El poder de la pintura

La serie de Paper Mario estrena aventura en Wii U el próximo 7 de octubre. En esta entrega, la versión de papel de Mario tendrá que descubrir el misterio detrás de la desaparición del color de la Isla Prisma. Para ello contará con su fiel martillo de pintura, con el que devolverá el color a todo a su al rededor, y un montón de novedades que dan mucha frescura a Paper Mario: Color Splash.

13726

A lo largo de su vida Mario ha sorprendido a sus fans de mil y una formas. Jugando al tenis, conduciendo unos karts o convirtiéndose en un personaje de papel, entre otras muchas cosas. Y es que el 7 de octubre llega por primera vez a Wii U la serie Paper Mario, titulada Paper Mario: Color Splash. Un título my colorido que cuenta con su propia personalidad y con unas macánicas de juego algo sorprendentes.

La historia del juego comienza con Peach y Toad llegando a casa de Mario con una sorprendente carta enviada desde puerto Prisma. Sin embargo, esa misteriosa carta resulta ser en realidad un Toad descolorido, al que no le queda ni un ápice de color. Mario y compañía ponen rumbo a puerto Prisma para investigar lo ocurrido y localizar al remitente. Pero una vez llegan al puerto, descubren que la Isla Prisma también se está quedando sin color. Hasta la fuente Prisma se ha secado… en lo que parece una macabra broma.

Mario, en su búsqueda de una respuesta lógica a todo lo que está sucediendo en la isla, se encuentra con Baldo, un cubo de pintura que le pone al día de la situación que están viviendo en aquel paradisiaco lugar. Al final, descubren que los shy guys han robado las estrellas iris de la fuente y que están absorbiendo con unas pajitas el color a todo el mundo, hasta de los Toads. Con la ayuda de Baldo, el poder del nuevo martillo pintor y armado con un mazo de cartas de ataque con turnos, Mario emprende su largo y duro viaje para devolver la normalidad a la ciudad recuperando el color de la isla y salvando a los Toads.

 

Como bien hemos dicho, el juego cuenta con muchas caras conocidas, pero también algunas nuevas. Mario, Peach, que será útil para recuperar vida, Toad y Baldo, algo más que un cubo de pintura ya que se une a la aventura y ofrece información útil al jugador, son los protagonistas de esta entrega. Sin embargo, el juego también nos presenta a los Toads, las víctimas de los Pajitaguys y a los que habrá que devolverles el color usando el martillo con un buen golpe de pintura, nunca mejor dicho. Por otro lado están los escuadrones de rescate Toad, que siempre están dispuestos a ayudar a la gente en apuros.  

En el bando contrario encontramos a los Shy Guys con pajita, a los que Nintendo ha apodado como los Pajitaguys, unos ladrones que se dedican a absorber el color de todo lo que se cruza en su camino. Pero estos solo obedecen órdenes de una mente maquiavélica, que tendrás que descubrir por ti mismo para no tragarte un Spoiler. Pero entrando en materia, el juego otorga un mapa bastante extenso donde puerto Prisma es el núcleo, ya que aquí uno puede entrenar y comprar o vender cartas, a la que habrá que hacer alguna visita de vez en cuando. Para combatir a los Shy Guys, Mario cuenta con su martillo, que encontrará en los primeros compases del juego, con el que puede machacar objetos para obtener pintura y a los enemigos para iniciar el combate con una ligera ventaja. El uso del martillo es sencillo. Con el botón B se dan golpes normales, mientras que con el botón X es da un golpe de color.

La forma más sencilla de obtener pintura para recargar nuestro martillo o cartas es rellenar con color los espacios que se han quedado en blanco, es decir, aquellos que han sido absorbidos por los Pajitaguys. Además, llevar a cabo esta acción también te da las valiosas monedas con las que comprar cartas de combate en la tienda. Aunque también se puede conseguir cuando uno derrota a un enemigo. En la parte superior del juego se muestran tres barras de colores (roja, azul y amarilla) que marcan las reservas de cada uno de esos colores. Además, cuando se recoge un número determinado de martillos, las reservas de pintura aumentan su espacio.

Pero el juego también cuenta con varios puzles, de colores y de papel. Los primeros consisten en devolver el color a ciertos elementos, mientras que los puzles de papel nos complican el paso por lo niveles. Y es que cuando uno se encuentra un sendero que le impide avanzar, puede descubrir un bloque de desdoble cerca que pueda desplegarlo. Y es que la Isla Prisma no solo está hecha de papel, sino que además es tridimensional y está llena de secretos. Para avanzar, tan sólo hay que pulsar el botón Y, descubrir el corte de papel adecuado y sacar las tijeras a pasear en la pantalla del GamePad. Para resolver otros puzles, por ejemplo, también hay que jugar con las texturas de los materiales que componen los escencarios. Por ejemplo, el viento provoca que los personajes se mueva o salgan volado, o, incluso, levantan parte del escenario. La verdad es que los puzles otorgan un aire especial al juego.

Sin embargo, la mecánica más interesante de todas quizás sea el combate. A la hora de pelear el juego utiliza el GamePad, mientras que en la televisión se puede ver a Mario frente a sus enemigos. En la pantalla táctil del GamePad aparecen todas las cartas de nuestro mazo. Ahí verás que algunas tienen el dibujo con color y otras sin él, y que son muy variadas. Hay varios tipos de cartas. Por ejemplo, tenemos el saltejo (un salto con pisotón), golpe de martillo, un champiñón para recuperar vida o la flor de fuego o de hielo, entre otras. Pero también podemos conseguir cartas de enemigos, es decir, una carta de un Shy Guy o una tortuga que al usarla hace que el personaje de dicha carta te ayude a combatir.



