Deporte rey de otra dimensión

La conocida serie de fútbol de Konami, Pro Evolution Soccer, no ha querido perderse el nacimiento de la nueva portátil de Nintendo. Y por eso mismo la compañía nipona ha lanzado una versión muy especial y diseñada en exclusiva para esta máquina.

En los tiempos que corren, todos los aficionados al fútbol virtual saben que solamente existen dos sagas de referencia dentro del género: FIFA y PES. Y, en este caso, Konami ha querido tomar la delantera en lo que concierne al deporte rey en Nintendo 3DS, editando una versión basada en PES 2011 que fue lanzada en otras consolas hace unos meses.

Fútbol con profundidad

Sin duda, los creadores de este juego han querido que el título presente una profundidad total en dos áreas o vertientes bien diferenciadas. La primera y la más obvia tiene que ver con el principal reclamo de la consola, el efecto 3D. Bien, pues Konami se ha asegurado de hacer un uso intensivo de esta función que, como resultado, nos permite contemplar unos estadios realmente “inmersivos”, por así denominarlos. El efecto de profundidad en este caso está resuelto con acierto, aumentando de forma ficticia las dimensiones del terreno de juego.

Pero esta profundidad de la que os hablábamos con antelación no se queda sólo en su apariencia. Esta edición 3D de PES presenta todas las características que le han hecho grande en las consolas domésticas, todo un logro teniendo en cuenta las prestaciones de la portátil. Por lo tanto, el número de equipos que se dan cita en el cartucho es realmente grande (aunque no todos son reales, sólo los que participan en competiciones europeas), así como la cantidad de estadios incorporados y demás. Los modos de juego también presentan una variedad bastante alta, incluyendo la posibilidad de jugar partidos a dobles tanto offline como en red.

El sistema de control se ha trasladado prácticamente intacto a las prestaciones que ofrece la consola. De esta forma es posible llevar a cabo un amplísimo número de pases, regates y lanzamientos, lo que abre las posibilidades de juego. Pero Konami también ha querido dar uso a la pantalla táctil, pantalla en la que podemos efectuar de forma bastante intuitiva ciertas acciones secundarias, como cambios tácticos.

La presentación gráfica está bastante lograda y aunque no puede competir con lo contemplado en las versiones de PES 2011 para PS3 y Xbox 360, sí que supone un salto cualitativo gigantesco en relación a lo experimentado en las pasadas (y ya lejanas) ediciones de PES para Nintendo DS.

Y el sonido sigue más o menos la línea marcada por el apartado gráfico, con comentarios y narración en castellano a lo que se suman efectos variados que se escuchan con nitidez.

Cerrar