Derrapando sobre asfalto virtual

10773

Los seguidores del motociclismo están de enhorabuena. MotoGP 14 es una muy buena opción para los amantes del deporte de las dos ruedas. A pesar de apreciarse que es un año de transición entre generaciones, esconde muchas cosas buenas.

Rafa Nadal eliminado de Wimbledon ante un desconocido australiano, la Selección española de fútbol no pasando de primera fase en el Mundial o Fernando Alonso paseando con su Simca 1000 en los circuitos de Fórmula 1. Aunque ya no podemos decir con soberbia eso de “Soy español, ¿a qué quieres que te gane?", por lo menos, nuestros representantes en motociclismo están viviendo una época dorada en casi todas las categorías. Con el joven Marc Márquez a la cabeza, que está impresionando al mundo después de haber ganado el campeonato el año de su debut y cosechando un montón de victorias consecutivas esta temporada.

Con el objetivo de impresionar llega MotoGP 14. Milestone se vuelve a hacer cargo de la franquicia tras un primer intento algo irregular la temporada anterior. Además, es el estreno del deporte de las dos ruedas en la nueva generación, aunque a medias. Sólo los usuarios de PlayStation 4 pueden apurar virtualmente sus frenadas, ya que el juego no llegará a Xbox One. Pero sí a PlayStation 3, Xbox 360, PS Vita y PC.

Este desarrollo intergeneracional es uno de los mayores hándicaps que arrastra el juego, especialmente en la plataforma de nueva generación, que es la utilizada para realizar este análisis. Visualmente, a pesar de contar con muy buenos detalles, arrastra taras que le restan algunos puntos. Se podría decir que es una entrega de transición.

Y es que a pesar de no lucir mal técnicamente le ocurre lo que muchos títulos aparecidos hasta la fecha: no se aprecia el salto de hardware y las diferencias con las ediciones de PlayStation 3 y Xbox 360 son nimias a primer golpe de vista. Además es muy parco en detalles. Los mecánicos son exactamente todos iguales o el público parece digno de hace dos generaciones, con modelados de cartón-piedra. Pero lo que más chirría son las físicas, totalmente absurdas e impredecibles. Los pilotos reaccionan según les place. Incluso el más mínimo roce puede dar con nuestros morros en el suelo o, por el contrario, algún impacto más potente contra otro piloto no acarrea ninguna consecuencia.

Entre medias, queda el aspecto televisivo con el que se ha dotado al comienzo de cada carrera, con imágenes de la ciudad del Gran Premio o de las curvas más importantes del circuito. Así como pequeños detalles comentados por el Ernest Rivera, antiguo narrador de TVE y especialista en el mundo del motor. Todo lo que sea no poner a Nico Abad es un acierto, pero que no haya comentarios durante la carrera le resta mordiente a esa sensación que se pretende dar, intentando hacer sentir al jugador como si fuera un domingo más delante de la televisión.

A su favor, el campo técnico también tiene aspectos positivos que lo salvan de la quema. Destacan los efectos climatológicos, muy mimados y mejorados sustancialmente con respecto a la anterior edición. Asimismo, las animaciones de los pilotos más conocidos son de lo más realistas, haciendo inconfundibles sus movimientos. Es lo bueno de poseer la licencia de las tres categorías: MotoGP, Moto 3 y Moto 2.

Nada más iniciar el juego, lo primero que se nos pide es crear a un piloto personalizado para ir llevándole poco a poco a lo más alto. Es un campo muy cuidado, ya que se nos pide configurar varios parámetros tanto físicos, como el tipo de casco o mono, o de perfil más psicológico, pudiendo seleccionar si nuestro carácter es más agresivo o equilibrado a la hora de, por ejemplo, tomar las curvas con mayor o menor virulencia. Aunque tampoco hay que tener demasiado miedo de caerse, ya que puede activarse la opción rewind para retroceder unos segundos antes del mamporro.

