Sé el mejor entrenador que habrá jamás

Pokémon GO ha revolucionado la industria en tan solo unos días. Tal ha sido su éxito que los servidores no paran de colapsarse por la avidez de los jugadores, deseosos de lanzarse a la aventura de cazar monstruos de bolsillo. Niantic y Nintendo han dado con una tecla de oro que está cambiando el mundo que conocemos.

12540

Llegar a ser el mejor; el mejor que habrá jamás. Este ha sido y sigue siendo el sueño de toda una generación de jugadores que han crecido durante 20 años bajo el paraguas de Pokémon, una de las franquicias de videojuegos más exitosa de todos los tiempos. La creación de Game Freak y Nintendo ha conseguido captar a un público muy diversificado a lo largo de las dos décadas de su existencia, algo que ha impulsado su exitoso desembarco en el mundo real.

Y tal aventura se ha traducido en Pokémon GO, la propuesta que nació un April’s Fool Day como una inocentada y que ha terminado por convertirse en el mayor fenómenos que ha conocido el sector de los videojuegos en la época moderna. En esta apuesta, los jugadores se meten en la piel de un entrenador Pokémon con la premisa de capturar a todas las criaturas del plantel original, en total 151 diferentes, caminando por las calles de sus ciudades y pueblos. Una auténtica locura que en su primera semana ha dejado multitud de anécdotas y casos estrambóticos que han colapsado el mundo a través de las pantallas de dispositivos móviles iOS y Android. Pero, ¿qué ocurre con el juego? ¿Es un traslado fiel a la saga y lo esperado por los fans? Desde AlfaBetaJuega, analizamos el título para determinarlo.

 

Pokémon GO cumple con las expectativas de cualquier entrenador Pokémon que viva la aventura con la nostalgia de sus inicios en el mundo de los monstruos de bolsillo, aunque tiene muchos aspectos que pulir. Su fase beta está resultando un tanto caótica respecto a la estabilidad de sus servidores, que permanecen inactivos durante un tiempo excesivo a lo largo de las jornadas en las que el juego lleva activo de manera oficial en más de 30 países. Además, algunas de las funciones prometidas en un inicio brillan por su ausencia (intercambios, combates entre jugadores, la posibilidad de capturar todos los Pokémon existentes…), aunque desde la propia Niantic ya han afirmado que el juego contará con actualizaciones periódicas que añadirán todo lo prometido en su presentación.

A pesar de los inconvenientes, Pokémon GO es un producto soberbio, una gran oportunidad para que todo aquel que soñara con ser maestro Pokémon cumpla su ilusión con creces. El juego se basa en la captura de los monstruos como eje central de la aventura, gracias a un radar situado en el mapa alrededor del avatar que elijamos (cuya personalización es bastante pobre, todo sea dicho). Así, se pueden observar los Pokémon que se encuentran alrededor y que son susceptibles de unirse al equipo del entrenador en cuestión, hasta un total de 250 especies en un inicio, contando, por supuesto, los especímenes repetidos. Así, gracias a las pokéballs que entrega el profesor Willow, cada usuario debe tomar esa decisión tan dura y determinante en la vida: Bulbasaur, Charmander o Squirtle, y capturarlo. 

A partir de aquí, todo se basa en recorrer el mundo capturar criaturas por dondequiera que se camine. Pero no es la única premisa de la que hace gala Pokémon GO, ya que las poképaradas son uno de sus alicientes más atractivos, especialmente para aquellos que viven en grandes ciudades. Con este tipo de localizaciones se puede tener acceso a objetos como pokéballs, pociones, revivir o incluso huevos que al incubarlos eclosionan y regalan un nuevo Pokémon a su poseedor. 

Otra de las instalaciones clave son los gimnasios. Una vez se alcanza el nivel 5, todo jugador tiene poder y experiencia suficiente para hacer frente a un líder de gimnasio, aunque antes también debe tomar una decisión crucial: la de pertenecer a una de las tres facciones disponibles, basadas en los pájaros legendarios Articuno, Zapdos y Moltres. Esto será determinante para saber qué gimnasios son amigos y en los que se ayudará a entrenar a los monstruos capturados y cuáles de ellos serán rivales y a los que retar para hacerse con el control del mismo. No obstante, los combates se basan en una combinación muy sencilla de dos ataques por Pokémon y un sistema para esquivar las acometidas del rival mientras se mueve la pantalla hacia izquierda y derecha.

