Almas sin alma

10736

Square Enix nos trae una interesante propuesta que mezcla el género de las aventuras gráficas con un enfoque cinematográfico. ¿Cuál será el resultado?

Desde los albores de los tiempos, el ser humano ha teorizado día tras día con el más allá. Con la vida después de la muerte o con saber qué ocurre con nuestras almas cuando se apaga nuestra luz. Preguntas que, probablemente, jamás obtengan respuesta, lo que nos dará el, llamémoslo derecho, de hacer cábalas con lo sobrenatural.

Esta vez, el punto de vista de lo fantasmagórico y lo espiritual no nos llega de la mano de Iker Jiménez, sino del nuevo título producido por Square Enix. Desarrollado por Airtight Games, Murdered: Soul Suspect se presenta con una propuesta original en la que tendremos que resolver un asesinato desde un punto de vista de lo más singular. ¿Pero, acompañará el desarrollo a la interesante premisa de la que parte?

La trama comienza con el asesinato de Ronan O’Connor, el protagonista de la aventura. Investigando por su cuenta el misterio de un homicida en serie que está sembrando el caos en la localidad de Salem, termina siendo su víctima al ser arrojado desde una ventana por el conocido como “El asesino de la campana”. En el camino de O’Connor al otro mundo, se encuentra con su mujer Julia, quien le dice que no podrá juntarse con ella en el otro mundo hasta que no resuelva quién ha sido su verdugo. Por tanto, y con forma espectral, regresa a la tierra tratando de averiguar todo lo que no pudo hacer en vida.

El impacto que genera este comienzo le sienta de fábula. Parte con un planteamiento de lo original que nos hace ver las cosas de otra manera con las ventajas e inconvenientes que tiene ser un ectoplasma. Sin embargo, cuando nos vemos inmersos en el desarrollo del juego es cuando comprobamos que comienza a hacer. Su mecánica es plana y que las buenas ideas parecen haberse quedado, también, en el más allá.

Podríamos definir a Murdered: Soul Suspect como una aventura gráfica, ya que es con el género con el que más reminiscencias guarda, pero se lleva todo lo habitual de él para convertirlo en algo tremendamente anodino. Básicamente, todo se reduce a ir investigando diversas zonas donde haya ocurrido algún acontecimiento importante y una vez ahí peinar la zona buscando pistas.

A la hora de localizar los elementos clave en la investigación, no hay demasiada complicación. Con dar un par de vueltas por el lugar encontramos prácticamente todo sin ningún apuro. En algunas ocasiones se nos plantea una pregunta en la que tenemos que seleccionar las pistas claves de la investigación. Sin embargo, el escoger una opción incorrecta no afecta en absoluto la trama, y se nos dan las oportunidades que hagan falta hasta que demos con el elemento en cuestión. Esto le resta mordiente, se trata de una opción carente de la tensión que supuestamente pretende transmitir. Al no haber límite de fallos, no pasa absolutamente nada. Ni cambia la trama, algo que habría estado muy bien. No acertar a la primera simplemente afecta a la puntuación final, algo que poco le importa a la gran mayoría de usuarios.

Otra de las tareas que hay que realizar es poseer a la gente que deambula por el lugar de los hechos. Esto sirve para conseguir la información de ciertos testigos influyéndolos en su mente o incluso para cruzar por zonas inaccesibles entrando en el cuerpo de personas o incluso de un gato. Sí, porque en varios tramos del juego tomamos el control de un minino que puede explorar zonas inaccesibles para Ronan.

Para tratar de aportar algo de variedad al ya de por sí insípido desarrollo, se han incluido unas fases de sigilo que, ciertamente, son lo peor de todo el juego. En ellas hay que tratar de evitar a unas almas errantes. Para ello, nos tenemos que teletransportar a través de entes para avanzar sin que nos vean, o acercarnos por detrás de estos seres para ejecutarlos con un Quick Time Event. Sin embargo, este sistema es absurdo, ya que responde cuando quiere, y el movimiento de Ronan para pasar desapercibido es tosco y para nada intuitivo. Esto desemboca en una frustración enorme que puede ser el detonante para que el juego se quede en la estantería.

Además de la historia principal, que puede llevarnos unas seis horas completarla, hay varias misiones secundarias repartidas por la ciudad de Salem para aumentar un poco más la vida útil del juego. Así como varios objetos ocultos que hay que recolectar para obtener información. Pero realmente, la aventura no te insta a profundizar en demasía. La ciudad es pequeña y resulta monótono dar paseos simplemente para encontrar archivos que ayuden a obtener el 100% del juego. No transmite una motivación real para hacerlo.

Todo el conjunto de conceptos hace que las buenas intenciones de Murdered: Soul Suspect, se resquebrajen por todos los lados. El desarrollo mantiene siempre la misma línea, no transmite la tensión que pretende, constantemente hay que seguir los mismos patrones y para más inri, estos no tienen ninguna complicación. Lo único que motiva a seguir adelante es tratar de descubrir la identidad del asesino. Pero desde el primer instante, ya ves por dónde van los tiros y resulta fácil intuir lo que ocurrirá al final. Es una pena que una idea tan interesante se haga añicos.

En lo referente al apartado técnico, no hay mucho que destacar. Visualmente el título no luce como una propuesta de nueva generación. Los tonos azulados y grisáceos son un reflejo perfecto de lo que transmite la aventura de principio a fin. Por su parte, el sonido es cumplidor, donde destacan las voces en castellano.

José L. Ortega.

—————————

Jugabilidad: El desarrollo es muy soso. La dificultad es inexistente y las fases que tratan de aportar algo de variedad, como las de sigilo, son un desastre.

Gráficos: Poco que destacar. No sorprenden en las consolas de nueva generación. Sus tonos azulados y grisáceos transmiten una tristeza que acompaña en líneas generales.

Sonido: Las voces en castellano cumplen a la perfección. La banda sonora, por su parte, no destaca especialmente en ningún momento.

Duración: La historia principal se finiquita en menos de seis horas. Completar las misiones secundarias la aumenta otra hora más.

Conclusión:

Es una pena, pero Murdered: Soul Suspect es un producto algo pobre. A pesar de su genial planteamiento, todo se va al garete en los primeros compases. No aporta nada ni al género de las aventuras gráficas, ni a los títulos de corte cinematográfico como trata de transmitir.

—————————

Si te ha gustado te gustará:

No te quedes solo en el juego

  • Película: Paranormal Activity
  • Serie: Entre fantasmas
  • Libro: Sé lo que estás pensando, de John Verdon

Publicaciones relacionadas

Cerrar