Análisis de Guardianes de la Galaxia – Episodio 4: Un final incierto

El pasado mes de mayo Telltale Games aprovechó el estreno en los cines de todo el mundo de Guardianes de la Galaxia Vol. 2 para sacar a la luz su propia adaptación de la historia de Marvel, que tomaba elementos de la segunda entrega del Universo Cinematográfico de Marvel y otros tantos de los cómics para dar lugar a un argumento diferente pero indudablemente prometedor. Y todo aderezado por un tono cómico muy acertado.

Ese tono humorístico hacía prever que Guardianes de la Galaxia de Telltale se podía acercar al nivel de otra de las grandes obras del estudio californiano. Nos referimos al brillante Tales from the Borderlands, cuyo futuro parece oscuro. Sin embargo con el paso de los episodios el nivel ha ido descendiendo y lo que parecía prometedor se ha estancado. Esperábamos que el cuarto episodio lo remediara. Lo ha hecho solo a medias.

El final de la primera temporada del Guardianes de la Galaxia de Telltale Games está muy cerca y hoy queremos contarte al detalle (y sin spoilers) qué nos ha parecido el cuarto episodio, que tiene por título Quién te necesita y que pone a Peter Quill (también conocido como Star-Lord) en una situación más complicada que nunca, pues los Guardianes están cada vez más distanciados entre sí. Analizamos la versión de PlayStation 4 del juego.

La gran promesa de Telltale para este cuarto y penúltimo episodio de la temporada de Guardianes de la Galaxia era que todas las decisiones que habíamos tomado hasta este punto cobrarían importancia. Lo que hemos podido comprobar en nuestra experiencia es completamente contrario a esta afirmación. No solo no han tenido peso, sino que hemos comprobado que todo se ha vuelto en nuestra contra del modo más inesperado teniendo en cuenta cómo habíamos actuado hasta ahora.

Los Guardianes a los que más habíamos apoyado en la piel de Peter Quill se han puesto en nuestro contra, mientras aquellos a los que más habíamos desatendido se han acercado de una forma increíblemente artificial a Star-Lord. Precisamente en las decisiones está el otro punto flaco de este cuarto episodio. A pesar de conseguir sorprender (algo difícil de hacer con una licencia tan limitada) no logra ponernos al límite.

Atrás quedaron los videojuegos de Telltale que nos hacían mordernos las uñas para tomar cada decisión. De ello podía depender la vida o la muerte de nuestro protagonista de o de personajes muy queridos. Ahora, aunque las decisiones puedan resultar duras, todas son demasiado sencillas de tomar. La decisión clave de este episodio (en el momento en el que lo jugamos) había sido tomado de forma acorde por más de un 70% de los jugadores de la obra de Telltale.

Lo que verdaderamente resulta molesto es que todo lo que hemos hecho con anterioridad (o incluso en el mismo episodio) quede en nada por culpa de una sola decisión. Los personajes que rodean a Peter Quill cambian de opinión como una persona lo hace de ropa interior. Y eso es precisamente lo que hace que Guardianes de la Galaxia de Telltale esté resultando cada vez más una experiencia inconsistente y poco creíble.

También hay cosas positivas en el cuarto episodio de Guardianes de la Galaxia. Como en los anteriores lo mejor ha sido explorar el pasado de uno de los protagonistas. Ya lo habíamos hecho con Peter, Rocket y Gamora y ahora le ha tocado el turno a Drax. Su fase de flashback ha sido considerablemente más breve que la del resto de personajes, pero es el momento con mayor carga emotiva del capítulo y la que más nos ha convencido.

En lo técnico nos hemos encontrado una estabilidad que cada vez es más común en las producciones de Telltale Games. Aunque algunos recientes lanzamientos (como el segundo episodio de Batman: The Enemy Within) ha sido desastrosos, Guardianes de la Galaxia se está salvando de los problemas y ha gozado de una tasa de frames estable, algo que por otro lado debería ser la norma. A ello hay que añadir un buen subtitulado al castellano, sin errores de traducción en esta ocasión.

Joel Castillo

Jugabilidad: La toma de decisiones, las conversaciones y los Quick Time Events vuelven a ser protagonistas, pero cuando el juego se empeña en dejarnos algo más de libertad para resolver sencillos rompecabezas se viene abajo. El ritmo decae e indudablemente nos encontramos ante las peores fases de la obra.

Gráficos: Visualmente Telltale sigue trabajando muy bien los diseños de los personajes que nos vamos encontrando y en esta ocasión no hemos sufrido problemas de estabilidad de ningún tipo.

Sonido: El doblaje y especialmente la música licenciada están a un gran nivel, además de contar con un buen subtitulado que en esta ocasión no nos ha dado problemas.

Duración: Como de costumbre la duración del nuevo episodio de Guardianes de la Galaxia de Telltale se ha situado en la media. En una hora y media habremos podido terminarlo, lo que nos hará tener que esperar otro par de meses para el último.

Conclusión: Argumentalmente la serie de Guardianes de la Galaxia de Telltale Games está dejando muchas dudas, especialmente en lo que se refiere a las reacciones y cambios de opinión de los personajes, pero sigue cumpliendo en el resto. Tiene algunos interesantes momentos emotivos y otros tantos de corte humorístico, pero no llegamos a conectar con lo que se nos cuenta. Técnicamente ha mejorado, pero la hora y media que dura se nos sigue quedando muy corta para el tiempo que hay que esperar entre episodios. Mucho por mejorar y ya muy poco margen de maniobra: un episodio.

Publicaciones relacionadas

Cerrar