La venganza del ninja

Las aventuras del legendario ninja Ryu Hayabusa siguen en Xbox 360. Después de revolucionar los juegos de acción en la primera máquina de Microsoft, esta entrega también firmada por el diseñador Tomonobu Itagaki mantiene la misma esencia.

Siguiendo la historia de la primera parte, Ninja Gaiden 2 empieza en Tokio, con la joven agente Sonia buscando al ninja Ryu Hayabusa, para lo cual se pone en contacto con el viejo comercial Muramasa. Todo con el objetivo de evitar que un poderoso y antiguo diablo sea resucitado por un peligroso clan. A partir de ese momento, y tras un espectacular comienzo, Ninja Gaiden 2 se convierte en un recital de sangre, acción y demonios que poco o nada tiene que envidiar a su antecesor.

Acción trepidante

Tal y como sucedía con el original, Ninja Gaiden 2 recuerda mucho a la clásica serie de Capcom Devil May Cry. Tanto por su jugabilidad, basada en combinaciones de golpes letales y el uso de magias, como por sus enemigos y escenarios. Pero una vez más, el título del Team Ninja (con Tomonobu Itagaki al frente) tiene en su increíble ritmo su mayor atractivo. Y es que jugar a Ninja Gaiden 2 es como hacerlo a la versión más veloz y sangrienta de las aventuras de Dante Sparda.

En líneas generales, y para bien o para mal, está claro que Ninja Gaiden 2 sigue muy de cerca las características del juego de 2004. El lanzamiento continúa ofreciendo un desarrollo muy lineal, hay que hacer frente a unos enemigos que requieren de mucha concentración y esfuerzo (aunque menos que los de la primera parte, todo sea dicho de paso) para ser superados y encarar a unos jefes finales capaces de hacernos sudar sangre antes de poder eliminarlos. Todo muy Ninja Gaiden, vamos.

Pero al margen de sus combates y magias, Ninja Gaiden 2 destaca por su armamento. Aunque no se puede decir que el título tenga un estilo progresivo tan marcado como otros juegos de acción, sí que es verdad que a medida que derrotamos a los enemigos vamos aumentando nuestras habilidades, recogiendo las auras que estos dejan y cambiándolas después por nuevas armas y ventajas por el estilo.

Destellos gráficos

En lo concerniente al apartado técnico, Ninja Gaiden 2 también mantiene la esencia del primero, hasta el punto que tampoco se puede decir que el cambio generacional se haya notado en extremo. Pero claro, hay que tener en cuenta que el Ninja Gaiden de Xbox ya alcanzaba un altísimo nivel. En cualquier caso, en esta secuela hay que hacer hincapié en el cuidado esmero con el que se han diseñado los enemigos, tanto artística como técnicamente, o los movimientos del propio Ryu. No obstante, y tal vez porque la creación del juego estuvo al parecer muy limitada por la falta de tiempo, los escenarios dan la impresión de estar algo vacios y se muestran demasiado estáticos. Tal vez con algo más de tiempo dedicado a su desarrollo…

Cerrar