Al comienzo del juego Mario tan sólo es apto para atacar usando una carta por turno, sí, los combates son por turnos hasta que uno deje sin color al otro. Pero, sin embargo, a lo largo del transcurso de la partida recibimos otra carta que nos dará la oportunidad de usar dos en lugar de una carta por turno. Esto nos sirve para emplear mejor las estrategias. Por ejemplo, si andas corto de vida, usa una carta champiñón, recupera vida, y la segunda carta una de ataque. Las cartas que no tienen color, habrá que pintarlas antes de usarla, por lo que hay que estar siempre atentos a nuestras reservas de pintura. Una vez elegida la carta, si carece de color, se le aplica pintura. Cuanta más pintura se aplique, más fuerza tendrá el naipe. Eso sí, cuidado con no gastar demasiada pintura.

Cuando está coloreada, trasladamos las cartas a la pantalla de la televisión deslizándola en el GamePad hacia arriba. Cuando usamos la carta, hay que estar hábil para pulsar el botón A en el momento adecuado para realizar más ataques y extraerle más pintura al enemigo. Si tu golpe no ha sido suficiente, el rival quedará sin color sólo en parte de su cuerpo, por lo que tendrás que volver a esperar a tu turno para atacar. En defensa, si se pulsa A en el momento adecuado se bloquean los golpes logrando que el enemigo te quite menos puntos de vida. Al principio los combates se hacen un poco lentos, aunque luego van cogiendo ritmo y se hacen frenéticos. Además, te recordamos que si te parece que has puesto demasiada pintura en una carta, debes borrarla del todo y comenzar otra vez para no gastarla toda.

Además de la misión principal, que llevará su tiempo completarla, el juego cuenta con otras secundarias que se desenvuelven en distintas zonas, como encontrar a todos los Toads del grupo de salvamento. En el mapa, que ya hemos comentado es bastante amplio y más artesanal que otros Paper Mario, siempre aparece el porcentaje de las zonas pintadas en cada uno de los mundos. Por lo que devolver el cien por cien de color a los mundos es otra de las misiones secundarias que ofrece Paper Mario: Color Splash. En el juego tampoco falta el sentido del humor, tanto en las conversaciones con otros personajes como en varias de las situaciones que nos presenta la historia.

Paper Mario: Color Splash es una aventura con toques roleros en la que Mario va obteniendo cada vez más puntos de vida, además de ampliar la capacidad del martillo. El combate depende de la estrategia del jugador y de escoger la carta adecuada para cada ataque. El juego cuenta con varios enemigos, aunque destacan los Shy Guy, ya que son los encargados de robar el color a todo lo que se mueve, y a lo que no también. El mundo de Paper Mario: Color Splah luce realmente bien en Wii U. Los escenarios son parecidos a los juegos de Mario pero tienen al color como eje de la jugabilidad. De la misma manera, los objetos parecen hechos de papel o cartón recortado y pintado. Paper Mario: Color Splash cuenta con un encanto especial y un mundo lleno de color, y ofrece horas de auténtica diversión.

Nacho Castañón

 

JUGABILIDAD: La mecánica de juego es sencilla. El combate es por turnos y habrá que elegir entres las distintas cartas de nuestro mazo para luchar contras los enemigos. Al principio se hacen un poco lentas, pero con el paso de las horas de juego se vuelven frenéticas. Utilizar la lógica es la forma más sencilla de ganar los combates, además de no gastar demasiada pintura. Como todo juego de rol, Mario va ampliando su vida y las reservas de pintura de su martillo a lo largo de la historia.

GRÁFICOS: Lo cierto es que el juego luce realmente bien en Wii U. Será por su aspecto de mundo de papel o cartón, o su gran variedad de colores. Sin lugar a dudas es uno de los puntos fuertes del juego y hace que Paper Mario: Color Splash sea una aventural especial y colorida.

SONIDO: El juego cuenta con una música que va a juego con la historia y la acción. Además, Mario cuenta con sus sonidos característicos, como el que hace cuando salta. El juego, por cierto, está traducido al castellano.

DURACIÓN: Paper Mario: Color Splash tiene una duración de unas 35 horas, aunque depende, como siempre, de cada jugador. La historia es amplia, pero el título también ofrece misiones secundarias que otorgan más horas de diversión, como buscar a los Toads del grupo de salvamento o devolver todo el color a los mundos del gigantesco mapa.

CONCLUSIÓN: Paper Mario: Color Splash es un juego necesario para todos los fans del fontanero italiano más famoso del mundo. Además de contar con una sorprendente jugabilidad y unos toques de rol, esta entrega atrapa al jugador con sus coloridos y amplios mundos, su interesante y original historia, y goza de un encanto especial. Sin lugar a dudas, uno de las grandes títulos de Wii U de lo que va de año.

 

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…
Super Paper Mario
Paper Mario: Sticker Star

 


Es la primera entrega de la saga Paper Mario en aterrizar en Wii U

Nacho Castañón

Editor y PR en Andro4all. Licenciado en Periodismo y Comunicación Integral. Formado en El Referente, Agencia Colpisa y AlfaBetaJuega, y escribiendo sobre el mundo de la tecnología, videojuegos y deporte desde 2013. Mi perfil en LinkedIn.
Cerrar