Arma de Caza Mayor

Después de triunfar en PSP, esta conocida serie de Capcom llega a Wii, manteniendo su estilo de siempre, aunque adaptada a los controles y prestaciones que ofrece la máquina de Nintendo.

Siguiendo el éxito conseguido en sus anteriores entregas, Monster Hunter aterriza en Wii para ponernos en la piel de un joven guerrero, cuya misión consiste en salvar a su aldea de una terrible amenaza. Para ello tiene que convertirse en el mejor cazador y vivir una auténtica y épica aventura. ¿Estás preparado para ponerte en su piel?

Lucha a muerte

Al igual que sucedía en las anteriores entregas de la serie, en Monster Hunter 3 el argumento no tiene demasiado peso en el desarrollo de la aventura. En lugar de eso nos encontramos con un juego de rol atípico dividido en misiones. Durante las mismas nuestra tarea consiste en recorrer diferentes zonas salvajes del mundo y derrotar todo tipo de monstruosas criaturas. A medida que lo logramos, vamos mejorando nuestras armas y armaduras, consiguiendo a su vez la posibilidad de luchar contra bichos cada vez más grandes y fuertes. En total la aventura incluye más de cien misiones que, en la mayoría de los casos, nos proponen los habitantes de nuestra aldea.

A lo largo de la aventura podemos hallar hasta treinta seres distintos, todos ellos con una fuerza y unas características distintas. ¿Qué significa esto? Pues que cada vez que peleemos contra un monstruo, especialmente a medida que nos acercamos al final del juego, conocer bien sus características y desarrollar una estrategia resulta algo clave para conseguir acabar con él. Y también resultan muy distintos los terrenos en los que se desarrolla el título, que van desde desiertos hasta bosques o montañas. Además, por primera vez dentro de la saga también encontramos zonas submarinas, que podemos recorrer a nuestro aire y que sirven de escenario en más de un combate.

Pero Monster Hunter 3 también tiene otras novedades, fruto de su evolución de ser una serie portátil a recaer en una consola de sobremesa. La principal de ellas es el comportamiento de los enemigos, que esta vez atacan de una forma más ordenada (incluso en ocasiones lo hacen en grupo, para complicarnos el asunto) o huyen si lo ven muy mal, por lo que muchas veces tenemos que correr tras ellos.

Lo que no ha cambiado ha sido la posibilidad de jugar de manera cooperativa, sin duda una de las características que más ha ayudado a que el juego fuera un éxito. También en Wii podemos atacar a las criaturas más duras con la ayuda de hasta tres amigos, jugando a través de Internet o de forma offline. Y a esto igualmente hay que sumarle un modo para dos jugadores en el que, mediante pantalla partida, podemos enfrentarnos a los seres más poderosos que se dan cita en el juego.

Los gráficos, por su parte, siguen caracterizándose por contar con escenarios amplios (aunque un tanto lineales, eso sí) y un fantástico diseño de los monstruos, todos salidos de una especie de Parque Jurásico “megavitaminado”.

Cerrar