Los caramelos también juegan un papel fundamental en el transcurso de la aventura. Tienen una función muy similar a la de los carameloraros de la propuesta original, aunque cada Pokémon cuenta con su propio tipo. Para evolucionarlos, hay que alcanzar un número determinado de los mismos y entregárselo a la criatura en cuestión; estas cifras pueden oscilar desde los 12 para evolucionar a un Caterpie a un férreo Metapod, hasta los 400 que hay que invertir para evolucionar a Magikarp a un portentoso Gyarados. Los ejemplares repetidos también pueden intercambiarse por uno de estos especiales caramelos.

Por otro lado, a partir de las próximas semanas, los jugadores también contarán con el dispositivo Pokémon GO Plus, a través del cual podrán recibir notificaciones de los Pokémon que pueblan las cercanías sin necesidad de tener la aplicación activa en todo momento. Un movimiento muy hábil por parte de sus creadores que asciende a la nada desdeñable cifra de 39.99 euros en comercios. La aventura Pokémon ha traspasado los muros de la realidad para instaurarse en nuestro mundo y, al parecer, ha venido para quedarse por mucho tiempo.

Juan Montes

 

Jugabilidad: La piedra angular de Pokémon GO. Su jugabilidad es lo que lo convierte en un título tan especial y lo que ha llevado a millones de jugadores en todo el mundo a lanzarse a la aventura para capturar cuantos más Pokémon, mejor. Caminar, capturar y combatir son las tres premisas sobre las que se sustenta la propuesta de realidad aumentada y ha conseguido trascender más allá de la lógica con una apuesta simple, pero efectiva.

Gráficos: No son un aspecto realmente importante en Pokémon GO. Es cierto que su primer tráiler era especialmente ambicioso y el resultado final deja bastante que desear en este aspecto; no obstante, saber que el juego se encuentra aún en fase beta invita al optimismo para que las animaciones de los Pokémon puedan dar un salto y ser más dinámicas de lo que se ha mostrado hasta el momento en estas primeras semanas de existencia.

Duración: No se puede determinar. Cada jugador decide hasta dónde quiere estirar la aventura, ya que sus límites parecen no tener fin. Además, teniendo en cuenta la intención de Niantic de seguir ofreciendo soporte al juego en el futuro, amplían las opciones a nivel jugable, por lo que parece que esperan años de aventura junto a Pokémon GO.

Sonido: Consigue captar los elementos principales de la banda sonora de los títulos de Pokémon. Sin embargo, el tratamiento electrónico y distorsionado de algunas de las melodías más icónicas de la franquicias, chirrían en ciertos momentos. Algo que puede que se deba a la rotura de una armonía generada durante 20 años.

Conclusión: 

Pokémon GO es el traslado de un sueño a la realidad. Su propuesta es un diamante en bruto que aún está por limar, pulir y encerar, pero que llega pisando fuerte y captando la atención de los jugadores como ningún otro título ha conseguido hasta la fecha. La posibilidad de lanzarse a la aventura en el mundo real para capturar Pokémon está causando estragos en el mundo, que comienza a sumirse en el caos de lo que ello provoca. Y es que para ser el mejor entrenador que habrá jamás hay que viajar hasta cualquier lugar y llegar a cualquier rincón. 

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…

Pokémon Sol/Luna

Pokémon Rojo/Azul/Amarillo

Pokkén Tournament




El tutorial incluye un truco a través del cuál se puede capturar a Pikachu como Pokémon inicial.

Nacho Castañón

Editor y PR en Andro4all. Licenciado en Periodismo y Comunicación Integral. Formado en El Referente, Agencia Colpisa y AlfaBetaJuega, y escribiendo sobre el mundo de la tecnología, videojuegos y deporte desde 2013. Mi perfil en LinkedIn.
Cerrar