Análisis de PlayerUnknown's Battlegrounds Mobile – Pollo para llevar

Desde su lanzamiento en acceso anticipado el pasado año, PlayerUnknown's Battlegrounds se ha convertido no solo en un incuestionable éxito, sino en un fenómeno que no han tardado en replicar compañías como Epic Games, que han hecho lo propio con Fortnite: Battle Royale. Tras ellos, han sido muchos los estudios que han anunciado el desarrollo de videojuegos similares e incluso un gigante como Rockstar podría incluir una modalidad de estas características en la esperada secuela de Red Dead Redemption.

Salvo giro radical de los acontecimientos, en los próximos meses seguiremos disfrutando del cada vez más extendido Battle Royale en más títulos y, por extensión en más y más plataformas. Entre ellas ya se encuentra el sector de la telefonía móvil, que recientemente ha visto llegar tanto las versiones de early access de Fortnite como de PlayerUnknown's Battlegrounds, que ya ha batido todos los récords tanto en las tiendas digitales de Android como de usuarios con sistema operativo iOS.

¿De qué manera se ha trasladado un videojuego como este a los smartphones actuales? Puedes averiguarlo descargando gratuitamente el juego en Play Store o en App Store o, a continuación, a través de nuestro análisis de PlayerUnknown's Battlegrounds Mobile, que hemos jugado durante los últimos días en un móvil que ha sido testigo de innumerables combates entre decenas y decenas de jugadores. ¿Has tenido la ocasión de probar esta versión del juego desde su lanzamiento?

La versión de acceso anticipado de PlayerUnknown's Battlegrounds Mobile, accesible gratuitamente tanto en Android como iOS, premiará en primer lugar al jugador por su asiduidad. Si disfrutamos del videojuego varios días seguidos podremos hacernos con moneda del juego, skins y otros accesorios que, de otro modo, solo llegarían a nuestro inventario conforme ascendiéramos de nivel o a través de las microtransacciones. En cualquier caso, lo primero que debe hacer el usuario es configurar a su personaje.

Inmediatamente después de acceder al juego cabe diseñar a nuestro protagonista mediante un sencillo editor de personajes que permite optar por hombre o mujer y, posteriormente, escoger entre un rostro, un tipo de peinado y un color para el mismo. Esta simple personalización podrá incrementarse más adelante con elementos vinculados a la vestimenta, que será la que realmente nos ayude a crear a un personaje diferente a los del resto de jugadores.

Completado este trámite se nos informará sobre la calidad gráfica que es capaz de soportar nuestro teléfono. Dependiendo de las características del smartphone, esta podrá cambiar entre baja, media y alta, pese a que el resultado final variará sobre todo en lo que respecta a la cantidad de detalles incluidos en el escenario. Esta decisión la tomará automáticamente el sistema, por lo que no será necesario testar el rendimiento de nuestro móvil con cada una de las calidades.

Tras este breve proceso de configuración tendremos por fin acceso al menú principal, en el que hallaremos los modos Solo, Duo y Squad, los habituales en la versión de PC y Xbox One de PlayerUnknown's Battlegrounds. En cualquiera de ellos, las primeras partidas transcurrirán con bots con el objetivo, suponemos, de que el usuario se adapte a la jugabilidad. Conforme progresemos, estos irán siendo reemplazados por jugadores reales, incrementando radicalmente la dificultad pasado el periodo de tutorial, por así decirlo.

En cualquier caso, la primera toma de contacto servirá para percatarse de que la versión para móviles del videojuego no varía demasiado de las que ya conocen los habituales del título desarrollado por Bluehole. Lo más destacable, en este sentido, es que los programadores han sabido trasladar la esencia del original pese a las limitaciones de los smartphones. Y es que, aunque el apartado gráfico difiera del que podríamos encontrar en ordenadores o en Xbox One, no dista excesivamente del que todos vinculamos a estas alturas con PUBG.

Por supuesto, la dificultad es la que sale peor parada con la adaptación del juego, aunque no tanto como cabría haber esperado. Dada la necesidad de incluir las principales mecánicas en la pantalla táctil del teléfono, los responsables del juego han tenido que diseñar una interfaz que permita aunar cada una de ellas sin entorpecer, al mismo tiempo, la visión del jugador del escenario. En la parte izquierda encontramos, por ejemplo, un joystick digital que nos permite desplazarnos, a cualquier velocidad, en todas direcciones.

Para determinar de manera más precisa el destino es recomendable, además, orientar la dirección en la que avanza el personaje tocando directamente en la pantalla. Si lo que queremos es correr decididamente hacia un lugar, por ejemplo para huir de la barrera azul, podemos pulsar un botón que mantendrá el ritmo de nuestro personaje tanto tiempo como deseemos. De esa manera, el jugador puede evitar mantener el dedo sobre el joystick en este tipo de acciones mientras se prepara para enfrentarse a un rival. ¿De qué manera han integrado los desarrolladores las armas?

