La guerra del geranio

10235

La idea de que ante el Apocalipsis Zombi, la única esperanza de la humanidad sea alguien inmune a sus mordiscos; la desesperación de ver como y cuándo te devorarán vivo; el liarse a tiros con tu rifle desde una azotea o… pongan ustedes la excusa que quieran de un género sobreexplotado, es difícil de superar.

Sin embargo, que ante el Apocalipsis Zombi, la esperanza de la humanidad se un grupo de plantas armadas hasta los dientes por la industria armamentística de la naturaleza en pos de tener un jardín lleno de geranios, que no de zombis, es una verdadera genialidad.

Esta era la excusa perfecta para Plants Vs Zombies, un juego de defender la torre de corte clásico en el que en el dispositivo móvil evitábamos que llegaran en hileras zombis a nuestro jardín defendiéndonos con distintas clases de plantas planteándonos toda una estrategia de jardín. El juego fue un éxito tremendo en dispositivos móviles pues el título derrochaba carisma por todas las hojas.

Los chicos de Popcap mientras le preparaban una secuela volvieron a tener otra idea de planteamiento glorioso: ¿por qué no convertir la licencia en algo completamente distinto? Y a la par que le desarrollaban la secuela continuista a Plants Vs Zombies con It´s About Time, se liaron para ponerse la enredadera en la cabeza y crear un shooter competitivo.

Y eso es lo que venimos a analizar: Plants Vs Zombies: Garden Warfare. La premisa sin ningún atisbo de guión sigue siendo la misma: los zombis y las plantas mantienen una guerra encarnizada, unos por conquistar y otros por defender su jardín. Pero esta vez nos liamos a tiros cual héroes o villanos de acción.

Garden Warfare plantea un carismático y divertidísimo shooter en tercera persona muy clásico pero plagadísimo de humor y de ideas ingeniosas a la par que brillantes.

Garden Warfare tiene dos modos de juegos básicos: el enfrentamiento directo de toda la vida, en el que equipos de 12 contra 12 deben matarse constantemente hasta que uno de los dos alcanza 50 puntos (restas un punto al rival si revives compañeros, un aliciente estupendo para fomentar el trabajo en equipo). El otro de los modos es el llamado "Jardines y cementerios" que, básicamente, consiste en que el equipo de zombis debe ir conquistando una serie de zonas manteniéndose durante un tiempo en un lugar determinado, mientras que las plantas deben impedir que esas zonas sean conquistadas. El que conquiste-defienda más gana la partida.

Como os decimos, todo con un aroma muy clásico. Pero la gran baza de Garden Warfare, a parte de su diseño artístico y lo carismático de la idea, es la perfecta y genial división de clases que tienen los dos equipos. No solo es que entre cada clase de soldado haya un mundo si no que las plantas y los zombis no tienen un soldado que sea igual al del equipo rival. Y aún con todo esto, los dos equipos están tremendamente compensados y es imposible dilucidar que uno de los equipos obtenga más victorias por su clase de personajes.

Y como estas clases de soldados son las más interesantes del juego, vamos con una descripción rápida pero pormenorizada del juego aunque antes haciendo una aclaración.

Cada clase de luchador guarda un patrón: todo el mundo tiene tres poderes especiales que puede ejecutar en intervalos de tiempo determinados una vez los disparemos. Es decir, no solo es que cada clase tenga un arma totalmente distinta a la de otras clases, si no que tiene tres poderes exclusivos propios a su clase.
Dicho esto vamos a por las clases en la siguiente página.

Equipo de Plantas:

  • Lanzaguisantes: Es el soldado raso, que va armado con un rifle de media distancia no repetidor. Sus habilidades pasan por volverse ágil y rápido durante un momento tanto para escabullirse como para alcanzar posiciones elevadas; disparar una bomba con un gran daño de zona; o convertirse en una torreta ametralladora que le dará potencia de fuego pero nos impedirá movernos.
  • Planta Carnívora: El soldado sigiloso pero de enorme poder destructivo. Su arma son sus dientes por lo que estamos obligados a hacer ataques cuerpo a cuerpo. Si atacamos de frente infringiremos bastante daño pero si lo hacemos por detrás será mortal. Sus habilidades son la excavación, que impedirá que nos disparen durante el tiempo que estemos bajo tierra y que si nos colocamos en el suelo nos zamparemos a nuestro enemigo de un solo golpe; el escupitajo que hace que nuestro enemigo le cueste huir durante un periodo limitado (momento para zampárnoslo); o la planta enredadera, que lo detiene y lo deja inútil durante un momento y que nos permite o comérnoslo, o que nuestros compañeros le disparen cual piñata.
  • Girasol: Es el médico del equipo. Sus disparos son más flojos que el resto pero nos permiten restaurarle salud todo el tiempo a nuestros aliados si vamos cerca de ellos (no podremos disparar mientras curamos). Sus habilidades son la curación; convertirnos en torreta láser (mucho daño, cero movimiento); o plantar un médico de apoyo que cura a todo el que se acera a la zona.
  • Cactus: Es el francotirador, ni más ni menos. Tiene poca salud pero sus disparos a larga distancia causan un daño terrible (pero claro, como nos acerquemos al combate saldremos perdiendo). Sus poderes son colocar una mina; colocar una barrera defensiva; y el drone ajo, que es un mini-helicóptero de radiocontrol que nosotros manejamos y que nos permite disparar y lanzar ataques aéreos sin tener que exponernos nosotros mismos.

