Combates Pokémon en perfecta sinergia

12631

Pokkén Tournament llega a Wii U tras su paso por las recreativas japonesas el pasado año. La consola de sobremesa de Nintendo recibe un título muy maduro que aúna las grandes cualidades de Pokémon y aporta una fórmula renovadora que respira directamente de la franquicia Tekken. Una nueva forma de pelear con Pokémon realmente adicitva y rompedora.

Pokkén Tournament es uno de los videojuegos más esperados del catálogo de Wii U para el presente 2016. La propuesta iniciada por Bandai Namco en las recreativas japonesas durante 2015 ha supuesto todo un furor entre los aficionados a la saga de los monstruos de bolsillo. La posibilidad de combatir con un elenco reducido de las famosas criaturas con el objetivo de “partirse la cara” en combate resulta, cuanto menos, llamativa. Trasladada al resultado final de la obra es incluso más sorprendente de lo que cabría esperar en un principio.

Desde el estudio japonés nos introducen en el universo Pokémon con una fórmula ligeramente distinta a la que se ha conocido durante estos veinte años de existencia de la saga. El objetivo no varía ni un ápice: con la ayuda de los monstruos de bolsillo, habrá que luchar para hacerse con el prestigioso honor de ser campeón de la Liga. Una Liga que, en este caso, se denomina Liga Ferrum, celebrada en la ciudad que le da nombre. 

A través de diferentes clasificaciones entre la Liga Verde, Liga Azul, Liga Roja y Liga Chroma, habrá que superar a diferentes adversarios para poder hacer frente al campeón de cada Liga y ascender de categoría. Para ello, habrá que contar con la inestimable ayuda de un único compañero Pokémon, así como la de una asistente virtual, que será vital para los iniciados en el juego, ofreciendo consejos y acciones recomendables para hacer frente a los primeros pasos en esta apuesta que trata de alejarse de la esencia de Pokémon, manteniendo sus grandes virtudes. No habrá pokéballs ni entrenadores, solo un vínculo denominado sinergia que ayuda a los compañeros en combate a estar en constante sintonía.

Pero eso no es todo. Pokkén Tournament también incluye un leve modo historia a través del cual se descubren algunos de los secretos de esta nueva manera de pelear con Pokémon. No habrá spoilers en las siguientes líneas, pero cabe destacar que una de las figuras más misteriosas de lo que se ha mostrado hasta el momento del juego, adquiere un enorme protagonismo en este argumento. Aunque, como se podría esperar, es tan solo un pequeño aliciente de lo mucho que puede ofrecer esta nueva propuesta con vistas a convertirse en una franquicia con una gran proyección en el futuro. 

El elenco de Pokémon con el que cuenta el videojuego es el siguiente: Charizard, Pikachu, Pikachu Libre, Machamp, Gengar, Suicune, Sceptile, Blaziken, Gardevoir, Lucario, Weavile, Mewtwo, Mewtwo Sombra, Garchomp, Braixen y Chandelure. En las tareas de apoyo se encuentran: Snivy, Lapras, Emolga, Fennekin, Eevee, Frogadier, Jirachi, Whimsicott, Mismagius, Ninetales, Rotom, Togekiss, Dragonite, Victini, Farfetch’d, Electrode, Croagunk, Sylveon, Reshirman, Cresselia, Pachirisu y Magikarp.

 


Lo primero que se descubre al enfrentarse a Pokkén Tournament es que es un título que requiere de práctica y de mucha maña. Resulta totalmente recomendable acudir a los tutoriales en lugar de disponer los dedos a machacar el GamePad de Wii U para ver si suena la flauta. En la propuesta de Bandai Namco no hay lugar al azar y sí a la estrategia; resulta una de las premisas principales a la hora de enfrentarse a cualquier Pokémon del plantel. En esta ocasión dan igual los tipos de cada uno o el ataque que se decida utilizar, puesto que no influye en absoluto como en los títulos clásicos. 

Esto no quiere decir que el componente táctico no sea importante, ya que los combates se basan en un triángulo sinérgico de ataques que se contrarrestan unos a otros, ofreciendo diversas variantes y posibilidades a la hora de afrontar las batallas. Algo que alcanza su máximo esplendor en los combates locales o en línea, aunque ya habrá tiempo para comentar este aspecto en profundidad. 