Nuevamente, mediante un botón situado a la derecha de la interfaz y, por comodidad, también a la izquierda a modo de alternativa. Representando con una bala, este nos permite disparar cuando tenemos seleccionada una pistola, fusil o escopeta o, de no contar con ningún arma, golpear al rival con los ítems que hayamos encontrado en el escenario. Las granadas u otros objetos arrojadizos también se ponen en juego mediante este mismo pulsador, que irá adaptándose según el objeto escogido en ese momento.

Otros botones de menor tamaño nos permiten, por ejemplo, recargar el arma seleccionada, acceder al equipo, curarnos con botiquines u otros ítems del mismo perfil y, por supuesto, agazaparnos o tumbarnos para desplazarnos por el mapa de manera más sutil. Por su parte, el radar aparecer en la parte superior derecha de la pantalla y puede ampliarse tanto como queramos al pulsar sobre él. En esencia, el jugador tiene a su disposición un amplio surtido de opciones que puede ejecutar rápidamente y sin apenas esfuerzo en cuestión de segundos, lo que sin duda era el objetivo del estudio.

Algunas, sin embargo, son más complejas de ejecutar que otras. La que seguramente suponga un reto mayor para el usuario es el apuntado y los posteriores disparos contra el rival que, como cabía prever, son infinitamente más imprecisos que en la versión estándar del videojuego. El dedo no es capaz, ni por asomo, de cumplir la función del cursor en PC o Xbox One, generando así situaciones en las que ninguno de los combatientes acierta al contrario. En cualquier caso, resulta difícil imaginar una alternativa a la que ha ideado Bluehole Studio, por lo que simplemente cabrá acostumbrarse a esta renovada mecánica.

En cuanto al idioma, al menos en la versión de Android que hemos testado, solo es posible decantarse por el inglés o el chino. El castellano no es una opción por el momento, aunque es probable que la desarrolladora la incluya bien durante el acceso anticipado o, en todo caso, en la edición final de PlayerUnknown's Battlegrounds Mobile. Por supuesto, el apartado sonoro continúa siendo fundamental en la adaptación del videojuego a móviles, en la que el usuario debe guiarse por el sonido de los altavoces del dispositivo o, aún mejor, por el de sus auriculares. Además, el radar ofrece ayudas visuales cuando se escuchan disparos o explosiones en las cercanías.

Javier Castillo

JUGABILIDAD: El equipo de Bluehole Studio ha sido capaz de adaptar la experiencia original de forma bastante satisfactoria teniendo en cuenta las dificultades que entrañaba hacerlo para dispositivos móviles. La mecánica peor parada ha sido el apuntado, que es considerablemente más impreciso que en su referente para ordenadores.

GRÁFICOS: El apartado visual, con diferencias tangibles respecto a la versión del videojuego para PC, mantiene su esencia con su llegada a smartphones. Además, se adapta en hasta tres niveles de calidad diferentes dependiendo de las características del smartphone, que en cualquier caso exigirá el máximo cuando se ejecute PlayerUnknown's Battlegrounds Mobile. Los textos se encuentran, en la edición de acceso anticipado de Android, en inglés.

SONIDO: En cuanto al sonido, los desarrolladores han logrado trasladar la ambientación del original a través de los efectos sonoros que todos conocemos de la versión para ordenadores y Xbox One. Los disparos y explosiones, además, se ven reflejados visualmente en el radar con el objetivo de complementar la información que llega al jugador a través de sus auriculares o de los altavoces del teléfono.

DURACIÓN: Como en el PlayerUnknown's Battlegrounds para PC, resulta imposible calcular las horas de diversión que este título para móviles será capaz de proporcionar a todo aquel que se deje seducir por la propuesta. Dado que el usuario tendrá a su disposición las principales modalidades del videojuego, su extensión debería ser tanta como la que esperaríamos de la edición estándar del título.

CONCLUSIÓN: Aquellos que hayan estado disfrutando del videojuego en ordenadores o Xbox One hallarán en PlayerUnknown's Battlegrounds Mobile una adaptación a la altura de lo esperado si tenemos en cuenta la dificultad que entrañaba llevar una propuesta de estas características a una jugabilidad tan limitada como la de los teléfonos móviles. Salvando las distancias, Bluehole ha mantenido la esencia del original tanto en lo que respecta a sus mecánicas jugables como a su apartado visual, que cualquier jugador reconocerá al instante en una versión considerablemente fiel a su referente.

Cerrar