Cazadores intergalácticos

La conocida serie llega a la portátil de doble pantalla manteniendo el estilo de sus últimas entregas para GameCube; es decir, como un juego de acción en primera persona.

A estas alturas, Metroid no es una saga que necesite presentación. Desde sus orígenes en la inmortal NES de 8 bits, este juego ha sido uno de los más influyentes y veteranos del sector, apareciendo en casi todas las consolas de Nintendo con un considerable éxito. En esta ocasión lo hace en la portátil de la compañía, para demostrar lo que esta puede dar de sí en lo que a juegos de acción se refiere, sobre todo si cae en buenas manos.

Un nuevo comienzo

Como decíamos, este nuevo Metroid es, de nuevo, una aventura de acción en primera persona, con una vista subjetiva que sigue lo visto en las entregas para GameCube en las que está basado, Metroid Prime. Debido a esto, Nintendo se ha tenido que sacar de la manga un nuevo control con el que manejar a Samus Aran, la protagonista de la saga. Básicamente la cosa funciona así: con el lápiz táctil dirigimos la vista del personaje, mientras que con la cruceta nos movemos. Para disparar, se usan los gatillos. Una fórmula un tanto complicada, sobre todo hasta que se le coge el truquillo (puede que la mano se os duerma un par de veces) pero que al final se termina demostrando como bastante eficaz, teniendo en cuenta la falta de un segundo stick de la portátil.

Como es habitual dentro de la serie, Samus no ha perdido su habilidad para convertirse en bola, modo en el que podemos manejarla tanto usando la pantalla táctil como la cruceta convencional.

Aunque el juego está cronológicamente situado entre los dos Metroid Prime para GameCube, el título no es exactamente igual que en aquellos. En esta ocasión la jugabilidad nos lleva a visitar diferentes planetas, recoger diversos elementos importantes, enfrentarnos a otros cazarrecompensas y vernos las caras con el jefe final de turno. Una mecánica lineal e inalterable que solo varía cuando afrontamos algún que otro puzle (la mayoría de ellos nos obligan a transformarnos en esfera) o al final de la aventura, cuando contamos con armas suficientes como para acceder a lugares inalcanzables en un principio. A este respecto, las armas, hay que reconocer que el título cuenta con una gran variedad de ellas.

Además de la campaña individual, Metroid Prime Hunters también incluye opciones multijugador variadas, que varían en función de si jugamos con un solo cartucho (sencillas batallas contra otros usuarios) o con varios. En este segundo caso se abren modalidades como Supervivencia, Bastión o Captura.

En definitiva, y aunque esta entrega resulta lógicamente más limitada que sus hermanas mayores para GameCube y Wii, demuestra en todo momento cómo hacer un juego de acción competente para la portátil. Con el multijugador gana muchos enteros.

Cerrar