Furia desencadenada

Nos encontramos ante una entrega exclusiva de esta famosa saga de lucha, Mortal Kombat, que llega a PSP sin perder ni un ápice de su violencia acostumbrada. Brutales combates adaptados a la portátil de Sony.

Con ciertos altibajos, la serie Mortal Kombat lleva tiñendo de rojo sangre todas nuestras consolas desde principios de los años noventa. Y PSP no podía ser una excepción. Un juego que, con matices, sigue lo visto en las entregas previas diseñadas para PlayStation 2 como Mortal Kombat Armageddon.

Fight!

Este capítulo portátil exclusivo es, ante todo, un juego de lucha directo y salvaje. En él se dan cita nada más y nada menos que treinta personajes, entre los que podemos elegir para pelear. Como siempre, sus orígenes arcade están muy presentes en la serie, sobre todo en los modos principales de juego. Enfrentamientos de uno contra uno que tenemos que ir superando como pasaba en los gloriosos tiempos de los salones recreativos.

Básicamente nos encontramos con peleas sangrientas en las que están incluidas algunas de las últimas novedades de la serie, como el poder romper los escenarios y aparecer en otros lugares. Por supuesto, no faltan los ataques especiales y los fatalities, técnicas secretas para terminar con los enemigos de las formas más despiadadas imaginables.

Pero además el juego incluye nuevos modos, como el llamado Konquest, que se lleva a cabo como si se tratara de una aventura de acción en tercera persona y nos permite explorar escenarios y tratar con otros personajes mientras subimos de nivel; o el modo Chess, un ajedrez bastante picante y protagonizado por los luchadores de la saga. Éste funciona igual que los de toda la vida, sólo que al “comernos” una ficha tenemos que enfrentarnos a ella. Por último, el UMD también incluye un modo Puzle, en el que los combates se llevan a cabo al más puro estilo Tetris. Es decir, que tenemos que conseguir formar líneas de colores al colocar las distintas piezas.

Así pues, Mortal Kombat Unchained es un título bastante largo, más aún para pertenecer a un género como es el de la lucha. Y sin olvidar también la ya famosa “Cripta” en la que podemos desbloquear todo tipo de extras ocultos a medida que ganamos puntos derrotando a los enemigos. Todos los modos, por su parte, se pueden jugar junto a un amigo gracias a las posibilidades inalámbricas de PSP. Aunque, eso sí, es necesario que cada usuario disponga de su propio disco.

Gráficamente, el título recuerda por sus modelados y escenarios a las entregas para PlayStation 2, contando en todo momento con una ingente cantidad de sangre y una estética tan oscura y adulta como de costumbre. Y a esto hay que sumar unos efectos de sonido contundentes (gritos, ataques, huesos rotos…) y una banda sonora machacona.

Cerrar