Bloques y portales

Surgido de la inspiración de Minecraft, Portal Knights se presenta como una distendida alternativa que repleta de fantasía, acción y toques RPG. Los chicos de Keen Games han creado una aventura llamativa y colorista , distribuida por 505 Games en múltiples plataformas, en la que el usuario podrá adentrarse en un universo tras otro, solo o acompañado por sus amigos, en busca de los materiales necesarios para construir todo aquello que se proponga.

14308

La obra cumbre de Mojang, el popular Minecraft, sigue encontrando adeptos incluso en otros estudios del sector del videojuego, que años después de su lanzamiento continúan inspirándose en algunas de las virtudes del título en cuestión. No obstante, compañías como Keen Games consiguen dotar a su propuesta de la suficiente identidad para destacar por encima de otras propuestas de similares características. 

Es el caso de Portal Knights, estrenado el 19 de mayo en PlayStation 4 y Xbox One tras estar disponibles, a través del acceso anticipado de Steam, desde el pasado 24 de febrero. El juego introduce al usuario en la posición de un héroe que debe restaurar la paz del universo, destruido desde la Fractura y solamente unido mediante unos portales mágicos, en solitario o acompañado de la mejor manera posible. Solo el jugador determinará cómo afrontar una aventura de acción con toques de rol y un sinfín de territorios que explorar.

Sin más dilación, te invitamos a leer nuestras impresiones del título distribuido por 505 Games, que nos ha permitido disfrutar de la versión digital para PlayStation 4 de Portal Knights. Prepárate para sumergirte en una aventura repleta de fantasía en la que la recolección de elementos y la posterior construcción, aderezada con intensos combates contra todo tipo de criaturas, volverá a ser fundamental para alcanzar el éxito.

Ninguna aventura podría tener lugar sin un héroe a la altura, por lo que el primer paso es confeccionar al protagonista. Al iniciar el juego debemos escoger entre un personaje masculino o femenino, al que acto seguido se nos invita a modificar hasta obtener el resultado deseado. No obstante, será la elección de la clase la que determine sus habilidades, una decisión que no debe tomarse a la ligera dado que puede definir toda la experiencia de juego.

Las opciones son las de convertirse en un guerrero, en un guardabosques o en un mago. El primero hará uso del cuerpo a cuerpo, blandiendo espadas y hachas, para acabar con todos los enemigos que se crucen en su camino. Además, tiene la capacidad de gritar para mejorar las facultades de sus compañeros y debilitar a las criaturas que osen atacarle. Por su parte, el guardabosques empleará un arco para enfrentarse a cualquier amenaza desde la distancia.

Asimismo, es capaz de lanzar bombas para destruir bloques o enemigos sin necesidad de aproximarse. Finalmente, si el usuario escoge la clase mago deberá hacer uso de varitas, bastones y poderosos hechizos para acabar con los diferentes enemigos. En cualquier caso, serán los toques RPG del título los que acaben por conformar la identidad del personaje en cuestión. 

Conforme el jugador obtiene experiencia va ascendiendo de nivel y puede incrementar algunas de sus habilidades en detrimento de otras. Del mismo modo, el progreso durante la aventura también posibilitará la creación de nuevas armas y armaduras con las que aumentar las capacidades del héroe. No obstante, para alcanzar este objetivo será necesaria la constante búsqueda de recursos que, como en Minecraft y derivados, se convierte en la principal mecánica del juego.

Mediante la espada, el arco, el pico, la pala u otros instrumentos seremos capaces de extraer los materiales de todo aquello que queremos para después almacenarlos en la mochila del protagonista. También se guardarán ahí las recompensas derivadas de la muerte de cada uno de los enemigos, que también liberarán algunos materiales con los que, más tarde, podremos construir o reparar todo tipo de elementos.

Uno de ellos son los portales que dan nombre al videojuego y que se distribuirán por los diferentes escenarios. De hecho, son el único vehículo para trasladarse entre unos mundos que se generarán de forma aleatoria cuando crucemos una de estas puertas. De este modo, la experiencia de cada jugador será única y únicamente dependerá del azar si nos trasladamos a un lugar repleto de vegetación o completamente desértico.

En cualquier caso, para ganarse el pasaje en cada uno de los portales será necesario conseguir los llamados cristales azules, el único material capaz de activar esta fuerza de la naturaleza. Una vez completado el proceso para saltar entre mundos será también recomendable estar preparado para neutralizar cualquier amenaza, sea a través de la magia, la espada o las flechas del protagonista. En este sentido, a lo largo de la aventura hallaremos distintos tipos de enemigos, desde pequeñas criaturas hasta gigantescos dragones.

