Saltos clásicos

Estaba cantado. Después de demostrar sus habilidades en Nintendo DS y de vender millones de copias en todo el mundo, Mario ha decidido llevar sus saltos clásicos a Wii. Y lo ha hecho con una aventura plataformera muy en la línea de lo mostrado en la portátil.

Mario siempre ha destacado por sus aventuras plataformeras, si bien también ha demostrado sus habilidades jugando al golf, pilotando karts u organizando fiestas multijugador. Sin embargo, fue hace unos años cuando decidió apostar de nuevo por la fórmula plataformera tradicional en 2D, perdida desde hacía ya tiempo, alejándose de las últimas aventuras que había protagonizado -de claro carácter 3D- como Super Mario Sunshine (GameCube) o Super Mario Galaxy (Wii). De ahí nació el clásico New Super Mario Bros para Nintendo DS, título que ha servido de inspiración para dar vida a esta odisea plataformera de Wii.

Saltos en familia

Como ocurría con el citado cartucho de Nintendo DS, New Super Mario Bros Wii es un título de plataformas de la vieja escuela. Con esto queremos decir que la jugabilidad es 2D, teniendo que desplazar a Mario, Luigi y compañía de izquierda a derecha de los escenarios para superar cada nivel. Pero claro, no todo es tan fácil como pudiera parecer…

Cada una de las fases es bien diferente de la anterior. Y no nos referimos únicamente a su aspecto y al escenario que lo cobija (desiertos, zonas acuáticas, montañas, etc.) sino porque en cada una de de ellas nos esperan retos y obstáculos bien diferentes. Así, en función del nivel en el que estemos debemos demostrar nuestra habilidad con el pad para saltar, bucear, agarrarnos a salientes, esquivar peces voladores, pelear contra jefes finales y un largo etcétera. Con esto se consigue que el título huya de la monotonía como de un incendio, con todo el beneficio que esto supone para su diversión y jugabilidad.

A esto también contribuye el sencillo esquema de control, ideado para que pueda ser asimilado rápidamente por cualquier miembro de la familia. Tan solo se emplea la cruceta de control y un par de botones para realizar todas las acciones que los protagonistas pueden llevar a cabo (correr, saltar, nadar, lanzar bolas de fuego…), algo muy loable y que suele caracterizar a los títulos creados por la Gran N.

Cuantos más, mejor

Pero, sin duda, el factor más importante de esta versión es su total compatibilidad con hasta cuatro jugadores. Es más, el título gana enteros con cada jugador extra que participa en la aventura. Esta innovación no es de cara a la galería, ya que el título está pensado expresamente para jugar en compañía de familiares y amigos, pudiendo tanto colaborar unos con otros como competir a medida que avanzamos en los niveles.

También merece la pena destacar el aspecto gráfico del título. A pesar de su jugabilidad 2D, todos los personajes y escenarios que se han incluido han sido realizados en 3D, ofreciendo un colorido y simpatía fuera de toda duda. ¡Pero si hasta los enemigos bailan en función de la música!

Siempre es un placer jugar con Mario y sus amigos, algo que muchos jugadores ya saben perfectamente. Y este juego no es una excepción. Lo único que debéis tener en cuenta es que, dado el carácter “familiar” que tiene el título, el nivel de dificultad es algo más bajo de lo que quizá hubiera gustado a los jugadores más expertos.

Cerrar