Pasión por el basket

Una temporada más, 2K Sports porfía en su intento de realizar el simulador de baloncesto perfecto. Y este año, además, el juego llega con un padrino de excepción: el mismísimo Michael Jordan.

Y es que no penséis que en realidad el mítico escolta de los Chicago Bulls –y también de los Washington Wizards– se conforma con salir en la portada y poco más, como suele suceder en ocasiones con otros títulos deportivos, sino que todo en esta nueva entrega de la saga gira alrededor de la figura del mítico deportista. Un claro homenaje al mejor jugador de baloncesto de todos los tiempos, quien ha colaborado estrechamente en el desarrollo del título.
Vuelve el rey

Para hacernos una idea de hasta qué punto Michael Jordan es importante en NBA 2K11 solo hace falta echar un vistazo a sus modos de juego. Para empezar, encontramos Desafío Jordan. Una opción que, como su propio nombre indica, pasa por igualar las más grandes hazañas del jugador. En total hay diez y consisten en tareas como anotar una cantidad determinada de puntos en un encuentro, ganar una serie de partidos seguidos o dar un número establecido de pases. Retos que nos llevará bastante tiempo superar, ya que incluso en la piel del propio Jordan no son fáciles de llevar a cabo.

Por otro lado, NBA 2K11 sigue manteniendo su ya clásico modo Mi Jugador, solo que claro, en este caso está brutalmente enfocado a Jordan. ¿Qué quiere decir esto? Pues que en lugar de crear un deportista personalizado desde cero tenemos que jugar en la piel del escolta, pasando de ser un rookie sin importancia a una súper estrella. El nombre del modo lo dice todo: MJ: Creación de una Leyenda.

Antes y ahora

Pero al margen de este tributo, que además incluye aspectos como la posibilidad de desbloquear diferentes modelos de sus propias zapatillas o de jugar con equipos clásicos (tanto los Bulls de los ochenta como los no menos míticos Celtics de Larry Bird o los Lakers de Magic Johnson), NBA 2K11 cuenta con todas las opciones que podíamos esperar en un juego de baloncesto a estas alturas. Es decir, Partida Rápida, Temporada, Playoffs, Liga online, etc., todo contando con los equipos y las plantillas actuales de la NBA. Porque no solo de la nostalgia vive el hombre…

Por lo demás, la versión de este año mantiene las características que ya vimos en NBA 2K10: un control lleno de opciones de personalización y exigente pero accesible, movimientos realistas por parte de los jugadores y unos gráficos tan cuidados que ver el juego en movimiento resulta casi como observar un partido de verdad por televisión. En definitiva, un título que, pese a la falta de competencia actual dentro de su género, continúa esforzándose por mejorar año a año. Y si no que se lo digan a todos los seguidores del gran Michael Jordan, la figura indiscutible de esta entrega. Es una lástima que todavía cuente con comentarios en inglés…

Cerrar