Los demonios rondan de noche

12765

Hoy en día nos estamos acostumbrando a lanzamientos mundiales de títulos de renombre que llegan a los diferentes mercados al mismo tiempo, pero aún existe la otra cara de la moneda. Nights of Azure es uno de esos ejemplo. Se estrenó en Japón en octubre de 2015, pero llega a Europa y Estados Unidos ahora.

Nighst of Azure es un desarrollo típicamente japonés, obra del estudio Gust, veterano en la industria que lleva más de veinte años creando sagas, aunque gozan de mucha más popularidad en tierras niponas que en occidente. Sus manos han dado a luz series como Alterier, Mana Khemia o Ar Tonelico.

La aventura que ahora nos ocupa trata de una tierra ficticia situada en el corazón de Europa, aunque no aparece recogida en los mapas, que sufre el acoso cíclico de la oscuridad. Cada determinado tiempo un demonio muy poderoso amenaza con regresar para instaurar una noche eterna en la que los de su clase poblarán la tierra.

Entre tanto, el jugador se pone en la piel de Arnice, una cazadora mestiza que tiene sangre humana y de demonio, en su misión de liberar el mundo del mal y proteger a la Santa que traerá la paz definitiva.



Nights of Azure es un título que se juega a dos velocidades diferentes. Por un lado está la historia, que avanza reposadamente, con un gran número de diálogos entre diferentes personajes y se cuenta poco a poco, y por otro las secuencias jugables, que son mucho más frenéticas.

La historia tiene mucho peso, y como tal, se preocupa en intercalarla muy a menudo. Casi siempre transcurre dentro de un hotel en el que se alojan los protagonistas. Al principio solo hay tres personajes pero después van llegando otros y las charlas son más variadas.

La parte puramente jugable es difícil de precisar si se trata de un juego de rol con mucha acción, o si por el contrario es un juego de acción disfrazado de rol. En la práctica es un machacabotones con un control muy sencillo, pero tras varias horas el sistema se comienza a hacer más complejo, y da más juego del que parece en un principio.

El jugador controla a Arnice y a la vez puede invocar a hasta cuatro demonios que le acompañarán en el campo de batalla. Estos combaten por su cuenta sin necesidad de indicarles nada, aunque se les pueden dar algunas ordenes básicas, como pedirles que dejen de atacar, que recarguen su energía con la sangre del suelo o que desaten su ataque especial.



Arnice puede ejecutar combos con la combinación de dos botones para derrotar a los enemigos y así conseguir experiencia en forma de litros de sangre azul. La sangre se es un elemento multiusos dentro de Nights of Azure y es lo que de le da el sentido de juego de rol. Se puede traducir en experiencia si se invierte en un altar para que la protagonista suba de nivel, pero también se puede utilizar para invocar nuevos demonios o para mejorar los que ya se tienen.

La aventura se estructura en capítulos que tienen un tiempo limitado de quince minutos al principio, pero después se puede ampliar. Estos capítulos se subdividen en fases, cuyo objetivo siempre es salir del hotel por la noche a cazar demonios o explorar determinadas zonas. Por tanto, todo el juego transcurre bajo la luz de la Luna, pero adicionalmente se pueden elegir una serie de tareas diurnas que se ejecutan automáticamente al volver al hotel, o sea, al acabar una fase, y cuyos puntos sirven para comprar nuevas habilidades para Arnice en un completo árbol. Se puede potenciar el daño de ataque, aumentar la duración de los estados especiales o conseguir nuevas armas.

Cuando se comienza a jugar las mecánicas parecen muy básicas, ya que tan solo se puede llevar un equipo de cuatro demonios consigo y la protagonista puede realizar pocas acciones, pero como decimos, todo se vuelve más complejo al acabar el primer capítulo, que es un tutorial. Después, se pueden configurar hasta cuatro equipos de demonios para alternarlos en combate, estos suben de nivel, mejoran sus estadísticas, aprenden nuevas habilidades, las armas de Arnice pueden enlazar combos intercambiando entre una y otra de forma dinámica…

El sistema de los demonios acompañantes es interesante porque al invocarlos uno se siente muy respaldado. No se mueven desperdigados por el escenario, sino que su radio de acción siempre está en torno al jugador para combatir con los mismos enemigos y curarle si hace falta. Aunque se ve cierto toque de Pokémon en cuanto a que suben de nivel y aprenden nuevas habilidades, se podría haber sacado mucho más jugo al sistema. Es cierto que algunos demonios son débiles a ciertos elementos y fuertes frente a otros, pero en la práctica no es demasiado relevante.

