Acción en el espacio

Bioware vuelve a la carga con la continuación de uno de los juegos de ciencia ficción más populares de los últimos años. Una aventura en la que el rol y la acción van de nuevo de la mano.

Mass Effect 2 es una secuela total. Es decir, que el juego sigue los acontecimientos dados en la primera parte, hasta el punto de que durante la aventura podemos importar los datos del original para retomarlos. O lo que es lo mismo, es posible jugar con nuestro personaje inicial y partiendo de las decisiones que ya tomáramos en el capítulo anterior.

De vuelta la galaxia

Mass Effect 2 comienza con Shepard (el protagonista) a bordo de la nave Normandía, justo en el momento donde le dejamos al final de la primera parte. Ya convertido en todo un héroe, los problemas no tardan en regresar. La nave que pilota es atacada y nuestro personaje es lanzado al espacio y dado por muerto. No obstante, a lo largo de dos años somos tratados por una organización que cuenta con nosotros para conseguir un objetivo primario: salvar a la humanidad de una nueva amenaza alienígena.

Lo nuevo de Bioware sigue siendo un juego que toma elementos de dos géneros distintos, como son el rol y la acción en tercera persona, al más puro estilo Gears of War. Además, en este sentido hay que reconocer que Mass Effect 2 ha simplificado lo primero, haciéndose más accesible y potenciado los disparos, aumentando de esta manera el ritmo con respecto al original.

Tal y como sucedía en la primera parte, en esta aventura los diálogos vuelven a cobrar un papel fundamental. A lo largo de las más de cuarenta horas aproximadamente  que dura el juego vamos conociendo a todo tipo de personajes con los que tenemos que interactuar, dialogando con ellos y con total libertad para decidir cómo tratarlos. En función de nuestras decisiones, los acontecimientos futuros cambian, por lo que se dan un alto número de variables posibles durante el juego.

Por otro lado, Mass Effect 2 continúa ofreciendo mucha libertad de acción, sobre todo a la hora de poder explorar diferentes planetas, entornos a los que podemos desplazarnos con ayuda de un socorrido mapa. Con respecto a la jugabilidad, nos acompañan de nuevo un par de compañeros que nosotros mismos seleccionamos y que podemos manejar hasta cierto punto, dándoles órdenes y requiriendo sus habilidades especiales. Por lo demás, como decíamos, nos encontramos ante un juego de acción en tercera persona en toda regla, repleto de tiroteos y coberturas. Eso sí, los movimientos de los personajes han ganado en fluidez con respecto a la primera entrega.

Y algo parecido sucede con el apartado técnico, ya que los diseños de los escenarios y de los distintos lugares que visitamos resultan ahora más complejos pero menos “liosos” que en el original. Por lo demás, Mass Effect 2 sigue contando con un acabado artístico variado, que nos lleva a conocer a seres con apariencias muy distintas y a escenarios muy diferentes entre sí. Una aventura que, eso sí, se tarda un poco más en apreciar si uno no ha jugado a la primera parte.Acci

Publicaciones relacionadas

Cerrar