Una nueva generación

La última entrega de Pokémon para Nintendo DS ofrece en la portátil todo tipo de novedades jugables y visuales, aunque manteniendo su misma fórmula de siempre. ¡Hazte con todos una vez más!

Después de recibir el beneplácito de la crítica y del público por sus anteriores entregas –Heart Gold y Soul Silver– la veterana serie creada por Game Freak repite en Nintendo DS. Y lo hace manteniendo su particular lanzamiento dividido en dos ediciones, que son prácticamente iguales pero contienen alguna que otra criatura diferente y exclusiva.

¿Es lo mismo?

A primera vista, uno podría pensar que este nuevo Pokémon sigue a pies juntillas lo visto en las anteriores entregas aparecidas en Game Boy, Game Boy Color, Game Boy Advance y también en Nintendo DS. Y es cierto, pero el juego también incluye novedades significativas que nos hacen estar ante un cartucho “de nueva generación”, por así decirlo.

La esencia es la misma de siempre: debemos encarnar a un entrenador que, partiendo de un pequeño pueblo, intenta llegar a ser el mejor del mundo, doblegar a todos los líderes de los gimnasios de la región (Teselia) y, ya de paso, hacerse con todos los Pokémon que incluye el título, que vienen a ser la friolera de 156. Para ello es necesario ir atrapando criaturas, aumentar paulatinamente sus características y enfrentarlas tanto a otros monstruos salvajes como a los entrenadores que hay por todas partes y que están repartidos por el juego.

Pequeña evolución

Como decíamos antes, este nuevo capítulo dentro de la serie presenta sendas novedades. Las batallas, uno de los momentos más importantes del juego, se han visto un poquito remodeladas visualmente. Así, ahora los Pokémon se mueven mientras combaten de una manera algo más dinámica, y también es posible enfrentarse en peleas de tres contra tres criaturas a la vez (hasta ahora solo podían medirse en batallas de dos-contra-dos como mucho).

Por otro lado, a los ya clásicos cambios de día y noche se suman también la aparición de distintas estaciones (cuatro para ser exactos). En función del momento del año en el que estamos, las costumbres de los Pokémon varían, por lo que tenemos que permanecer muy atentos si queremos capturarlos a todos.

Además, nos encontramos ante el que sin duda es el Pokémon que más se ha explotado a nivel multijugador. Gracias a la conexión inalámbrica de la consola es posible intercambiar pokémons con un amigo, enfrentarnos a él, usar los códigos de amigo, etc. Por último, la cámara de Nintendo DSi permite vernos las caras con hasta otros tres usuarios más, en una transmisión en vídeo llamada Videomisor. El problema es que los poseedores de un modelo anterior de la portátil no pueden hacer uso de esta opción.

Todas estas características hacen que las ediciones Blanca y Negra de Pokémon sean, sin ningún género de dudas, las más ambiciosas de todas cuantas han visto la luz hasta la fecha. No obstante, también es cierto que gráficamente el juego dista mucho de ser lo que se dice “puntero” y que hemos visto cosas mucho, pero que mucho más llamativas en Nintendo DS.

Publicaciones relacionadas

Cerrar