La mecánica de combate no podría resultar más sencilla, puesto que simplemente es necesario emplear el arma deseada contra el objetivo en cuestión. Lamentablemente no entran en juego otras opciones jugables o alternativas, por lo que las fases de acción se convierten en un pasatiempo excesivamente prolongado en algunas circunstancias dado que la barra de salud incluso de las criaturas más débiles es considerablemente extensa.

Con el objetivo de agilizar el combate o, simplemente, disfrutar de la aventura en compañía, el usuario dispone también del modo cooperativo. De este modo podrá compartir el camino con hasta tres amigos más en la vertiente online y con un solo jugador en la opción local, acertadamente introducida en este tipo de propuesta. Mediante esta modalidad podremos vivir la experiencia completa y conformar un equipo en el que la magia, el ataque a larga distancia y cuerpo a cuerpo se unan para alcanzar el éxito y salvar al universo del peligro en el que está inmerso.

En lo referentes al apartado gráfico, nos encontramos ante un título de corte independiente que, no por ello, renuncia a un diseño de escenarios y personajes a la altura. Para suplir cualquier carencia, los desarrolladores logran atraer la atención con unos gráficos coloridos y estilo cartoon donde, sin embargo, no todos los elementos se presentan de igual manera. Mientras el terreno o las construcciones evidencian las formas de los bloques, las criaturas o la vegetación gozan de acabados más próximos a lo que cabría esperar dada su constitución.

Por otra parte, cabe destacar la presencia de los efectos sonoros que introducen al jugador en el entorno, capaz de variar radicalmente dependiendo del mundo en el que se encuentra. Asimismo, una discreta aunque eficaz banda sonora redondea un juego traducido completamente el castellano, tanto en la interfaz como en los subtítulos aparecidos en el prólogo y durante la aventura.

Javier Castillo

JUGABILIDAD: La adaptación de unos controles ideados para PC a PlayStation 4 resulta, dada la dificultad para lograr un manejo eficaz y fluido, lo suficientemente satisfactoria. La navegación entre los diferentes menús es generalmente intuitiva y sencilla de ejecutar. Además, el usuario cuenta con un menú inferior de acceso rápido para acelerar el proceso de las mecánicas más utilizadas.

GRÁFICOS: El apartado visual logra destacar gracias a un vistoso diseño de escenarios y personajes, que se muestran ante el jugador al más puro estilo cartoon. Cabe destacar que, mientras las construcciones o el terreno adquieren formas cúbicas, elementos como la vegetación o los enemigos están representados de manera más tradicional sin perder, en cualquier caso, el colorido del que se caracteriza la propuesta. 

SONIDO: Los efectos sonoros, que variarán ligeramente dependiendo de cada uno de los mundos, son básicos para introducir al jugador en la acción. Por su parte, la banda sonora musical se introduce en la acción discreta aunque eficazmente. La interfaz y los textos se encuentran, además, traducidos al castellano.

DURACIÓN: Dada que la exploración de los mundos del juego puede prolongarse tanto como desee el usuario hasta completar la aventura, nos hallamos ante una propuesta en la que podremos mantenernos ocupados durante muchas horas. La vertiente cooperativa, además, añade otro aliciente al videojuego.

HISTORIA: La historia introducida al inicio en forma de texto no es más que la excusa argumental para introducir al jugador en un universo que deberá explorar para alcanzar un objetivo determinado. No obstante, este tipo de títulos destacan por sus opciones jugables más que por un trasfondo argumental considerablemente sólido o, al menos, de máxima relevancia durante la partida.

CONCLUSIÓN: Aquellos que sientan predilección por los videojuegos cuyo estilo ha definido Minecraft se sentirán cuanto menos atraídos por la propuesta de Keen Games, que ha sabido incorporar su propia personalidad para crear un universo de fantasía que los héroes podrán descubrir a través de los llamados portales. Precisamente la mecánica de exploración y salto entre los mundos es la mecánica más destacada del videojuego, que permite afrontar con la máxima de las sorpresas el siguiente paso en la aventura gracias a la aleatoriedad en la generación de escenarios. En cualquier caso, y al margen de la acción del combate, la recolección de elementos y la construcción conforman el eje central de la acción.

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…
Dragon Quest Builders
Terraria

Puede jugarse en solitario, con tres amigos en cooperativo online o con uno en local.

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.
Cerrar