MotoGP 14 juega con una dualidad entre la simulación y el arcade que si bien es apta para todos los públicos, esto lo convierte en un problema, pudiéndose cerrar el camino en ambos campos. Para los menos duchos, con ayudas en frenado o en la trazada es algo más simple la conducción. Por su parte, los más avezados seguro que dominarán con mayor facilidad la moto, pero al haber campos ideados para los usuarios menos hábiles, en estos puede chirriar el control. Sin embargo, como con todo, la práctica es necesaria para ser el primero en cruzar la bandera a cuadros. Y comenzar desde abajo con una cilindrada de Moto 3, ya que dominar una de las bestias de MotoGP de primeras es algo prácticamente imposible.

Donde es un pleno de aciertos es en las diferentes modalidades de juego, que acentúan e incrementan las horas de juego y harán las delicias de los fans. El apartado principal, sin duda, es el Modo Carrera, donde con nuestro piloto personalizado ir escalando, tanto en la parrilla como en la cilindrada, hasta hacernos con el cava y la corona de laureles. Además, entre carrera y carrera podemos gestionar diversos apartados desde el Motor Home, como los contratos con las diferentes escuderías, gestionar las rondas de clasificación o los parámetros de nuestra máquina que mejor se adapten a las características de cada circuito.

Además de los clásicos modos donde echar una carrera rápida, ya sea con nuestro piloto favorito (aunque hay varios que están bloqueados, ¿carne de DLC?) o personalizado, hay varios apartados de lo más interesantes y adictivos. Uno de ellos es Eventos Reales 2013, gracias al que podemos recrear algunas de las situaciones ocurridas en el campeonato del año anterior. Por ejemplo, tras una mala trazada de Valentino Rossi, debemos ponernos en la piel de 'Il Dottore' y recuperar en menos de tres vueltas un determinado número de posiciones hasta llegar al podio, tal y como él hizo.

A los más nostálgicos del deporte se les harán los ojos chiribitas con la presencia de pilotos clásicos, como Mike Doohan, Kevin Schwantz o Luca Cadalora. En el apartado Desafío a los Campeones habrá eventos desbloqueables similares al mencionado anteriormente, como por ejemplo uno en el que encarnamos al gran Álex Crivillé teniendo que pasar de séptima posición a lo más alto del cajón en menos de cinco vueltas.

Tampoco fallan clásicos como el modo contrarreloj o uno de lo más sorprendente en el que podemos asumir el rol del conductor del Safety Car intentando hacer el tiempo más rápido posible. Por supuesto, no falta apartado multijugador, tanto a pantalla dividida como online batiéndonos con hasta doce jugadores.

José L. Ortega

——————————————–

Jugabilidad: Apta tanto para los más expertos del motociclismo como para los más novatos, gracias a la multitud de configuraciones que se poseen.

Gráficos: No sorprenden en absoluto. Se nota demasiado que es un año de transición y visualmente no se aprecian apenas diferencias entre plataformas.

Sonido: Muy poquito. Hay comentarios al comienzo de cada carrera, pero a la hora de apretar el acelerador, sólo se escucha el rugir de las motos. Se echan en falta comentarios para una mayor profundidad televisiva.

Duración: Si os gusta este deporte, modos de juego como Campeonato, Desafío a los Campeones o Eventos Reales 2013 harán vuestras delicias durante muchas, muchas horas.

Conclusión

MotoGP 14 es una propuesta de lo más interesante, donde se aprecia que Milestone ha aprendido mucho en este año, pero que todavía le queda mucho camino por recorrer. Se vislumbra a simple vista que nos encontramos ante una edición de transición, pero al mismo tiempo se ven buenas ideas y opciones para todos los gustos.

——————————————–

Juegos relacionados:

No te quedes sólo en el juego

  • Una película: Race for Glory
  • Una canción: Y cuanto más acelero – Javi Cantero

Publicaciones relacionadas

Cerrar