Oscura corrupción

Samus Aran reaparece con una entrega para Wii que recoge la línea marcada en las dos entregas precedentes de la serie en GameCube. Aventuras espaciales de la mano de una de las heroínas más veneradas del universo nintendero.

Retro Studios saltó al estrellato gracias a su trabajo llevado a cabo con la franquicia Metroid Prime de GameCube, título que recopiló todo tipo de alabanzas tanto por parte de la crítica especializada como de los usuarios de esta consola. Dicha saga se estrena en Wii con lo que supone el cierre para esta trilogía, que pone punto y final a un hilo argumental realmente profundo y trabajado.

Conflicto galáctico

La acción de Metroid Prime 3: Corruption transcurre unos seis meses después de los hechos ocurridos en la segunda parte. Un virus se está extendiendo por media galaxia y, detrás de todo este lío, reaparece la figura de Dark Samus, la némesis de Samus Aran que ya nos causó algún que otro quebradero de cabeza en Metroid Prime 2: Echoes. Y a partir de ahí, nos tocará investigar a fondo este conflicto.

Una vez empezamos a jugar, nos queda claro que el título sigue a pies juntillas lo experimentado en las dos entregas previas de la saga. Con esto queremos decir que nos encontramos de nuevo ante una aventura en primera persona en el sentido más amplio de la palabra. Por lo tanto los ingredientes principales que conforman la jugabilidad de este título son tres: exploración, acción y zonas plataformeras. Bueno, eso y la búsqueda incesante de secretos, a lo que hay que sumar unos ocasionales puzles que sirven para dotar al desarrollo de aún más variedad.

Control adaptado

Pero entonces, ¿no ofrece nada realmente nuevo esta versión? Pues no demasiado, pero eso no es para nada criticable teniendo en cuenta lo bien que funcionaron las dos entregas precedentes de Metroid Prime. Eso sí, el sistema de control sí que ha cambiado por completo y hace buen uso de las cualidades que nos proporciona la combinación entre el Wiimote y el Nunchuk.

OsLa ambientación de ciencia ficción tan tradicional en la serie se ha respetado… e incluso “ampliado”, dada cuenta del mayor potencial técnico que ofrece Wii en comparación con GameCube, consola que había acogido las dos entregas previas de esta saga. De esta forma los entornos están mejor recreados que nunca, los efectos especiales y lumínicos son realmente vistosos y los decorados han crecido en tamaño y calidad general. El apartado sonoro también se ha potenciado levemente, ya que a la brillante banda sonora marca de la casa se ha unido un interesante doblaje de las voces (en inglés con subtítulos) durante los diálogos, algo que no había ocurrido hasta la fecha en esta serie.

Hay poco o nada que criticar a esta nueva aventura de Samus. Puede que no ofrezca nada realmente novedoso más allá del nuevo sistema de control incorporado, pero aún así sigue ofreciendo una fórmula de juego que funciona perfectamente.

 

Cerrar