Animales para niños

La conocida serie Pokémon recae una vez más en Wii. En este caso con una aventura muy enfocada a los más pequeños y con Pikachu como gran protagonista.

Aunque Pokémon es, primero de todo, un título famoso por sus apariciones en las portátiles de Nintendo, lo cierto es que la saga también se ha dado algún que otro “garbeo” por las máquinas de sobremesa. Una experiencia que de nuevo repite, en esta ocasión recayendo en Wii. Otra gran oportunidad para todos sus aficionados de disfrutar de estas exitosas criaturas.

Parque de primaria

Lo más curioso de Poképark es que se trata de una aventura totalmente nueva, por así decirlo. Vamos, que no es una adaptación, una expansión de las versiones portátiles, un depósito de monstruos ni algo parecido. En lugar de eso Nintendo y Criatures Inc. han apostado por desarrollar un juego que mezcla varios géneros pero claramente enfocado a los niños. Bueno, es cierto que cualquier Pokémon puede ir, ya de por sí, muy dirigido a los chavales, pero éste lo hace aún más, dada su escasa dificultad y el estilo que presenta.

El juego da comienzo con Pikachu de protagonista. Es entonces cuando éste y otros Pokémons son transportados sin comerlo ni beberlo a un lugar llamado Poképark. Sí, lo habéis adivinado, se trata de un recinto natural en el que estos monstruos de bolsillo viven en paz y armonía. Pero no todo es tan bonito como parece. El parque corre un gran peligro, y nuestro deber es protegerlo, mientras nos reunimos con nuestros amigos y desvelamos qué es realmente lo que nos ha llevado allí.

Durante las aproximadamente diez horas que dura el título, tenemos que ir recorriendo dicho parque, hablando con otras criaturas, superando retos, participando en minijuegos (como carreras y cosas por el estilo) y aprendiendo nuevas tácticas a medida que avanzamos. Por supuesto tampoco faltan los combates, aunque estos pierden el toque estratégico al que nos tienen acostumbrados.  Eso sí, el juego parte de un control muy intuitivo y fácil de jugar. De hecho, insistimos, el título está claramente pensado para los más pequeños. Su simpleza y sencillez hacen que cualquier aficionado a la saga algo más madurito no vaya a encontrar ningún reto en el título. Un paseo por el parque, nunca mejor dicho.

A nivel técnico, estamos ante un juego sin grandes alardes, en el que solamente destacan las animaciones de los protagonistas. Los Pokémon cuentan con un aspecto fantástico, pero los escenarios y demás no son nada del otro mundo. En cualquier caso, la oportunidad de tratar con los tipos de criaturas más conocidos de los Pokémon originales y el fresco desarrollo, alejado de la mecánica habitual, tienen su aquél.

Cerrar