Mascotas virtuales

Atrás quedan los tiempos del conocido Tamagotchi. Ahora Nintendo te ofrece la posibilidad de cuidar de diferentes razas de perros aprovechando las posibilidades táctiles de su portátil.

Está claro que Wii y Nintendo DS han abierto las fronteras del mundo de los videojuegos, atrayendo a usuarios y usuarias que antes nunca se habían acercado a una consola. Esto se demuestra en la aparición de juegos como Nintendogs, un título muy enfocado al género femenino y a usuarios que busquen una experiencia muy distinta a las habituales.

Cuidando tu cachorro

En Nintendogs tenemos casi veinte razas de perros entre las que elegir. Lo primero de todo es acercarnos a un criadero y comprar el cachorro que más nos guste, para lo que disponemos de una cifra de dinero inicial. Teniendo en cuenta, eso sí, que no hay dos razas de perros iguales, por lo que cada una de ellas tiene sus propias características, por lo que algunos son más mimosos, otros más juguetones e independientes y cosas por el estilo.

A partir de ahí, y ya en compañía de nuestra nueva mascota, podemos llevar a cabo todo tipo de acciones, empezando por las más básicas: ponerle nombre y jugar con él. Gracias a las prestaciones de la portátil, somos capaces de llamar al animal para que reaccione ante su nombre (mediante el micrófono de la máquina) o acariciarle con el lápiz táctil. Pero eso es solo el principio, ya que poco a poco podemos enseñarle todo tipo de trucos con los que incluso podemos ganar concursos caninos. ¡Y sin que la casa huela a perro, oiga!

¿Y qué más? Pues, igual que en la vida real, podemos sacar al cachorro a pasear, a que olfatee a otros perros, a que juegue en el parque… aspectos que además hacen que esté más feliz, saludable y en forma. Pero no es lo único que nos ofrece el título, ya que igualmente encontramos un sinfín de complementos y objetos con los que podemos “maquear” a nuestro compañero. Cosas como collares, juguetes, pelotas y demás cosas propias… bueno, de perros.

Por lo demás, el juego cuenta con un apartado gráfico sorprendente; bastante sorprendente. Lo cierto es que los animales tienen un aspecto muy creíble y, sobre todo, entrañable. De hecho este juego tendría poco sentido si no cogiéramos cierto cariño a estas mascotas y, por fortuna, el trabajo realizado por Nintendo demuestra un mimo especial.

En definitiva, Nintendogs es una experiencia curiosa, siempre y cuando te gusten los perros y todo lo que ellos representan: paseos, juegos, caricias, concursos… Si tu madre no te deja tener un cachorrito en casa, ahora puedes encontrar una alternativa virtual al asunto. Y dejando de lado la parte más escatológica de tener un animal en casa.

Cerrar