El mundo a nuestros pies

Repasamos los motivos por los que Minecraft ha conseguido convertirse en el juego independiente del momento. Libertad, homenajes, curiosidades. ¿Alguien da más que este programa hecho de cubos?

El mundo a nuestros pies

Resulta difícil a estas alturas pararse a valorar el motivo que ha convertido el juego Minecraft en uno de los triunfadores del año que acaba de terminar. Pero no lo es asegurar que se trata de todo un fenómeno que ha logrado enganchar a millones de usuarios de todo el mundo. Y no solo eso, sino que también ha borrado de un plumazo conceptos que parecían inalterables como el cumplimiento de objetivos en un videojuego o unos gráficos punteros. Minecraft es esencia retro, libertad absoluta y, en definitiva, una página en blanco que nos permite desarrollar toda nuestra creatividad sin límites.

Así, poco a poco, es posible hacerse una idea del porqué este juego resulta tan irresistible. Pese a lo inaccesible que se hace en un principio o lo exigente que puede llegar a volverse. Minecraft toma prestado el concepto de muchos juegos de estrategia como SimCity o Theme Park. Aquí lo primero es crear, por encima incluso de jugar. Y al carecer de un fin último, de superar un reto concreto, el hecho de estar en continua progresión es todo un aliciente interminable.

Y es que, mientras la mayoría de títulos abiertos se conforman con dejarnos elegir o crear a nuestro personaje, e ir mejorándolo con el paso del tiempo, Minecraft va mucho más allá, pudiendo cambiar todo a nuestro alrededor. Es decir, hacer un mundo a nuestra medida. Un concepto tan complejo que pocos juegos se habían atrevido a explorar hasta ahora, pero que Minecraft ha resulto de la mejor manera posible: con sencillez y modestia. El resultado de la suma de todos estos elementos salta a la vista: la gran revolución de 2011.

Recreando la magia

Sin duda una de las posibilidades que más ha calado hondo entre los usuarios de Minecraft ha sido el crear mundos ya existentes. Es decir, en trasladar a este universo de piezas todo tipo de conceptos “prestados”. A continuación os mostramos también imágenes de algunos ejemplos de lo más curioso que hemos encontrado en Internet hasta el momento.

Por ejemplo, ¿quién dijo que los videojuegos nunca fomentaron el interés por la Historia? Está claro que en Minecraft, al menos, no sucede así. Posiblemente las creaciones que más han dado de qué hablar dentro de la red hayan sido las Siete Maravillas del Mundo Antiguo. Y es que ya hemos podido ver convertidos en cubos monumentos como las Pirámides de Egipto (única maravilla clásica que sigue en pie), el Faro de Alejandría, el Coloso de Rodas, el Templo de Artemisa o el Mausoleo de Halicarnaso.

Como era de esperar, el mundo de los videojuegos no ha dejado de inspirar algunas de las “parodias” más alucinantes llevadas a cabo con Minecraft. Mundos tan complejos como los de Bioshock o Skyrim han sido recreados, igual que niveles enteros de juegos cásicos de la talla de Super Mario o también homenajes a Zelda, Donkey Kong o Tetris, entre muchos otros.

Un sinfín de curiosidades

Pero sin duda un juego como Minecraft no sería nada sin su comunidad. Una comunidad que, tal y como pasara en su día con Los Sims, no deja de crecer en torno al juego. Eso hace que diariamente aparezcan en Internet curiosidades y trucos (algunos falsos, la mayoría verdaderos) que potencian su diversión. Cosas como poder atacar a los enemigos a través de puertas pero que ellos no sean capaces de hacerlo, crear árboles gigantes, encender troncos que iluminan más que las propias antorchas, evitar caídas permaneciendo agachado o transformar enemigos son solo algunos de las interesantes “ayudas” que existen en Internet.

En definitiva, no es casualidad que Minecraft esté consiguiendo premios impensables hace un tiempo para un título independiente, que en realidad fue inicialmente desarrollado por una sola persona. ¿Quién hubiese podido imaginar que la prestigiosa revista Time le nombraría mejor juego del año 2011? Pero esto es solo el principio, puesto que parece que 2012 será el año de consagración de lo que ya es todo un fenómeno. Y si no, al tiempo…

Publicaciones relacionadas

Cerrar