Infiltración y estrategia en equipo

11727

Metal Gear Solid V se completa un mes después de salir a la venta con su modo de juego en línea, una apuesta por la competición y el juego el equipo diferente a la que habitualmente se encuentra en la actualidad sin dejar de lado las señas de la saga.

Metal Gear Online 3 es mitad juego de infiltración, mitad juego de acción. Da una amplia variedad de posibilidades a los jugadores para que elijan su camino, igual que ocurre con la campaña principal del título. Su juego estratégico y pausado por momentos le hace asemejarse más a otras propuestas como el multijugador de The Last of Us, con el que también comparte la posibilidad de interrogar, que a un Call of Duty o Battlefield, que serían las vertientes más tradicionales.

El modo ha llegado como una descarga adicional a consolas el pasado día 6, pero la versión de PC tendrá que esperar hasta enero para poder echarle el guante. A pesar de contar con un mes más de desarrollo que el juego principal, no ha llegado exento de problemas, y durante los primeros compases de vida los propios desarrolladores, Kojima Productions L. A., reconocían a través de su perfil de Twitter los problemas de conectividad que estaban sufriendo. Al darle a buscar una partida automáticamente lo normal es que no encontrase ninguna o tardase hasta tres cuartos de hora en hacerlo. Y si se optaba por elegir una ya creada, la tabla de partidas disponibles no solía estar actualizada y presentaba las que estaban llenas como si todavía tuviesen espacios disponibles. Por suerte, con el paso de las horas la situación se fue normalizando y el sistema comenzó a funcionar de forma más fluida.



Salvando estos problemas previsibles en un juego de tal calibre y que ha vendido tanto, una vez que se accede al juego la impresión es tan buena como lo fue con las anteriores ediciones. Metal Gear Online es uno de los modos multijugador que mejor crítica han cosechado históricamente desde que se estrenase con Snake Eater y lo es gracias a saberse diferenciar del resto.

La tercera entrega se ha presentado en sociedad con tres modos nuevos, o al menos, bastante renovados. El primero se llama Bounty Hunter y es el más convencional de los tres. Hace las veces del clásico enfrentamiento a muerte por equipos mediante el uso de tickets. Cada equipo tiene un número de ellos, y para agotar los del rival hay dos opciones: la primera es matar a un enemigo,y la segunda es noquearle o dormirle con munición no letal, pera después sacarle de la partida mediante la ya célebre maniobra fulton.

El segundo modo es Cloak and Dagger. Podría recordar a un "capturar la bandera", pero tiene su propio toque. En él, un equipo debe defender unos discos y el otro debe robarlos y transportarlos hasta unos ordenadores. Lo divertido es que solo los defensores pueden llevar munción letal, mientras que los atacantes cuentan con traje de infiltración, es decir se vuelven transparentes, pero tan solo están equipados con armas que no matan. Aquí los jugadores que son eliminados no se reposicionan automáticamente, sino que deben esperar hasta el final de la ronda para volver a participar.

Por último, completan el elenco de posibilidades Comm Control. Al participar en él, aparecen tres zonas en el escenario que son clave. Por un lado, los defensores parten con ellas en su control y deben defenderlas, y por otro, los atacantes deben apoderarse de ellas para obtener una ficticia información valiosa.



Los tres modos se pueden disputar en cualquiera de las cinco zonas disponibles, que son bastante grandes y con muchas posibilidades. El primero de los escenarios es Jade Forest una jungla africana que se distancia más del resto por que es la única emplazada en un espacio natural con vegetación. Tiene la particularidad de que también es la encargada de recibir al jugador, puesto que alberga el modo libre en el que se puede transitar y probar la puntería mientras se busca partida.

El resto de lugares son Red Fortress, una base soviética en el desierto de afganistán; Gray Rampart, una presa; Amber Station, una refinería de gas; y por último, Black Site, que representa al Campamento Omega de Metal Gear Solid: Ground Zeroes nueve años después de la historia de aquel, es decir, tal y como estaría en los acontecimientos de The Phantom Pain. Recuerda mucho a aquella misión, pero se aprecian cambios en la distribución de las zonas y también espacios nuevos.

Aunque solo hay cinco escenarios, todos ellos comparten una serie de variantes que les dan más dinamismo para que cada partida tenga unas sensaciones distintas. Por ejemplo, hay versiones de ellos de día y de noche, y por otro lado, al igual que ocurre con la campaña principal, el clima tiene incidencias aleatorias a tiempo real. Así, en el desierto se pueden levantar tormentas de arena o en los otros puede ponerse a llover, con las dificultades para la visión y el oído que conllevan. En ellos también hay vehículos como camiones o helicopteros, pero ninguno son manejables. Tan solo los Walker Gears, unas plataformas acorazadas con patas y armas, que son el objetivo de muchos jugadores nada más arrancar la ronda.

Los escenarios son bastante grandes y las partidas albergan a un máximo de 16 jugadores en PlayStation 4 y Xbox One o 12 en la pasada generación, pero por si no se llega al tope o la acción se encuentra demasiado dispersa, al configurar la partida se puede activar el modo estrés, que reduce el terreno de juego mediante muros artificiales para concentrar a los jugadores en una zona más reducida.



