Análisis de Patapon Remastered: Al ritmo del tambor

Aunque PlayStation Vita no ha sido el éxito que Sony esperaba cuando llegó al mercado hace ya más de un lustro había motivos para pensar que lo sería. Los precedentes de PlayStation Portable (PSP para los amigos) hacían pensar que el éxito se repetiría, pero la verdadera clave del triunfo de la primera portátil de la compañía japonesa fue un excelente catálogo de juegos que agradaron tanto a público occidental como oriental.

Una de esas joyas del catálogo de PSP fue Patapon, precisamente el título que nos ocupa hoy en su versión remasterizada para PlayStation 4 que ya ha aterrizado oficialmente en la máquina de sobremesa más reciente de Sony. Patapon forma parte del triple anuncio de clásicos del universo PlayStation que tuvo lugar hace unos meses. Una lista entre los que también se incluían los ya lanzados LocoRoco y PaRappa the Rapper.

Sin embargo, como decimos, el título del que hoy nos ocupamos es Patapon Remastered, una versión remozada y mejorada de la obra maestra que impresionó en PlayStation Portable en el año 2008 y que ahora regresa casi una década después y en versión de sobremesa con no demasiadas novedades pero conservando todo lo que le hizo grande. Acompáñanos a continuación para conocer más sobre este videojuego.

Aunque a primera vista pueda parecer un juego que actúa meramente como entretenimiento, Patapon tiene un pequeño hilo argumental o al menos un contexto con historia. Los patapons son una tribu antaño poderosa pero ahora muy venida a menos. Se trata de seres que tienen como cuerpo un solo ojo y que, ahora, guiados nuevamente por su divinidad (a la que encarna el jugador), pueden volver a la senda del triunfo.

¿Pero cómo se comunica este dios con los patapons? Muy sencillo: con el ritmo de los tambores. Es por ello que aunque Patapon no es un videojuego rítmico ni musical sí otorga una importancia capital al sonido y la música durante el transcurso de la historia. A lo largo de ella, de hecho, deberemos ir resucitando guerreros legendarios de la tribu, aumentar nuestras huestes y seguir cosechando victorias hasta llegar a ser los más grandes.

La verdadera grandeza de Patapon (y por consiguiente de Patapon Remastered) es su peculiar mezcla de géneros, pues no solo tiene esos ya comentados toques rítmicos, sino que también hace gala de cierta táctica y estrategia, pues nuestras tropas actúan según nuestros mandados y, en cierto modo, nosotros como jugadores no tenemos impacto directo en la acción. De nuestras decisiones depende el éxito de nuestros subordinados.

Las órdenes se dan a través de cuatro comandos (correspondientes a cada uno de los botones de la parte derecha del DualShock 4), cada uno de los cuales tiene asignada una palabra distinta, a saber: pata, pon, chaka y don. Con ellas debemos hacer que nuestra tribu venza a oleadas de enemigos, a gigantescos jefes o a todo lo que se vaya cruzando en su camino hasta la parte final del juego, que es más difícil de lo que pudiera parecer.

El toque rítmico del juego se encuentra precisamente a la hora de dar órdenes a nuestros aliados, pues el éxito en los combates dependerá de que pulsemos en el momento justo la combinación de comandos necesaria para que todo vaya sobre ruedas y la situación se resuelva de modo adecuado. Avanzar, atacar o el estado Fever (uno especial que se consigue tras muchos aciertos). Todo ello se logra yendo al ritmo de nuestros patapons.

Como decíamos, la estrategia y la preparación también tienen cabida en Patapon Remastered. Y es que cuando salgamos victoriosos de los combates obtendremos objetos que nos permitirán resucitar a guerreros que se unan a nuestras filas. Si ves que un combate se te resiste lo mejor podría ser volver hacia atrás y reclutar a nuevos patapons para hacer que el próximo enfrentamiento sea más accesible y asequible.

De hecho, no solo en ese aspecto afecta la vertiente estratégica de Patapon, sino que antes de cada batalla deberemos preparar a los nuestros. Para ello podremos elegir qué tipo de unidades queremos que vayan en primera línea de infantería y cuáles deberían ir detrás (las más resistentes delante y las que atacan a distancia detrás, aunque puedes hacerlo como prefieras), además de equipar a cada una de las unidades con diferentes complementos que les ayuden en la refriega.

A lo largo de la aventura nos encontraremos con diferentes tipos de misión, pues en ocasiones deberemos recolectar alimentos para nuestra tribu y en otras deberemos repeler oleadas de enemigos o incluso escoltar a algún miembro de la tribu en particular. Es precisamente por ello que Patapon Remastered demuestra que es mucho más complejo de lo que suelen serlo los videojuegos rítmicos o musicales.

A nivel visual Patapon es de lo mejor del catálogo de PSP y se ha mantenido igual de atractivo y bello en lo gráfico a como lo era en la portátil de Sony. La remasterización, no obstante, tan solo incrementa la resolución hasta los 1080p (4K si juegas en PlayStation 4 Pro), de modo que si ya disfrutaste del videojuego en PSP no tienes muchos motivos para volver a hacerte con él, a no ser que te apetezca volver a jugarlo en pantalla grande y en consola de sobremesa.

Lo cierto es que muchos esperaban a que Patapon 2 y Patapon 3 hubieran sido incluidos en una colección remasterizada pero, quién sabe, si los números acompañan a esta primera entrega tal vez tengamos suerte con las dos restantes en un futuro. Por el momento nos conformamos con el estupendo Patapon Remastered, una obra maestra de PlayStation Portable que ya puedes disfrutar como nunca antes lo habías hecho.

Joel Castillo

Jugabilidad: El género rítmico o musical nunca ha sido demasiado popular, pero sí ha dejado grandes obras de arte. Patapon es una de ellas gracias, en gran medida, a su adictiva y profundamente compleja jugabilidad. Debemos dar órdenes a la tribu para que cumplan las misiones al ritmo del tambor. Fallar en el ritmo penalizará.

Gráficos: El apartado estético de Patapon se mantiene igual de preciosista que siempre y, de hecho, es la única vertiente del videojuego que ha sido verdaderamente modificada. La versión de PlayStation 4 estándar se encuentra a 1080p de resolución y la de PlayStation 4 Pro llega hasta los 4K. No hay más mejoras más allá de esto.

Sonido: La música en Patapon es lo único verdaderamente imprescindible. Los ritmos que marca el tambor que debemos tocar para que los miembros de nuestra tribu avancen, ataquen y se comporten del modo que queremos son los auténticos protagonistas de un juego de corte musical.

Duración: Los títulos del género musical o rítmico suelen tener una duración bastante escueta, pero la posibilidad de rejugar misiones en Patapon para conseguir mejor equipamiento hacen que esta se dispare todo lo que desees. Un juego con una duración muy superior a la media del género.

Conclusión: Patapon es una de las joyas del catálogo de PSP y, desde ahora, una de las de PlayStation 4, al menos en el género musical. Una jugabilidad de lo más peculiar, un atractivo apartado estético y un sonido que encandila hasta el mismísimo final son sus principales valedores. Sin embargo, cabe destacar que la única novedad de este Patapon Remastered es la resolución incrementada, por lo que duele la ausencia de nuevas características, alguna que otra novedad o la inclusión de otras entregas de la saga.

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…
Saga Patapon LocoRoco Remastered La resolución en PS4 Pro alcanza los 4K.

Cerrar