La distribución de las opciones que permite Pokkén Tournament es de lo más simple y accesible. El jugador cuenta con diferentes apartados en los que realizar las acciones que permite la propuesta: Combates locales, Combates en línea, Liga Ferrum, Mi Zona y la Zona de Práctica. Dentro de este último emplazamiento, se encontrará un ring de práctica a través del cual conocer todos los secretos de los combates y sus decenas de técnicas. El triángulo básico que se mencionaba anteriormente consiste en ataques simples, contraataques y agarres. Cada uno de ellos se contrarresta de manera proporcional, por lo que dominar su consecución es una pieza clave para obtener éxito.

En Mi Zona, se puede personalizar cualquier aspecto del juego. Desde la personalización del personaje (bastante simple, todo sea dicho), hasta el Pokémon que se elige como compañero, además de sus criaturas de apoyo, en las que se profundizará más adelante. Además, también se pueden ajustar diversos balances de la dificultad, los consejos de la asistente virtual y sus tácticas de apoyo en combate (también personalizable en todos los aspectos) y otros menesteres propios de este campo para que se sitúen a gusto del consumidor. 

Pero, lo más importante llega, como no podía ser de otra manera, en la Liga Ferrum. La emoción de la competición se reúne en diferentes torneos, cuya dificultad aumenta exponencialmente. Al comienzo, el jugador participará en combates de rango D, en los que habrá que enfrentarse a los contendientes de dudosa capacidad para hacer valer las prestaciones de sus Pokémon. Sin lugar a dudas, una ocasión perfecta para adaptarse al ritmo y los movimientos de los combates y curtirse en la contienda. En principio, la participación consiste en ascender puestos en una clasificación determinada hasta alcanzar los 8 primeros puestos, momentos en el que se pasa a las rondas clasificatorias. Una vez el jugador se alza como vencedor del torneo, hará frente al campeón de dicha Liga, con los consecuentes desbloqueos que ello conlleva, en forma de Pokémon de apoyo (divididos en parejas estratégicas) o escenarios. 

La mecánica es de lo más sencilla, aunque también guarda alguna que otra sorpresa en relación al modo historia mencionado anteriormente. A medida que se avanza en las diversas ligas, con el objetivo de participar en la competición Chroma, la créme de la créme del videojuego, la dificultad va en aumento y, por lo tanto, las bonificaciones y recompensas, también. Cabe destacar que, en este último apartado, alcanzar las rondas clasificatorias puede resultar ciertamente tedioso, ya que se trata de una clasificación de 90 participantes y consigue cortar el buen ritmo que adquiere el juego hasta el momento.

Pero, lo más importante de Pokkén Tournament, es el modo en el que se desarrollan sus combates. Aunque desde Bandai Namco se ha afanado en afirmar por activa y por pasiva que el título se aleja de lo que se conoce como Tekken, las comparativas son inevitables. No obstante, no se puede denominar como un calco exacto de la saga de lucha. En Pokkén Tournament, cada Pokémon es perfectamente reconocible por los ataques que utiliza; así, por ejemplo, Gengar podrá usar puño sombra, bola sombra, lengüetazo, hipnosis y un largo etcétera de ataques que se determinan por una combinación de botones determinada. Por poner otro ejemplo, Charizard es capaz de utilizar lanzallamas, envite ígneo, movimiento sísmico, furia dragón… 

Por su parte, la ejecución de estos ataques es idéntica a lo que se ha podido ver en el anime de Pokémon o en los últimos videojuegos lanzados en Nintendo 3DS, por lo que la fidelidad en este aspecto es fantástica. La única nota discordante que se puede encontrar en los combates es la escasa movilidad de la que disponen las criaturas por el entorno, obligándolas a enfrentarse de manera inevitable y enzarzándose en combates que se pueden decidir por una soberana paliza si encierran a nuestro monstruo de bolsillo contra los límites del terreno. Más allá de este detalle, la combinación de elementos consigue crear un ambiente singular y característico que otorga un gran frenetismo.

Los combates constan, por defecto, de un máximo de tres rondas, ofreciendo la posibilidad de caer derrotado en una de ellas. El ganador de dos rondas, de 2 minutos cada una, se lleva el gato al agua. El escenario también juega un papel clave en la batalla, ya que aparecen elementos sinérgicos, a través de los que rellenar la barra de ultrasinergia, con la que conseguir megaevolucionar a nuestro Pokémon y otorgarle una gran ventaja en potencia y fiereza. En el caso de las criaturas que no cuentan con megaevolución, sus poderes se incrementan de manera sustancial. En este estado alterado, cada Pokémon cuenta con un ataque desvatador (que no infalible), capaz de marcar las diferencias contra el adversario.

