Análisis de Planet of the Apes: Last Frontier – La guerra se acerca

Los usuarios de PlayStation 4 ya tienen a su disposición uno de los títulos más esperados del catálogo de PlayLink, Planet of the Apes: Last Frontier Se trata de un sistema de juego concebido para utilizar el teléfono móvil mientras disfrutamos de historias tan apasionantes como las que propone este videojuego inspirado en la trama de El planeta de los simios. Concretamente, la acción nos traslada a los hechos acontecidos entre El amanecer del planeta de los simios y La guerra del planeta de los simios, dos películas estrenadas en 2014 y 2017 respectivamente.

A diferencia de Intenciones ocultas, otro de los juegos que requieren de un smartphone durante las partidas, en Planet of the Apes: Last Frontier no se exigirá de manera obligatoria el uso de este dispositivo. Los jugadores tendrán la oportunidad de adentrarse en la historia con el Dualshock 4 pese a perder la información adicional que aporta el smartphone durante la aventura. En cualquier caso, no se trata de una única diferencia entre ambos videojuegos.

Mientras en el primero teníamos que enfrentarnos a una serie de pruebas de habilidad al margen de las sabidas decisiones, en este nuevo título de PlayLink veremos como estos momentos se reducen a unos pocos quick time events. Nos encontramos, por tanto, a algo mucho más próximo a una película interactiva que hemos completado para poder ofrecerte nuestras impresiones. Por el momento solo se ha lanzado en PlayStation 4, aunque en el futuro podría aterrizar en otras plataformas prescindiendo del sistema de compatibilidad con móviles.

Planet of the Apes: Last Frontier, la nueva apuesta del sistema PlayLink, nos introduce en una trama situada entre dos de las películas de la última trilogía del Planeta de los simios. Concretamente, entre El amanecer del planeta de los simios y La guerra del planeta, en una época complicada tanto para los simios como para los humanos, que deben sobrevivir en un mundo postapocalíptico en el que escasean los recursos. Precisamente la falta de comida será la que desencadene la historia, que nos llevará junto a ambos bandos sin necesidad de decantarse por uno de ellos.

A lo largo de la historia tendremos la oportunidad de decidir tanto desde el lado de los humanos, refugiados en una pequeña ciudad fortificada, como el de los primates, que se esconden en una montaña cercana. Aquellos que hayan tenido la ocasión de visionar las películas a las que hacíamos referencia verán representados a algunos de sus protagonistas en la trama, facilitando así la empatía con los diferentes personajes. No obstante, la mayoría han sido diseñados de manera específica para el videojuego, que nos permitirá conocer a personajes a los que aún no habíamos podido aproximarnos en la sala de cine.

A diferencia de Intenciones ocultas, que analizábamos hace poco y que incluía diversas pruebas de habilidad en algunos momento de la historia, con Planet of the Apes: Last Frontier nos encontraremos ante algo mucho más próximo a una película interactiva. Salvo por los gráficos de videojuego, la única labor del usuario será la de seguir atentamente la trama y tomar una serie de decisiones que se sucederán constantemente. En cada una de estas fases se nos propondrán dos respuestas diferentes que irán acompañadas de una breve explicación de la intención del personaje.

“Confiado”, “directo”, “sensato” o “enfadado” son algunas de estas referencias que el jugador deberá emplear para comprender el sentido de la frase que está a punto de pronunciar el personaje en pantalla. De este modo resultará más sencillo prever las posibles consecuencias de la conversación, que no siempre tendrá la influencia deseada en la historia. Como viene siendo habitual en este tipo de propuestas, comprobaremos cómo la trama avanza de determinada manera independientemente de nuestras elecciones, que en ocasiones se reducirán a una u otra conversación sin afectar necesariamente al curso de los acontecimientos.

Para alcanzar este propósito deberemos aguardar a los pocos quick time events que hagan acto de presencia a lo largo de la partida y que sí afectarán, afortunadamente, a lo que ocurra después. Este tipo de decisiones sí supondrán un verdadero desafío dado que, la elección, deberá tomarse en un tiempo determinado. Dependerá del jugador si la acción se lleva a cabo o si, por el contrario, prefiere permanecer inmóvil y observar cómo transcurre la escena sin su participación. ¿Pero cómo pueden ejecutarse esta clase de mecánicas con varios jugadores?

