Baloncesto demencial

El gran clásico de Acclaim que tanta diversión nos ofreciera durante los años noventa, en la época de los dieciséis bits, regresa sin perder ni un ápice de su jugabilidad original. Un título tan directo como los de antes, de los que se daban en los salones recreativos.

¿Quién no se ha echado alguna vez algún que otro partido a NBA Jam? Seguro que los jugadores más veteranos lo han hecho. ¡Y millones de veces además! No en vano, este es sin duda uno de los títulos deportivos más importantes de la época de los dieciséis bits. Una saga que ahora regresa sin grandes cambios, para bien o para mal.

Estilo arcade

En NBA Jam no hay lugar para la simulación. Al igual que sucedía con el clásico, en esta ocasión estamos ante un arcade puro y duro, sencillo, rápido y directo. Un juego en el que la espectacularidad prima por encima de la sofisticación. De hecho, para ser capaces de llevar a cabo todas las acciones del juego (desde hacer un mate hasta driblar al contrario) simplemente son necesarios tres botones: tirar, pasar y esprintar. Para qué más…

Por supuesto, olvidaos aquí del realismo y la profundidad de sagas como NBA 2K, puesto que el concepto es totalmente distinto. Para empezar, los partidos en NBA Jam siguen siendo de dos contra dos, lo cual lo dice todo. Por supuesto nuestro compañero puede ser manejado tanto por la propia consola como por otro usuario de carne y hueso. Y es que el título gana mucho jugando en compañía de otros tres amigos. Si NBA Jam engancha gracias a su desenfado echándonos unos partidos en solitario, es junto a tres amigos cuando la cosa llega a ser realmente adictiva. Y si no, haced la prueba en casa con unos colegas… es como volver a estar en los años noventa.

En lo que refiere al apartado visual, el juego ha apostado por una estética más “cartoon” (dibujos animados) que nunca. Solamente hace falta echar un vistazo a las imágenes para ver el aspecto “cabezón” y súper simpático que poseen los jugadores (que por cierto, son totalmente reales ya que la serie cuenta con licencia oficial de la liga de basket norteamericana). Aunque ojo, que este estilo tan loco no quiere decir que NBA Jam no tenga un aspecto gráfico trabajado, como demuestran las distintas animaciones faciales de los jugadores o el fantástico aspecto de las canchas.

En definitiva, un título de carácter muy arcade (casi retro, si se nos permite) que mantiene su divertida esencia de siempre: el lado más salvaje y directo del mundo de la canasta.

Cerrar