El sistema de clases también está bastante simplificado, pero resume con acierto en tres a todos los tipos de jugadores, ya que son personalizables. Existen las clases de Explorador, Sicario e Infiltrado, ordenados de menor a mayor dificultad según explica el propio juego al empezar. El explorador se especializa en el combate a distancia y tiene herramientas y armas para mantenerse a la retaguardia asistiendo, por ejemplo, al colocar marcadores en los enemigos para que todos puedan verlos.

El sicario por su parte es el soldado intermedio, tiene una protección decente, puede portar escudos para defender a los compañeros y está especializado en combates a media distancia, con una velocidad reducida como su principal desventaja. Por último, el infiltrado es el más ligero y está indicado para combate a corta distancia y cuerpo a cuerpo. Puede volverse invisible gracias al dispositivo de camuflaje.

Cada uno de ellos desbloquea habilidades propias al subir de nivel, como mejoras en el apuntado o artilugios como la visión nocturna, y también armas acordes a su clase. Así, por ejemplo, el explorador puede llevar unas granadas que marcan a los objetivos cercanos, mientras que el sicario las lleva explosivas. Lo bueno que tiene es que todos están bastante equilibrados, y hemos conseguido quedar primeros en algunas partidas sin ni siquiera disparar a un solo soldado, tan solo con los puntos que se obtienen al marcar objetivos.

Al principio solo se puede crear un personaje, pero una vez llegado al nivel 6 se abren otras dos ranuras. Es significativo que se puedan tener hasta tres de forma gratuita, ya que en el anterior Metal Gear Online el segundo personaje y sus sucesivos eran de pago. Cada uno de ellos se puede especiazliar en una clase y también se le pueden configurar tres equipos de armas para cambiar de forma rápida de equipamiento entre rondas.



Los equipamientos están limitados por el peso de sus armas, ya que cada una tiene uno específico. Al equipar muchas o cuanto mejor sean, mayor peso se carga, lo que reduce la puntuación de velocidad del personaje, y esto es algo que se acusa mucho durante la partida, por lo que hay que pensar muy bien cómo se quiere jugar.

Aunque hay armas de todas las clases, para ello se apoya en el vastísimo arsenal de Metal Gear Solid V, básicamente se clasifican en dos tipos: letales y no letales. Las primeras, obviamente, matan, pero las segundas permiten realizar la maniobra Fulton, que da diferentes ventajas según el tipo de partida.

Además, aparte de las clases de soldado que hemos explicado, hay dos especiales: Big Boss y Ocelot. Las partidas siempre dividen a los participantes en dos bandos, el de Solid y el de Liquid. Al crearlas existe la posibilidad de activar a estos personajes o no. Si se permiten, un jugador al azar de cada equipo será uno u otro. Estos tienen habilidades y arsenales propios. Ocelot, por ejemplo, tiene sus revólveres Tornado-6 característicos, y puede matar a soldados haciendo que sus balas reboten contra paredes y obstáculos. Big Boss, mientras tanto, puede utilizar su brazo biónico para noquear rivales, ya que puede dispararlo y dirigirlo a distancia.

Metal Gear Online 3 se presenta como un juego independiente de The Phantom Pain, ya que tiene su propio desarrollo y no se comparte nada que se haya obtenido entre modos, y es además un excelente capítulo más de la misma saga. Luce igual de bien que la campaña gracias al Fox Engine y tiene una atención al detalle digna del mejor Kojima. Como hemos dicho, este juego hace las cosas a su manera, y para que todo sea especial, el grado de homenaje a la saga llega a tal punto que incluso deja elegir la música que sonará en la partida entre una amplia colección de temas sacados de todos los juegos de la franquicia.

Rubén García.

——————————————————————————-

JUGABILIDAD: Traslada a la perfección la esencia de la campaña principal. Los controles, las armas y los artilugios son los mismos. Da sentido a algunos de ellos que no se utilizan demasiado en el otro modo y aquí son más útiles Además, añade algunos nuevos como los agujeros de gusanos o las trampas Fulton.

GRÁFICOS: El Fox Engine se desempeña perfectamente con 16 personajes en pantalla y todo lo que ello implica, es decir, explosiones, granadas de humo, balas e incluso variaciones climáticas que suceden aleatoriamente. Es estable y no sufre ralentizaciones. El acabado estético es también muy similar al de la campaña.

SONIDO: Sin ser malo, es el que menos destaca. Las voces están en inglés y los subtítulos, en español. En todo caso es algo casi anecdótico, ya que tan solo se oyen cuando se mandan mensajes cortos a modo de órdenes o avisos. Lo mejor es una completa selección de temas de la saga que se pueden escuchar durante las partidas.

CONCLUSIONES: Kojima Productions, esta vez a través de su equipo de Los Ángeles, aunque en estrecha relación con la base japonesa, ha vuelto a ofrecer a los seguidores de la saga un modo completo, fresco y diferente. Tan solo tiene tres clases de soldados, tres modos de juego y cinco mapas, con lo que se echa de menos algo más de variedad en ambos aspectos. Las variantes de día y noche, el modo estrés o la personalización de habilidades dan variedad al título, pero se echan de menos modos que funcionaron bien en otras entregas. La espera ha merecido la pena y el multijugador es tan divertido como prometía, pero no estaría de más que ampliara su contenido en un futuro. Lamentablemente, viendo la trayectoria que está llevando Konami, no es de extrañar que fuera pasando por caja.

——————————————————————————-

Juegos relacionados:

Si te gusta Metal Gear Online 3, te gustará:

No te quedes solo en el juego:

Publicaciones relacionadas

Cerrar