El camino del ninja

From Software se lanza a la dura tarea de tratar de llevar a Xbox 360 el juego de acción de referencia para dicha consola, en la línea de juegos como God of War o Devil May Cry. Y para ello han elegido un título de ninjas, que mezcla artes marciales y un argumento propio de películas de serie B.

From Software, uno de los estudios más en forma de la actual generación de consolas, es el responsable de un nuevo juego de acción en tercera persona plagado de combates con una propuesta muy similar a la vista en títulos como God of War o Ninja Gaiden, juegos que comparten varias similitudes más allá del nombre. Un título cargado de acción, cinemáticas y escenas de vídeo interactivas que no nos concede ni un momento de descanso.

Tokio en apuros

Estamos en la ciudad de Tokio de 2015. Una peligrosa mutación está convirtiendo a los ciudadanos de la urbe en monstruos terribles y violentos y, ante semejante crisis, el gobierno japonés decide introducir en escena a un grupo de ninjas de élite liderados por el protagonista del juego, Ken Ogawa.

A partir de ese momento, Ninja Blade se presenta como uno de los juegos de acción más frenéticos de su momento. Y es que, aunque su jugabilidad es la misma que la registrada en otros tantos juegos de acción, la fluidez del control y el diseño del propio título lo hacen sumamente adictivo. Para ello, From Software ha mezclado combates a lo God of War, algo de plataformas al más puro estilo Prince of Persia y un sinfín de escenas de vídeo interactivas que ponen a prueba nuestros reflejos. Y cuando decimos un sinfín, lo decimos en serio; nunca habíamos visto tantas de estas escenas en un videojuego.

Por otro lado, Ninja Blade tiene algún que otro elemento innovador que lo distancian de otros competidores. Por ejemplo, la aventura incorpora varios puzles que, sin llegar a ser considerados como complejos, sí que aportan algo de variedad al desarrollo. Y de la misma forma, el título incluye una curiosa habilidad para el protagonista llamada Visión Ninja, que permite ralentizar el tiempo y ver los puntos débiles de los enemigos.

Además, y aunque esto ya no sea tan original, a medida que derrotamos a los diversos enemigos es posible recoger unos cristales que ayudan a potenciar y personalizar las aptitudes de Ken. Una idea que no es nueva pero que sí que ayuda a hacer la experiencia algo más profunda.

En resumen, Ninja Blade es un juego emocionante claramente pensado para los amantes de la ciencia ficción, los ninjas y las toneladas de acción. Un trabajo al que solo se le pueden reprochar algunos detalles, como una inteligencia artificial algo limitada en los rivales o un desarrollo repetitivo en determinadas ocasiones.

Cerrar