Plataformas ninja

Una de las series de animación japonesa más conocidas en la actualidad, Naruto Shippuden, se ha “colado” en Nintendo 3DS con un título que sigue lo visto en sus anteriores andanzas en Nintendo DS.

El famoso ninja de Konoha, Naruto, ya ha protagonizado innumerables aventuras en un nutrido grupo de consolas. Y lo mejor es que dichas aventuras variaban totalmente su orientación en función de la máquina que las acogía. Por ejemplo, en Nintendo DS Naruto se especializó en protagonizar aventuras plataformeras en 2D con tintes de acción, estilo que ha recuperado en su salto a Nintendo 3DS.

Era plataformera

El título nos pone en la piel de Naruto y, lejos de tener que revivir algunos de los momentos aparecidos en la serie, en este Naruto Shippuden 3D: New Era disfrutamos de un argumento insólito, realizado en exclusiva para el título. Eso sí, no esperéis ningún tipo de profundidad en él porque no la encontraréis.

Lo que sí que vamos a encontrar, y en cantidades industriales, son innumerables secciones plataformeras. Ya desde el primero de los niveles queda claro el enfoque de este título, que pasa por invitarnos a dar uno y mil saltos mientras acabamos con algún que otro enemigo que sale a nuestro paso por el camino.

Dicha jugabilidad es siempre 2D, es decir, que debemos desplazarnos siempre de un lado a otro de la pantalla (de izquierda a derecha habitualmente). Eso sí, en determinadas zonas es posible saltar de un plano a otro de los escenarios, acciones que no aportan demasiado pero que por lo menos rompen un tanto con el ritmo del juego.

Otro elemento que ayuda a dinamizar un poco las partidas son los enfrentamientos contra jefes finales. Algunos de ellos suponen un reto, especialmente a partir de la segunda mitad del juego, teniendo que demostrar toda nuestra pericia con los controles de la consola… y echar mano de las habilidades especiales de Naruto. Como buen ninja, el protagonista es capaz de lanzar kunais, efectuar dobles saltos y, por supuesto, emplear sellos mágicos que le permiten lanzar ataques especiales como su famoso Rasengan.

Y cuando las cosas se pongan duras de veras, también podemos llamar a alguno de los aliados que nos acompañan en nuestro camino como Kakashi, Sakura o Sai. Basta una pulsación al icono correspondiente situado en la pantalla táctil para que salgan a nuestro encuentro. ¡Así de fácil!

Gráficamente el título se muestra parecido a lo ya vivido en Nintendo DS, solo que en esta ocasión disfrutamos de un acusado efecto de profundidad, personajes más estilizados… y poco más, la verdad. Al margen de esta escasa utilización del potencial gráfico de Nintendo 3DS, el juego también adolece de modos multijugador y de variedad general en lo que a su desarrollo se refiere.

Cerrar