Regreso a la tradición

Una de las sagas más populares, reconocidas y prestigiosas de Nintendo, Metroid, regresa a Wii con una aventura muy diferente de las que nos tenía acostumbrados Samus Aran, la protagonista de toda la serie. Y es que se nota que esta nueva entrega de Metroid no ha sido desarrollada internamente por Nintendo…

Debido a unas ventas bastante bajas en proporción a la calidad que poseían los últimos episodios de la franquicia Metroid, Nintendo ha decidido dar un giro profundo y de gran calado a su conocida epopeya de batallas y aventuras espaciales. Por lo tanto en esta ocasión la Gran N ha cedido el testigo de su desarrollo al experto y veterano equipo del Team Ninja (creadores de la venerada saga Ninja Gaiden entre otros productos), estudio que ha dado a luz una entrega que se desmarca claramente de las últimas apariciones de Samus en Wii y GameCube.

Nuevos alicientes

Si recordáis las últimas andanzas de Samus en consolas de sobremesa Nintendo estaban íntimamente ligadas a la serie Prime instaurada por Retro Studios. Dichos títulos presentaban una calidad enorme y un enfoque shooter bastante acusado, pero sin perder de vista el toque aventurero que tantas alegrías ha proporcionado Metroid a los “nintenderos” a lo largo de los años.

Bien, pues olvidad todo lo relacionado con Metroid Prime porque Metroid: Other M ofrece un concepto de juego bastante diferente. De entrada, la perspectiva que sigue la acción en este caso es en tercera persona, abandonando la vista subjetiva utilizada en Metroid Prime. Por otro lado, en este caso los combates cuerpo a cuerpo y la acción en general han ganado terreno en detrimento de otros elementos. Y por último, el título recupera parte de la esencia de la franquicia, ofreciendo a los jugadores una jugabilidad 2D que no se disfrutaba en consolas de sobremesa desde los tiempos de Súper Nintendo.

¿Y cuál ha sido el resultado de este “experimento”? Pues una aventura en tercera persona realmente sorprendente y muy larga, que además incorpora un sistema de control un tanto curioso. Al gozar de una jugabilidad en 2D, los desarrolladores han optado por un instaurar un control clásico basado en el uso exclusivo del Wiimote. En este caso debemos sostener dicho mando de forma horizontal y guiar a Samus por los escenarios mediante la cruceta digital. Sin embargo, cuando queremos apuntar a los enemigos con alguna de nuestras armas de fuego, dicha postura cambia totalmente. Así, en estos casos tenemos que apuntar con el Wiimote directamente a la pantalla, modificándose en el proceso la perspectiva, que pasa a ser en primera persona. Precisamente en este punto es donde encontramos uno de los temas “candentes” del juego, ya que dicho sistema de control tiene tantos adeptos como detractores.

Aventuras espaciales

A pesar de tanto cambio, no os engañéis. Metroid: Other M sigue siendo un título totalmente fiel a la serie a la que pertenece, y eso se refleja en su ritmo y en otros factores que forman parte de su jugabilidad. Así el título nos ofrece altas dosis de exploración, múltiples secretos por descubrir, evolución constante del protagonista, enfrentamientos contra jefes finales, cierto aura de misterio… Y al margen de todo esto, también se ha querido aportar un guión bastante cuidado que profundiza en la personalidad y en el pasado de Samus Aran.

En lo relativo a su apartado gráfico, es fácil señalar a este título como uno de los mejores representantes de Wii en materia técnica, mostrando escenarios ricos en detalles, efectos especiales muy abundantes y personajes animados con mucha naturalidad. El sonido se sitúa incluso por encima, ya que por primera vez en la saga el título incorpora diálogos hablados entre los personajes, que aparecen en inglés con subtítulos.

Metroid: Other M supone un punto y seguido para la serie, ofreciendo una vertiente nunca antes disfrutada en título alguno protagonizado por Samus Aran.

Publicaciones relacionadas

Cerrar