La trilogía…Y punto

El inusualmente largo ciclo vital que están teniendo las consolas actuales, así como la necesidad de lanzar muchos y exitosos títulos anuales que tienen las compañías, han propiciado la aparición de distintos recopilatorios. Packs que, por decirlo de alguna manera, suponen una buena oportunidad para que quienes no disfrutaran en su día de títulos ya considerados clásicos se den una segunda oportunidad. O bien para los más mitómanos sacien sus ansias de “completismo”.

Un poco de historia

Sea como fuere, en los últimos años hemos visto interesantes recopilaciones -sobre todo en PlayStation 3- de juegos como God of War, Sly Raccoon o Ico y Shadow of the Colossus. Grandes nombres de la anterior generación de consolas a los que ahora se suma otro mito: Metal Gear Solid.

La conocidísima serie de espionaje y acción creada por Konami, y elevada a las alturas por el excéntrico desarrollador Hideo Kojima, ha sido una de las más importantes en los últimos años, y la compañía japonesa no ha querido perder la oportunidad de lanzar su antología. Un recopilatorio que, para ser honestos, es de los más interesantes y completos que hemos visto en los últimos tiempos, pese a su carácter conformista.

Vale, es cierto que los tres títulos que incluye el juego ya son viejos conocidos, que el pack no va a aportar nada a los seguidores de la serie y que, por supuesto, hubiese estado muy bien incluir en él el primer Metal Gear Solid de PlayStation, pero aún así resulta atractivo.

Lo primero que demuestra este Metal Gear Solid HD Collection es que, si algo es bueno, el tiempo lo trata de manera sensible y considerada. Nada más empezar a jugar a Metal Gear Solid 2: Sons of Liberty, es fácil darse cuenta del porqué esta serie es indiscutiblemente una de las grandes del mundo de los videojuegos. Su argumento, cuidado hasta el detalle, está perfectamente narrado y atrapa como pocos, y su desarrollo, basado en la acción y el sigilo, sigue siendo todo un ejemplo de programación, pese a sus posibles “peros”. Y es que, puestos a pedir, no hubiese estado mal que se hubiese pulido un poco la cámara, por ejemplo.

Pero lo cierto es que da un poco igual. Los tres juegos incluidos en el recopilatorio, con atención especial también en la tercera parte –Snake Eater– tienen una calidad enorme. En el caso de esta secuela, ambientada en la complicada década de los sesenta, encontramos de nuevo novedades a tener en cuenta dentro de la serie y una obsesión por la supervivencia realmente interesante que nos obliga de nuevo incluso a comer todo tipo de alimañas.

Con respecto a Peace Walker, el juego aparecido hace relativamente poco en PSP, bueno, lo mejor que podemos asegurar es que se trata de una serie que hace honor a las dos anteriores, que ya es decir. Y que supone una oportunidad nueva de descubrir un título vetado hasta ahora a quienes no fueran mucho de consolas portátiles.

Soldado viejo

Por supuesto, el tiempo pasa para todos, y Metal Gear Solid no es una excepción. Después de haber estado acostumbrados durante todos estos años a juegos de acción más agiles y títulos más intuitivos, al principio puede costar algo hacerse con las austeras exigencias del control de estos títulos, pero aún así la profundidad del recopilatorio y la variedad que presentan los juegos lo compensan con creces. Y demuestran que los gráficos, pese a todo, no son lo más importante ni marcan del todo la esencia de un juego, ni de una franquicia.

Con todo, hay que reconocer que el salto a la alta definición se ha hecho con bastante acierto, y que los tres títulos se ven de maravilla tanto en PlayStation 3 como en Xbox 360. Algo comprensible, teniendo en cuenta que estos juegos ya ponían al límite tanto PlayStation 2 como la portátil PSP.

Como es lógico, Metal Gear Solid HD Collection es un pack capaz de mantenernos pegados a la consola durante un buen número de horas. Además, y a pesar de que algunos de los extras que incluían los juegos originales se hayan perdido por el camino, sí encontramos añadidos que expanden un poco y redondean la experiencia. Por ejemplo, el cuidado modo cooperativo de Peace Walker, las misiones especiales de Snake en el Big Shell o los dos juegos originales de MSX.

Valoración final

Jugabilidad: Siguen siendo tres títulos excepcionales por los que, a su manera, no parece pasar el tiempo. Los increíbles argumentos, la profundidad de la acción y la maestría con la que se desarrolla el sigilo los siguen haciendo imprescindibles. Pese a que al control o la cámara se les noten los años.

Gráficos: En su momento fueron casi una revolución, y hoy por hoy mantienen el tipo dignamente, sobre todo tras el lavado de cara que supone su salto a la alta definición.

Sonido: Las bandas sonoras demuestran un gran nivel de producción y parecen sacadas de Hollywood. Los doblajes son los originales, con las luces y sombras que ya presentaban en su momento. Una revisión en este sentido no hubiese estado nada mal, pero…

Duración: Los tres juegos, más los extras que esconden, aseguran que vamos a tener Metal Gear Solid para mucho tiempo. Algo especialmente atractivo si tenemos en cuenta que el recopilatorio cuesta menos de cuarenta euros (como es lógico, claro).

Conclusión

La realidad es la realidad, y lo cierto es que este recopilatorio de Metal Gear Solid no aporta nada nuevo bajo el sol. Las tres entregas que incluye, Sons of Liberty, Snake Eater y Peace Walker, son un calco -en HD, eso sí- de como eran en su momento. Pero una cosa no quita la otra. Estamos ante tres títulos realmente destacables, que pueden presumir de ser de lo mejor que hemos visto dentro del sector durante la anterior generación de consolas y en terreno portátil. Si no los jugasteis en su día o queréis tenerlos bien recopiladitos, resulta un pack imprescindible.

Publicaciones relacionadas

Cerrar