Por supuesto, los Pokémon de apoyo también juegan un papel fundamental en la refriega. Antes del combate se permite elegir qué pareja de acompañantes disponer, aunque una vez comienza la contienda solo se puede hacer uso de uno de ellos. Elegir bien en estos casos puede declinar la balanza hacia uno u otro lado, ya que los Pokémon de apoyo de definen en ataque, apoyo y estrategia. Cada uno cuenta con sus propias prestaciones, pudiendo otorgar estados alterados positivos a nuestro combatiente o negativos al rival. Una ayuda de lo más útil y provechosa.

Por último, cabe destacar que en hay dos tipos de fórmula de combate: fase abierta y fase de duelo. En la fase abierta, el Pokémon podrá controlarse a placer por el escenario, para disponer de la táctica que más convenga a cada usuario. Pero, para evitar los combates con ataques a distancia, una vez que se produce un golpe crítico, el combate cambia a fase de duelo, en la que los ataques son mucho más devastadores y dañinos, ya que las criaturas se encuentran frente a frente, permitiendo sus movimientos únicamente en una sola dirección.

Cabe destacar que los movimientos de la CPU siguen cierto mecanismo con el paso de los combates. En este sentido, Pokkén Tournament se disfruta infinitamente más en la compañía de un amigo, mediante los combates locales en la Isla Selen; merece especial mención la funcionalidad del GamePad y el Mando Pro de Wii U como únicos periféricos, además del mando especial lanzado con motivo del videojuego. En cuanto a los combates en línea, celebramos en Ciudad Neos, permiten realizar enfrentamientos con jugadores de todo el mundo a través de clasificatorias. Los servidores son realmente estables y durante las partidas realizadas para este análisis no supusieron ningún inconveniente en cuanto a caídas o lag, por lo que la disposición al respecto es de lo más satisfactoria.

Juan Montes

Jugabilidad: La jugabilidad de Pokkén Tournament es su gran aliciente para lanzarse a por esta nueva propuesta. Los combates resultan una auténtica delicia en diversos rasgos y consiguen extraer las grandes vertientes del universo Pokémon. Las cualidades de las que hace alarde el título casan perfectamente con lo que muchos aficionados guardaban en sus mentes respecto a lo que supone un combate de estas criaturas a gran escala. Además, el componente táctico se mantiene bajo una dinámica diferente, por lo que obliga a los fans más avezados a descubrir nuevas fórmulas y adentrarse en un universo desconocido hasta la fecha. Adictivo, variable y totalmente recomendable.

Gráficos: La calidad gráfica alcanza el cénit de Wii U. El aspecto de los Pokémon es, sencillamente, sensacional.Aunque se les ha otorgado un aspecto mucho más humano que en sus propuestas originales, lo cierto es que se han trasladado con un gran acierto. Por otro lado, los movimientos son muy fluidos y fieles a lo que se ha podido apreciar en la franquicia, por lo que el resultado es un homenaje magnífico para todas las generaciones que han crecido con un juego de Pokémon en sus consolas. 

Duración: Como suele ocurrir en este tipo de videojuegos, la duración la marca el jugador. Dado que cada Pokémon sube de nivel y adquiere más poder a través de ellos, la propuesta se pueden extender hasta más allá del centener de horas. Centrándose únicamente en el terreno de la Liga Ferrum, la duración puede estimarse entre las 20-25 horas.

Sonido: Tal vez sea el aspecto menos convincente de Pokkén Tournament. Se echa en falta la utilización de algunas sintonías clásicas de la saga, como el característico tema de la Liga Pokémon. Además, las voces de los Pokémon no son las originales, ya que algunas de ellas se han “humanizado” en determinados aspectos, como es el caso particular de Charizard. No obstante, no es un aspecto que empañe el resultado final del sonido; los ataques se han trasladado con un tremendo acierto en los efectos sonoros, así como en lo visual.

Conclusión: En definitiva, Pokkén Tournament es un producto que sobrepasa cualquier expectativa que se pueda generar en torno a él. El resultado es más que satisfactorio en todos los aspectos y apunta maneras como una franquicia con vistas a extenderse en el futuro, dada la gran variedad de criaturas y la diversidad del universo en el que se ha iniciado. Bandai Namco ha conseguido reunir todos los elementos que han hecho grande a Pokémon y colocarlos en un entorno único e inigualable, ofreciendo una frescura singular y fantástica a la saga. Una sinergia que se transmite mucho más allá del fanatismo o el género al que está dedicado. Un juego imperdible para cualquier usuario de Wii U, sin lugar a dudas.

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…
Pokémon Rubí Omega/Zafiro Alfa
Tekken 7

En los diferentes escenarios, se encuentran toda clase de Pokémon alrededor, observando la contienda. Un guiño excelente.

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.

Publicaciones relacionadas

Cerrar