Los escenarios en los que se desarrolla la acción son bastante variados, pero en general da la sensación de estar siempre pasando por zonas similares. Podría estar justificado pensando que todo forma parte de la misma ciudad, pero es que la variedad cromática no es muy alta. Seguramente, gran parte de culpa la tiene que todo el juego transcurre de noche, como hemos comentado, y por eso siempre está oscuro y los colores que predominan son los negros, azules marino o morados.



Las localizaciones son bastante típicas, ya que presenta calles, catacumbas, castillos, subterráneos, jardines… En general, la estética lleva una línea que anda a medio camino entre el estilo barroco y principios del siglo XX, mezcla ambientaciones de siglos pasados con otras más cercanas al presente.

La ciudad no está abierta por completo desde el principio, sino que se van desbloqueando las zonas en las que transcurre la acción. Después sí se puede pasar de una zona a otra libremente siempre que lo permita el tiempo límite… y la orientación del jugador. Antes de comenzar la fase, y durante ella, el menú de misión pide que se avance hasta una determinada zona, pero no explica de manera clara a qué parte de la ciudad hay que dirigirse, lo que unido a que el juego llega únicamente con textos en inglés, provoca momentos de confusión, dificultando el progreso del jugador.

En el plano estético, se trata de una obra que podría convertirse en anime perfectamente. El estilo de los protagonistas mantiene un gran parecido con el género, al igual que la trama y la narración. Por lo demás, merece la pena destacar que la dirección de arte denota una clara vocación de servicio al fan y los personajes femeninos están hiper dotados en el plano físico.

Rubén García.



JUGABILIDAD: Si se le presta un mínimo de paciencia, en unas cuantas horas se descubre que la base de rol le da mucho juego. Parece un machacabotones, pero hay un complejo proceso de desarrollo tanto del personaje como de los demonios que se pueden invocar para combatir con ella. No obstante, se le podría haber sacado más jugo.

GRÁFICOS: Mantiene una estética de anime típica de la industria del videojuego japonesa. Le sienta bien, aunque le falta algo más para tener identidad propia. Funciona muy fluido a 60 imágenes por segundo y el diseño de los personajes es bastante elaborado, aunque en general no sorprende demasiado. En especial, flojea en las animaciones durante las conversaciones y el tratamiento del pelo, totalmente rígido. En los vídeos desentona mucho.

SONIDO: La banda sonora se encuentra a un gran nivel, con composiciones originales de diferentes estilos que van desde el rock más cañero o la música orquestada en los combates hasta el jazz que acompaña los momentos relajados en el hotel. Llega doblado al japonés con subtítulos únicamente en inglés, una pena que no esté mejor localizado.

DURACIÓN: Es bastante largo para tratarse de un juego de acción, ya que casi se parece más a uno de rol. Pasa cómodamente de las 20 horas, y mucho más si se llevan a cabo las numerosas misiones secundarias y pequeños retos que complementan la historia principal.

CONCLUSIÓN: Nights of Azure seguramente sea un título que pasará desapercibido en un 2016 cargado de juegos con mucho nombre, pero lo cierto es que lo que ofrece no lo hace mal. Es un buen entremés si estás buscando un juego frenético y sin muchas complicaciones. No inventa la rueda en ninguno de los géneros en los que se mueve, pero resulta divertido. Su gran pega es llegar únicamente doblado al japonés con subtítulos en inglés.

Juegos Relacionados Si te gusta, juega a… Te puede interesar…
Atelier
Ar Tonelico
Ni No Kuni: La Ira de la Bruja Blanca

En Japón el juego es conocido como Yoru no Nai Kuni

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.
Cerrar