Una herencia demoníaca

12768

VIS-Games nos ofrece Obscuritas, un título de terror psicológico que desafiará tu sanidad y capacidad lógica. Hazte con aquello que más te protege ante el terror, porque con esta aventura las pesadillas están garantizadas.

Obscuritas es un nuevo título de terror psicológico que viene dispuesto a arrasar en Steam. Aquí nos pondremos en el lugar de una joven en una casa misteriosa que no nos dejará marchar hasta que no hayamos descubierto todos sus secretos.

Sarah recibe una carta en la que su tío-abuelo, enfermo de cáncer, decide dejarle como herencia su casa de campo. Cuando ella llegue a dicho inmueble descubrirá que ese lugar guarda un oscuro secreto, y en cuanto cruce por el umbral de la puerta sabrá que se ha embarcado en un viaje sin retorno repleto de pesadillas.

Su tío-abuelo no le dará la casa de campo tan fácilmente, pues Sarah deberá superar una serie de intrincados puzles para demostrar su “valía”… además de vérselas con algo que te acecha desde las sombras.

Antes de nada cabe mencionar que Obscuritas te pondrá los pelos como escarpias ya en sus primeros minutos, así que si eres una persona muy temerosa deberías considerar el tomarte este juego con calma.

Todo comienza con la llegada al terreno donde te espera tu casa de campo heredada. Primero debes cruzar un pequeño camino que te ayudará a manipular los controles básicos de movimiento y podrás apreciar el entorno que te rodea: pájaros piando, el viento meciendo las ramas de los árboles… un tranquilo atardecer que lejos está de la gran pesadilla que comenzarás a vivir poco después.

Como hemos mencionado en el resumen del argumento, tu tío-abuelo cree que debes demostrar que eres una digna heredera, por lo que para entrar en la casa ya tendrás que comenzar buscando la llave de la entrada en unos jarrones distribuidos a lo largo del jardín.

Hasta ahí todo bien, puedes pararte a apreciar las esculturas que decoran el espacio y dar vueltas en un intento de análisis de la vivienda, pero ya comienzas a sospechar que algo no anda bien cuando una sombra se mueve más que el propio objeto al que pertenece.

Una vez que te hagas con la llave y entres, se dará el pistoletazo de salida a la cadena de acontecimientos que te espera. La gran mayoría de las puertas estarán cerradas y no solo deberás hallar una manera de abrirlas sino que también tendrás que ir recogiendo una serie de objetos útiles para uso posterior.

Podrás identificar con facilidad aquello con lo que podrás interactuar, pues se rodeará con unos bordes rojos. Un aspecto que llama la atención de Obscuritas es que no hay un inventario como el que estamos acostumbrados a ver, donde se nos abre un menú y podemos manipular lo que tenemos, sino que aquello que recojamos se nos mostrará en la parte superior de la pantalla.

 

Habrá unos objetos clave que no te podrán faltar jamás y otros que aparecerán y desaparecerán conforme vayas avanzando en el juego, como las piezas de los puzles que debas solucionar. Lo que siempre tendrás (o deberías tener) será cerillas, una demanda fundamental para encender velas si no te quieres quedar totalmente a oscuras, y una linterna. Eso sí, no te relajes porque la linterna tendrá pilas de uso limitado y encontrarás otras cada cierto tiempo, por lo que deberás aprender a economizar bien su uso si no quieres acabar rodeado de penumbra.

Como te hemos dicho, en Obscuritas no te librarás ni un solo momento de los puzles. El videojuego está dividido en 3 capítulos que conforman un total de 29 pantallas, por lo que puedes ir esperando bastantes momentos quiebracabezas. El simpático de tu tío-abuelo te dejará al inicio algunos rompecabezas algo sencillos, pero conforme vayas avanzando éstos se irán complicando y pasarás de tener que jugar con las luces a cambiar objetos de sitio para que encajen según lo que se muestra un cuadro entre muchas otras cosas. Eso sí, como ventaja diremos que Sarah hablará para sí misma en voz alta cuando te quedes atascado, cosa que te echará un cable.

De todas formas, no creas que esta extraña aventura será como un pequeño paseo con sus contratiempos, porque desde VIS-Games se han planteado volverte totalmente loco. Nada más entrar en la casa no solo sorprenderá su exceso de espacios totalmente a oscuras (hasta el punto de no ver nada a no ser que uses la linterna o enciendas una vela) sino que comenzarás a escuchar extraños sonidos de cosas que se mueven, voces que te susurran y dicen tu nombre, repentinos flashes de luz que te ciegan de manera instantánea o teléfonos que comienzan a sonar sin motivo alguno. Lo típico, dirás, pero por muy cliché que pueda sonar no podrás evitar andar con la guardia alta… y aun así los sustos están asegurados.

Por ejemplo, un momento que choca mucho al principio del juego es cuando visitas una sala repleta de sábanas. Tan solo diremos que terminarás con un escalofrío recorriéndote la espalda.

De hecho, algo que caracteriza mucho a este videojuego es que juega muchísimo contigo y te va volviendo más y más paranoico, al más puro estilo terror psicológico. No ves nada, pero sí que oyes algo y te da la sensación de estar vigilado en todo momento, por lo que no puedes evitar hacerte una pregunta: ¿Es todo imaginación mía o realmente hay algo o alguien aquí?

