El Arte hecho videojuego

Los videojuegos son considerados Arte para muchos de los que los disfrutamos a diario, pero además en esta ocasión tenemos ante nosotros un juego que está basado en el Arte del museo Thyssen-Bornemisza. En el Mundo de Nubla se ofrece un paseo por las reinterpretaciones de algunos de los cuadros más famosos del museo madrileño. De esta forma se presenta la alianza entre Sony y el museo Tyssen creada por Gammera Nest con la que quieren llevar el Arte a PlayStation 4.

12411

Nubla aparece del trabajo de Gammera Nest, que a su vez nace de la unión de un grupo de profesoras de diseño y desarrollo de videojuegos de la Escuela Universitaria de Diseño, Innovación y Tecnología, quienes además han contado con el apoyo de EducaThyssen, el área innovadora y educativa del museo Thyssen-Bornemisza.

PlayStation Talents es un colectivo de títulos independientes en los que Sony ha invertido su confianza dado el talento que guardan los trabajadores que desarrollan su creatividad en los diferentes estudios que componen el programa. Nubla está dentro de estos proyectos y la presencia de Playstation Talents está llegando a tal, que cada año cuenta con más títulos y estudios.

Nubla salió a la venta tiempo atrás, pero en esta ocasión tenemos con nosotros El Mundo de Nubla, una versión mejorada del anterior en el que se han arreglado pequeños problemas y que además ofrece como aliciente la oportunidad de probar una demo de la segunda parte del juego que saldrá a la venta próximamente y que se llamará M. La Ciudad en el Centro del Mundo.

Nubla se puede considerar como un juego que nos presenta un paseo interactivo por los cuadros de un museo, pero además nos los presenta desde dentro y en cada uno de ellos hay una serie de puzles que completar. Lo primero que tenemos que hacer al empezar a jugar es seleccionar nuestro personaje, pudiendo elegir un chico o una chica.

Nada más comenzar nos damos cuenta de que estamos en un museo, pero este se encuentra realmente vacío, los marcos de los cuadros están ahí, pero en ninguno de ellos hay alguna representación u obra. Tras avanzar algunos metros nos topamos con un personaje de lo más curioso que nos pide que le sigamos, tras esto empezamos a ver algunos seres más similares al primero, pero cada uno de ellos con su caracterización que representa los diferentes tipos de Arte que se albergan en un museo.

Tras coincidir con los mencionados personajes estos nos piden su ayuda, Nubla, el elefante de Dalí, ha desaparecido y con él se han marchado cada uno de los cuadros del museo. Nuestro cometido en este momento es decidir a qué personaje seguir, ya que este pasa a ser el que utilizamos cuando nos adentramos dentro de los cuadros.

Cada capítulo del juego se basa en encontrar pistas y recuerdos de Nubla, así como hacer volver el estado original de los cuadros del museo. Para ello tenemos que completar los diferentes puzles o minijuegos que se nos presentan y todo ello mientras visitamos las reinterpretaciones de famosos cuadros. Los creadores confirmaron que no quisieron utilizar los cuadros verdaderos para impedir problemas legales, pero en cualquier caso si acudes al museo Thyssen tras jugar a Nubla identificarás en los cuadros cada uno de los niveles que se pueden jugar.

El nivel de dificultad no es para nada alto, y hasta los más pequeños de la casa pueden completar los puzles tras darle alguna vuelta de tuerca a la vez que aprenden de Arte. Las mecánicas del juego son muy sencillas, no tenemos confusas opciones y casi todo se basa en saltar, coger objetos y depositarlos en el lugar correcto o buscar pistas. También nos topamos con algunos rompecabezas en los que tenemos que quedarnos con combinaciones y luego repetirlas, pero en todo momento el título es muy intuitivo incluso a falta de pistas que te indiquen qué hacer.

La duración de Nubla es uno de los aspectos negativos de la experiencia, ya que en aproximadamente una hora es posible estar viendo los créditos del juego. Si queremos lograr el 100% y descubrir todos los secretos de Nubla tenemos la opción de volver a jugar para recoger los coleccionables que nos hemos dejado previamente por el camino. Para conseguir esto cada uno de los personajes de los que hablamos antes ofrecen una serie de habilidades diferente del resto. Mientras los hay que se pueden elevarse como un globo durante pocos segundos, otros saltan más, por ejemplo.

Si algún cazador de trofeos o platinos leyendo estas líneas debe saber que Nubla es uno de los títulos de PlayStation 4 al que se puede sacar el platino más rápidamente. Como hemos dicho, la historia la podemos acabar en una hora y dar una pasada más para recolectar los coleccionables que nos hemos dejado, así como sus respectivos trofeos y el Platino puede llevar una hora más. En definitva, completar el juego en un par de horas es una labor bastante sencilla y pasable.

El apartado gráfico de Nubla es muy peculiar y artístico. Sin lugar a dudas este aspecto es una de las principales señas de identidad y pilares sobre los que se sujeta el conjunto, aunque no es para menos siendo un videojuego basado en el Arte del museo Thyssen. Algunas de las representaciones de los cuadros con los que nos encontramos son La gran portuguesa de Robert Delaunay, Mujer ante el espejo de Paul Delvaux o Habitación de hotel de Edward Hopper, entre otros.

Se trata de una historia muy sencilla, pero contada de una forma bastante curiosa y además permite adentrarse en el mundo del Arte sin darse cuenta jugando un videojuego. Sus creadores ya están trabajando en la segunda parte, que se llamará M. La Ciudad en el Centro del Mundo, tal y como hemos avanzado al comienzo del análisis. En la segunda entrega habrá disponible un modo multijugador, así como nuevas obras que visitar.

Alberto Hernanz

Jugabilidad: Título muy sencillo de jugar en el que no hacen falta tutoriales dado que todo es muy intuitivo. Quitando algunos fallos en saltos las mecánicas no suelen dar ningún error más.

Duración: Sin lugar a dudas uno de los aspectos negativos. Como hemos avanzado en el análisis en una hora es posible pasarse la historia, y con dos conseguimos y vemos el 100% del contenido que incluye. Al menos la versión del Mundo de Nubla también incluye una demo de la segunda parte con la que alargar un poco más la duración.

Gráficos: Es el apartado protagonista, un videojuego basado en el Arte del museo Thyssen debía destacar en este aspecto y lo hace mostrando bellas representaciones de los cuadros del museo madrileño. Si tenemos ganas de que llegue la segunda parte es para conocer las nuevas obras que se reinterpretarán.

Sonido: La música presenta un componente que acompaña a la perfección la temática de Nubla. La mayor parte de la banda sonora la componen temas tranquilos que tienen sintonía perfecta con el apartado artístico a nivel gráfico.

Conclusión: Tenemos una de las colaboraciones más curiosas que el sector de los videojuegos ha ofrecido nunca, un museo y un estudio de desarrollo trabajando conjuntamente para presentarnos una obra hecha videojuego en la que el Arte es la mayor protagonista. Es una bonita experiencia de jugar, aunque su corta duración puede echar atrás. No perderemos de pista las novedades que incluya la segunda entrega próximamente.

 

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…
Drawfighters


El Mundo de Nubla es una versión mejorada que además incluye una demo de la segunda parte

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.

Publicaciones relacionadas

Cerrar