es la función exacta de la compleja y misteriosa Forja de la Eternidad.

Gracias a Mantis podremos descubrir también un poco más sobre la personalidad de todos los integrantes de los Guardianes, pero lo cierto es que la serie de Telltale Games sigue pecando de una cosa bastante molesta y que nunca había llegado hasta este punto en otros de sus juegos: todas las decisiones que tomamos agradan a la mitad de los Guardianes y desagradan a la otra mitad. ¿Pero qué clase de grupo de amigos somos que no somos capaces de respetar ninguna decisión del líder?

Lo peor de todo es que, al menos en nuestro caso, todas las decisiones que tomamos siempre parecen molestar a los mismos personajes, de modo que deben estar hasta el gorro de nosotros. Es verdaderamente sorprendente que los cinca primeras partes del capítulo (siempre están divididos en seis partes) pasen extremadamente rápido. Podemos terminarlas en unos tres cuartos de hora, de modo que pensábamos que iba a ser el episodio más breve hasta la fecha. Finalmente con la sexta parte se arregló el tema de la duración.

El motivo de que todo vaya tan rápido en la primera mitad es que todo lo que vemos en pantalla son cinemáticas, Quick Time Events y/o conversaciones, por lo que lo que Telltale nos cuenta pasa sumamente veloz. En el último tramo del episodio se nos otorga algo más de libertad en una de las típicas fases de explorar un escenario y hablar con los personajes que nos acompañan, de modo que se alarga la duración in extremis.

Sin embargo, esta parte final también es la más aburrida de todo el episodio y ni siquiera el final que debería dejarnos en vilo hasta el episodio cuatro lo consigue. Guardianes de la Galaxia de Telltale está siendo indudablemente entretenido, pero no consigue sorprender como sí lo hacían antaño las obras del estudio californiano. Eso sí, en este episodio hemos tenido que tomar una decisión que seguramente afectará de forma importante al devenir de nuestra partida.

Joel Castillo

Jugabilidad: Hasta el tramo final del episodio nos topamos con la trillada fórmula de Telltale, que combina conversaciones, diálogos, Quick Time Events y cinemáticas. En la parte final sí podemos tomar más el control de Peter Quill y movernos explorando el escenario libremente, aunque probablemente también es la parte más aburrida del episodio.

Gráficos: Como ya hemos comentado en los análisis de los anteriores episodios el toque comiquero le sienta de lujo a Guardianes de la Galaxia, pero no es el videojuego de Telltale Games que mejor luce. Batman: The Enemy Within, por ejemplo, está muy por encima en acabado visual. No hay caídas de frames ni hemos sufrido crasheos.

Sonido: Nada más se lanzó el episodio en PlayStation 4 no podíamos actualizar para tener los subtítulos en castellano, pero unas horas después el problema estaba solucionado. Tanto las voces que ya conocemos como las que se van incorporando al reparto lo hacen de lujo, por no hablar de la maravillosa música ochentera.

Duración: Aunque al principio parecía que tendríamos malas noticias en este apartado, el nuevo episodio de Guardianes de la Galaxia vuelve a estar en torno a la hora y cuarto de duración, algo a lo que ya nos ha acostumbrado Telltale a pesar de tener que esperar muchos meses entre episodio y episodio.

Conclusión: Si no fuera porque hemos tenido que tomar una decisión crucial para el devenir de la temporada este episodio tres de Guardianes de la Galaxia nos hubiera parecido puro relleno. Tras más de dos meses y medio de espera queríamos un episodio más emocionante, sorprendente, largo y, sobre todo, relevante. Todo avanza con interés, pero aún estamos esperando ese boom que haga que Guardianes de la Galaxia de Telltale (que sigue prometiendo mucho) acabe siendo un gran videojuego. De momento seguimos con las medias tintas a pesar de la satisfactoria aparición de Mantis.

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…
Guardianes de la Galaxia Mantis aparece por primera vez en este nuevo episodio.

Publicaciones relacionadas

Cerrar