Por tu cabeza cruzarán diversas teorías, desde una broma pesada hasta la posibilidad de que allí more una especie de demonio. Sea una cosa u otra, desde luego lo que vas presenciando no ayuda nada. Además de todas estas pequeñas jugarretas que sufres, lo que quizá aterroriza más es cuando te das cuenta de que a lo largo de la casa has ido encontrándote con los mismos cuadros mostrando lo que parece ser una familia… pero hay algo raro, y en unas ocasiones verás una cosa y en otras algo raro. Si pruebas Obscuritas, deberías fijarte pero te adelantamos que te deja con ganas de querer abandonarlo todo, mandar a tu tío-abuelo a dar brincos por el campo y volver a tu acogedor hogar.

Por otro lado, ¿alguna vez has escuchado que el mejor tratamiento para las fobias es la exposición? Vale, pues permítenos decirte que si eres de esas personas con cierta aprensión por los muñecos de porcelana u similares, aquí podrás superar tus miedos a base de bien. Alguna que otra vez te encontrarás una serie de muñecos que se parecen demasiado a personas y que seguramente te harán quedarte mirándolo por unos segundos para ver si se mueven. No te preocupes, que no hacen daño… o eso creemos… tendrás que comprobarlo por ti mismo.

 

A nivel de jugabilidad, Obscuritas no presenta mucho más misterio, pues se centra más en la exploración y la interacción estrictamente necesaria, lo que lo convierte en un videojuego que no se hace demasiado pesado. Eso sí, te tocará fijarte mucho en los pequeños detalles, pues algo tan nimio como una sombra se podría convertir en la solución a ese intrincado puzle que se te resiste.

La casa parece interminable, pues cruzas pasillos una y otra vez y no dejas de encontrarte nuevas habitaciones, todas cuidadas hasta el más mínimo detalle y diferentes a todas las demás, por lo que merece la pena detenerse un poco para deleitarnos de las historias que pueden hallarse tras los antiguos muebles y las ostentosas decoraciones.

>Ciertamente, las texturas están bien trabajadas para que todo parezca más real, y la iluminación se ha hecho de manera que una simple vela no te permita ver todo el pasillo sino tan solo un pequeño fragmento, lo que puede frustrar pero parece justo de cara a las físicas reales.

La única pega es que los acabados de los elementos del videojuego no terminan de ser del todo pulidos. Pudiéndose notar más al principio del juego, alrededor de los objetos se pueden ver unas franjas identificables si prestas atención, pero tampoco se trata de nada sumamente importante.

En cuanto al sonido, a pesar de que los textos se muestren en español las voces serán en inglés. Las notas no podrás revisarlas cuando quieras, por lo que deberás estar muy concentrado para entenderlo todo a la primera y retener en la memoria lo que creas fundamental. Como se ha indicado, en Obscuritas no tendrás ni un solo instante de tranquilidad y escucharás voces y movimientos que llegarán a desafiar tu paciencia y umbral del miedo. VIS-Game hace una gran tarea a la hora de aterrorizar al jugador con tan solo efectos sonoros.

María Rosado

Jugabilidad: Obscuritas es un juego en el que no debes acumular mil cosas en el inventario sino lo único que necesitarás, lo que te ahorra el tener que rebuscar entre lo que vas recogiendo. Los puzles van creciendo en cuanto a complejidad, pero su originalidad y carácter único hacen que los disfrutes dentro de lo que te permite la pesadilla en la que estás envuelto.

Gráficos: Se ha querido cuidar cada rincón de la casa para que parezca totalmente realista, y de hecho lo llega a conseguir, aunque a veces parece que los elementos se han dejado a medio hacer y se han puesto tal y como han quedado con las primeras modificaciones. El uso de las sombras y los engaños visuales se han trabajado mucho para proporcionar al jugador la ansiedad que viene aparejada con el terror psicológico.

Sonido: La banda sonora ya es de por sí algo tenebrosa, pero cuando comienzas a escuchar que alguien te llama y ves que solo estás tú en esa casa, y que las cosas se mueven y rompen solas, te dan ganas de irte a una esquina y no moverte hasta que el juego se canse y se cierre solo.

Duración: Si te das prisa y atas cabos fácilmente, cada uno de los 39 escenarios podría llevarte unos veinte minutos, pero Obscuritas llevará varias horas tanto para digerir las pistas que se te dan como para resolver los puzles e ir tratando de averiguar el secreto oculto en esa casa.

Conclusión: Obscuritas es un videojuego que te hará pasar un mal rato, pues caminas con la seguridad de que en cualquier momento puede ocurrirte algo. Cada uno de sus escenarios es distinto y sorprende con la cantidad de ideas que han plasmado desde su desarrolladora. Si eres amante de los acertijos, algunos de ellos te resultarán sumamente interesantes.

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…
Pineview Drive
The Guest

Obscuritas es una palabra del latín que significa “oscuro, oscuridad”, lo que casa perfectamente con la temática del videojuego.

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.
Cerrar