Equipo Zombi

  • Soldado: Sería el lanzaguisantes para las medias distancias pero este tiene un arma de repetición y habilidades distintas. Por un lado tiene el salto cohete que nos permite alcanzar zonas muy elevadas de un único salto momentáneo; el misil que causa un daño crítico si apuntamos y damos directo y algo de daño de zona; la granada venenosa que daña poco a poco a plantas que se quedan en una zona.
  • Ingeniero: Es el zombi que tiene más facilidad para contrarrestar a la planta carnívora. Sus habilidades son la de la bomba sónica, que saca a la carnívora de su momento de excavación y confunde a plantas en una zona determinada; el martillo neumático que lo hace moverse muy rápido e impide que nos coman en la excavación; y el drone, similar al drone ajo del cactus.
  • El científico: Cargado con una escopeta tiene un ataque a corto alcance devastador. Sus habilidades especiales son el teletransporte rápido (desaparece y aparece en una corta distancia lo que nos permite acercarnos a nuestros enemigos de un susto o que pierdan su puntería); o la estación médica, que cura a todos los zombis que se acerquen a donde esté plantada (incluso al propio ingeniero).
  • Zombie All Star: El jugador de rugby que porta una potente machine gun que tarda en arrancar y se sobrecalienta. Sus habilidades son el embiste que causa daños críticos si pillamos al enemigo en el empujón; el zombi aficionado que es una bomba que anda y que es un fanático del jugador; y la barrera que nos permite escudarnos.

Luego cada clase de zombi tiene diferentes puntos de salud y diferentes modos especiales que desbloqueamos cambiando los trajes y que, por ejemplo, pueden convertirnos en una planta de fuego o hielo que modificará ligeramente nuestros disparos (si la clase de partida lo permite).

Insistimos en que ambos equipos están sorprendentemente muy compensados aunque haya enormes diferencias entre todas sus clases, lo cual es un verdadero acierto.

Además de las habilidades especiales, podemos comprar semillas o zombis en la tienda entre partidas (con monedas ganadas combatiendo, no pagando dinero real) que nos permiten generar ayudantes que atacan solos en el caso de los zombis; o germinar plantas en macetas que defiendan zonas de manera automática.

En sí, el juego es tremendamente adictivo y divertido y la variedad de sus clases fomenta que queramos disfrutarlas todas, ir desbloqueando sus habilidades (que vienen capadas al principio) y conseguir dinero y superar retos en partidas para mejorar a nuestros personajes y personalizarlos con las cientos de skins que podemos poner a cada clase.

9674

Pero Garden Warfare no es el Jardín del Edén y vamos a contaros el punto verdaderamente flaco de la propuesta: su escasez tanto de modos como de escenarios. Cierto que lo que hay está muy pero que muy bien diseñado y pensado pero se antoja a poco para el largo plazo.

Y es que en Garden Warfare tenemos dos modos con variantes mínimas como os hemos explicado al principio. Al duelo por equipos y Cementerios y Jardines, podéis sumar un modo cooperativo que es como el Cementerios y Jardines pero con un equipo de cuatro plantas que se defienden contra la IA; y a ambos modos podéis escoger partidas en que valen personalizaciones o no personalizaciones. Y ya está.

En cuanto a mapas solo existen cinco y su variedad de diseños es escasa por lo que se antoja repetitivo. Ojo, estamos hablando con el juego tal y como viene con su lanzamiento.

Si PopCap y EA son fieles a su palabra, las expansiones (DLC) del juego serán gratuitas y en ellas vendrán nuevos mapas y, esperamos que nuevos modos. Además, su precio reducido es un verdadero aliciente. Si os gustan los títulos multijugador, Plants Vs Zombies Garden Warfare es una opción muy interesante, fresca y plagada de carisma.

Néstor García
———————————————————
Valoración final

Jugabilidad: Un shooter clásico en tercera persona pero con una enorme variedad de clases de soldados y equipos totalmente diferentes pero perfectamente equilibrados. Adictivo y carismático como pocos.

Gráficos: Su diseño artístico es fabuloso y los detalles de cada planta y zombi son una delicia visual. El diseño de escenarios es más pobre.

Sonido: La banda sonora es casi inexistente pero las voces de los soldados y los ruidos de cada arma y habilidad están muy logrados y hacen buena gala de esta guerra cómica y festiva.

Duración: Al ser un juego multijugador, la que vosotros decidáis. Va algo escaso de mapas y modos (aunque parece que se solucionará con DLCs gratuitos) pero lo que engancha os tendrá horas y horas en la guerra.

Conclusión

Garden Warfare es un shooter multijugador de corte clásico pero que plantea enfrentamientos de lo más adictivos y delirantes. Una propuesta fresca, con ideas y cuya variedad en las clases y entre ambos equipos y el equilibrio de todo el juego es sobresaliente. Su punto flaco es la escasez de modos y escenarios pero si optáis por entrar en la guerra de plantas y zombis no os vais a arrepentir.

———————————————————

Juegos Relacionados

Si te ha gustado te gustará

No te quedes solo en el juego

  • Una película: Zombis nazis de Tommy Wirkola
  • Un programa: La sección de jardinería de Bricomanía

Publicaciones relacionadas

Cerrar