Como recordarás, estamos ante un título incluido en el catálogo de PlayLink, una forma de juego que nos permite combinar el uso de nuestro smartphone con lo que ocurre en la pantalla del televisor. En primer lugar, los participantes deberán descargar la aplicación del videojuego y, posteriormente, unirse a la partida. La principal diferencia respecto a Intenciones ocultas es que, en esta ocasión, no será necesario conectarse mediante un dispositivo móvil.

Hasta un total de cuatro usuarios podrán disfrutar de la misma aventura tanto con su smartphone como a través de sus respectivos Dualshock 4. Lo único que aportará el móvil será, además de un mando virtual, una pestaña con una breve información sobre los protagonistas. Unos datos complementarios que no serán necesarios, ni mucho menos, para comprender sus inquietudes ni para avanzar satisfactoriamente en la trama. En cualquier caso, todos los jugadores deberán cooperar para progresar en la historia de la mejor manera.

Si decidimos jugar en solitario, la toma de decisiones y los quick time events se resolverán de manera muy simple. No obstante, si nos sumergimos en este película interactiva en compañía de otros jugadores, cualquier elección deberá llevarse a cabo por mayoría. Los empates no serán aceptables excepto si un jugador se impone al resto ejecutando la acción de desempate en los momentos más determinantes de la trama, los que tienen lugar con un límite de tiempo y no forman parte de una conversación como tal.

En cuanto al apartado gráfico hemos detectado cómo los planos cercanos, los que muestran el rostro de los protagonistas y sus expresiones faciales, lucen considerablemente mejor que la mayoría de planos generales, en los que incluso se aprecia popping durante los primeros segundos de carga. Respecto al sonido, el videojuego se encuentra íntegramente en inglés pese a que, por fortuna, incluye tanto textos como una interfaz totalmente traducida al castellano. En este sentido, resulta muy sencillo seguir la trama dado el buen trabajo de subtitulado realizado por Sony.

Javier Castillo

JUGABILIDAD: Al margen de algunos quick time events, nos encontramos ante una película interactiva en la que el jugador deberá escoger cómo avanzar a través de la toma de decisiones. El sistema PlayLink no es obligatorio en este caso y, a excepción de las biografías de los personajes, el smartphone no nos proporcionará mayor utilidad que la de cualquier mando de la consola.

GRÁFICOS: El apartado visual es Planet of the Apes: Last Frontier resulta llamativo en las distancias cortas dado el nivel de las expresiones faciales. Sin embargo, las animaciones corporales y algunos planos generales, en los que encontramos popping, no están siempre a la altura del resto de elementos.

SONIDO: Pese a que el videojuego no se ha doblado a más idiomas que al inglés, Sony ha traducido tanto la interfaz como los subtítulos, por lo que resulta sencillo seguir la trama y enfrentarse a la toma de decisiones, que incluso cuenta con información adicional con el objetivo de facilitar la elección.

HISTORIA: Aquellos que hayan visto la trilogía más reciente de El planeta de los simios encontrarán similitudes entre las películas y la trama en las que nos introduce el juego. Algunos personajes se recuperan, de hecho, de algunas de estas producciones para presentárnoslos en la historia de Planet of the Apes: Last Frontier.

DURACIÓN: El prólogo y los cinco capítulos que le siguen nos mantendrán ocupados alrededor de tres horas y media, una duración considerable si tenemos en cuenta que la intención de los desarrolladores ha sido la de confeccionar algo similar a una película. En cualquier caso, la historia tiene cabida para el rejugado dado los finales alternativos que ha introducido Imaginati Studios.

CONCLUSIÓN: Aquellos que hayan tenido la ocasión de visionar la reciente trilogía de El planeta de los simios se sentirán más familiarizados con la atmósfera en la que nos introduce el videojuego, que traslada la acción a los hechos acontecidos entre el primer y el segundo film. No obstante, cualquier jugador puede sumergirse fácilmente en una trama que solo avanzará mediante la toma de decisiones. Pese a la importancia de las mismas, hemos echado en falta una incidencia real en momentos determinados, en los que parece que la historia simplemente avanza por los cauces establecidos. Planet of the Apes: Last Frontier es, sin embargo, una experiencia muy cercana a lo cinematográfico que agradará a los fans de este tipo de propuestas y, por supuesto, a cualquier seguidor de la franquicia.

Cerrar